Quiero precisar más mis resultados
Filtrar
Cerrar filtro
Tipo de contenido
Edad del bebé

Sueño y siestas

Conseguir que tu pequeño duerma como un bebé puede ser más difícil de lo pensado. Huggies ha compilado artículos, consejos y respuestas para que tú y tu bebé duerman como angelitos.

Lo lamentamos, no hemos encontrado resultados.

  • Utilice menos filtros
  • Restablecer sus criterios y probar diferentes filtros

O intentan navegar todas las categorías .

Cómo combatir la fatiga de una mamá primeriza

Tómate tu tiempo.

Debbie Mandel, autora de Addicted to Stress (Adicta al estrés) y mamá de tres niños, aconseja: "Sé paciente. Las mamás primerizas se apuran en hacer todo, hasta se apresuran en ponerse su ropa preembarazo. Te llevó nueve meses llegar hasta aquí, así que no te pongas un plazo".

Claudine Wolk, mamá de tres y autora de It Gets Easier!...And Other Lies We Tell New Mothers, (Se hace cada vez más fácil...y otras mentiras que les decimos a las mamás primerizas) utiliza palabras claras y simples: "Éste es el momento para tomarte las cosas con calma: nada de limpieza, cocina ni proyectos. Deja que fluya. Insiste en que las otras personas que forman parte de tu vida te alimenten y cuiden de ti para que tú puedas alimentar al bebé y cuidar de él y de ti misma".

Limpia.

Comienza cada día con un sentido de realización. "Lo primero que debes hacer en la mañana es ducharte y vestirte", aconseja Mary Beth Lopresti, madre de tres. Beneficio adicional: "Una ducha puede refrescarte lo suficiente como para hacerte creer que dormiste de maravilla anoche". Está bien si el bebé llora durante unos minutos, pero, si te calmará tus miedos, lleva al niño y al cochecito al baño contigo.

Duerme cerca del bebé.

Para lograr mejorar el sueño, Jada Shapiro, madre de uno, doula y fundadora de Birth Day Presence, recomienda que las mamás primerizas duerman lo más cerca de su recién nacido posible. En lugar de poner al bebé en otra habitación, coloca el moisés junto a tu cama. "Aliméntalo inmediatamente antes de que cualquiera de los dos se despierte completamente y vuelvan a dormir juntos".

Atenúa la nostalgia.

Por ser una mamá primeriza, es posible que los recuerdos de una vida anterior te depriman. Elina Furman, editora de Mamaista.com y madre de un niño,dice que las mamás primerizas no tienen que renunciar a su vida, pero sí deben dejar de pensar demasiado en el pasado. "Una vez que dejé de pensar en todos los momentos grandiosos de mi pasado, pude concentrarme mejor en el presente y trabajar en una nueva identidad como mamá".

La Dra.. Shoshana Bennett, psicóloga clínica, autora de Pregnant on Prozac y madre de dos niños, aconseja mantener expectativas realistas. "Descarte mitos, como 'Mis necesidades ya no importan. Lo importante es el bebé', porque no es así". Tú también eres importante.

Maneja las visitas.

Aunque es importante mantener lazos con las personas para que puedas sentirte conectada con el mundo exterior, Wolk dice que existe sólo un tipo de visitas que una mamá primeriza debe permitir, al menos al principio: "La visita que viene con alimentos y productos de limpieza. Si aparece una visita que desea simplemente pasar el tiempo, atiéndela en bata, con ésta semiabierta, mientras sostienes la ropa para lavar con mal olor. ¡Misión cumplida!"

Acepta ayuda.

La psicóloga clínica, madre de dos niños y autora de A Happy You, la Dra. Elizabeth Lombardo, afirma: "Las personas desean ayudar, así que deja que lo hagan, incluso si vigilan al bebé mientras tú te duchas o duermes una siesta. No tienes que hacer todo tú sola". Y si nadie se ofrece, pide ayuda, repite Wolk, ya sea que pidas que te acomoden la ropa para lavar o que hagan una comida.

Jill Smokler, de ScaryMommy.com y madre de tres niños, dice: "Cuanhttp://www.sheknows.comdo eres mamá, te conviertes en miembro de 'El club de las mamás'. Todas hemos pasado por eso antes. Nunca me avergüenza pedir a una desconocida con hijos si puede prestarme unas toallitas desechables en caso de que las mías se acaben, y me siento feliz por darle a un niño que llora en el estacionamiento unos pececitos dorados. Todas somos seres humanos, ¿no?"

Date un respiro.

No está mal si no te gustan todos los aspectos de ser madre, dice Lombardo. "Eso no te hace una mala madre, sino una persona real". Según Wolk: "Algunas veces las mamás no quieren pedir ayuda por miedo de que las personas que las rodean piensen que ellas no pueden manejar sus responsabilidades, o quizás sienten que los demás pensarán que se quejan de la maternidad". "Y cuando te sientas abrumada, llora", aconseja Furman. "Es importante aceptar la tristeza y el pesar que sobrevienen cuando se pierde a la persona que una solía ser. Una vez que me di permiso para llorar, los sentimientos difíciles fueron más fáciles de manejar".

Sal.

Acepta todos los ofrecimientos de cuidar a tu bebé, dice Smokler. "Incluso 15 minutos fuera de la casa pueden ayudar a que el bebé y el papá estrechen su lazo y la mamá rejuvenezca", dice Chelsea Gladden, madre de tres y cofundadora de BreezyMama.com, ya sea que se trate de una visita rápida a la tienda de comestibles (la alimentación adecuada ayuda) o de una caminata por la cuadra (el ejercicio combate la fatiga, también).

Rachel Grace, madre de un niño, expresa: "Sal de tu casa cada tanto durante al menos una hora sin tu bebé. Pero no es lo mismo que alguien se haga cargo del bebé y tú te quedes en tu casa. La mamá necesita un descanso mental y emocional, y no lo obtendrá si no cambia su entorno durante un rato".

Duerme cada vez que puedas.

Si puedes dormir cuando tu bebé duerme, hazlo. La ropa para lavar, los platos e incluso Dancing with the Stars pueden esperar, dice Wolk. "Dormir no es un lujo, es una necesidad médica, especialmente para las mamás primerizas", expresa Bennett. "Haz los arreglos necesarios para compartir el cuidado nocturno del bebé con tu pareja u otro adulto. Algunas horas de sueño ininterrumpido por noche para proteger tus niveles de serotonina pueden hacer la diferencia entre sentirte agotada y sentirte feliz".

Recuerda cómo llegaste hasta aquí.

Tuviste ese bebé porque amas a tu pareja; por lo tanto, no olvides que él todavía existe. "Mientras mejor estén como pareja, mejor se sentirán y mejores padres serán", afirma Lombardo. Son las pequeñas cosas las que pueden hacer una diferencia. Mandel explica lo siguiente: "No critiques a tu cónyuge por hacer las cosas a su manera, como poner el pelele al revés. La aprobación genera más ayuda". Ustedes son un trío ahora, pero empezaron como un par y eso no ha cambiado. Tú y tu pareja están juntos en esto, y pueden ayudarse mutuamente a manejar la fatiga.

Cuida también de ti misma.

Incluso las celebridades que son mamás deben manejar la fatiga. La actriz Gena Lee Nolin, quien alcanzó la cima de la fama por su participación en Baywatch, es mamá de tres niños y tuvo que superar las sensaciones abrumadoras de la nueva maternidad. "Nadie sabe con qué se encontrará cuando un bebé llega a la familia. Déjame decirte algo, amiga, debes esperar fatiga y en grandes dosis. La fatiga viene acompañada de la dicha por el bebé, pero todo esto te puede transformar en el mismísimo Drácula si no duermes lo suficiente".

Nolin se aseguró de tomar un baño caliente, dormir una buena siesta o hacer cualquier otra cosa para despejar su mente cuando sea posible. Ella agrega: "La maternidad viene acompañada de fatiga y no hay forma de escapar de ésta. Haz lo que debas hacer para cuidar de ti misma y ten en cuenta una sola cosa importante...todo se pasa muy rápidamente, así que comienza con el café y disfruta de estos pequeños milagros mientras puedas".

Imprimir
Sleeping baby on white blanket

Creando un vínculo a la hora de acostarse

"A menudo, las familias tienen tanto que hacer que la hora de acostarse se convierte en un momento frenético durante el cual terminan de cenar, salen y entran del baño, tratan de contarse las novedades del día (por primera vez)", explica el Dr. Dawn Huebner, psicólogo clínico y autor de What to Do When You Worry Too Much: A Kid's Guide to Overcoming Anxiety (Magination Press, 2005). "Lo ideal es que los niños tengan media hora antes de acostarse para conectarse con sus padres de una manera positiva: hablar, jugar y estar juntos".

La hora de acostarse puede ser aún más caótica cuando el niño deja el pañal y empieza a usar ropa interior por la noche. Algunos niños y padres se ponen ansiosos frente a la idea de que ocurran accidentes nocturnos. Sin embargo, mojar la cama durante la noche es algo muy normal y nada que no pueda ser superado con un poco de entrenamiento. De hecho, uno de cada seis niños de 3 a 6 años todavía moja la cama. La mayoría de las veces, ocurre simplemente porque el control de la vejiga del niño aún no está maduro. A medida que los niños desarrollan habilidades motoras finas y habilidades del lenguaje a diferentes ritmos, también desarrollan el control de la vejiga.

Entonces, ¿qué hacer si tu hijo moja la cama de noche? No puedes más que esperar hasta que la vejiga de tu hijo madure, pero los GoodNites® Bed Mats pueden ayudarlo a descansar durante la noche y ayudarte a ti a cambiar las sábanas menos veces. Visita coupons.com para obtener un cupón. A continuación, te presentamos algunos pasos sencillos que ayudarán a que la hora de acostarse sea un momento relajado.

Cómo crear una rutina relajante a la hora de acostarse

La DraHuebner recomienda apagar los aparatos electrónicos una hora antes de acostarse y dejar tiempo para una actividad nocturna de 30 minutos que sea interesante y divertida sin ser exagerada: un paseo nocturno, un juego familiar, un rompecabezas, contar historias de la familia u otro evento relajante.

Luego, la Dra. Huebner aconseja una rutina de tres partes a la hora de acostarse que ella llama "shift, snug and snooze".

Shift Time

El "Shift Time" son esos 5 o 10 minutos antes de ir a la cama en los que se puede comer un refrigerio liviano, abrazar a todas las mascotas, lavarse, etc.

Si estás lista para que tu pequeño empiece a usar ropa interior por la noche, puedes agregar GoodNites® Bed Mats a esta etapa. Son una manera sencilla de que tu hijo descanse por la noche y de ayudarte a cambiar las sábanas menos veces.

Snug Time

Luego, los niños se suben a la cama para el "snug time", que puede ser de 10 a 15 minutos, en el cual leen o hablan con mamá o papá.

Snooze Time

"Snooze Time" es la última parte de la rutina a la hora de acostarse. Son los últimos dos o tres minutos, en los cuales se les puede frotar suavemente la espalda, cantarles su canción favorita o decirles te amo de forma especial, y que dan a los niños la señal de que deben cerrar los ojos, acurrucarse y quedarse dormidos.

"La rutina shift-snug-snooze ayuda a los niños a sentirse calmados y conectados, en lugar de inquietos y ansiosos por llamar la atención de los padres. Es una receta perfecta para el sueño", dice la Dra. Huebner.

Imprimir

Conociendo los tiempos de sueño del bebé

Pregunta a cualquier padre nuevo qué es lo que más desea y probablemente la respuesta más común sea una buena noche de sueño. Algo que la mayoría de los bebés parece hacer muy bien. De hecho, duermen la mayor parte del día (aunque en tramos cortos y no siempre el tiempo suficiente para que mamá pueda darse una ducha...).

Pero, ¿cómo saber si los patrones de tu bebé son normales y cuándo, finalmente, comenzará a dormir toda la noche? Al principio, puede resultar difícil tomar una foto linda de tu bebé con los ojos abiertos ya que, según la Academia Americana de Pediatría, los niños de hasta un año deben dormir de 12 a 16 horas o más al día. Y, por lo general, ese sueño se hace en tramos de 1 a 4 horas. ¿El resto de las horas? Todo es alimentación, baños y cambios de pañales. Por supuesto, algunos bebés no distinguen el día de la noche, por lo que sus horas de vigilia más animadas coinciden con los momentos en que te gustaría estar descansando.

Entonces, ¿cuánto necesita dormir tu bebé realmente? Estos son algunos datos de la Academia Americana de Pediatría y BabyCenter.com sobre el sueño:

  • En las primeras semanas de vida, los bebés necesitan descansar y sus patrones de sueño suelen ser impredecibles. No están listos para seguir un horario, por lo que deberás levantarte varias veces en la noche para cambiar, alimentar y consolar a tu bebé.
  • Entre las 6 y las 8 semanas, la mayoría de los bebés empiezan a permanecer despiertos durante más tiempo entre siestas, durmiendo durante períodos más cortos durante el día y más largos durante la noche. Algunos incluso comienzan a dormir toda la noche (8 horas o más) apenas a las 6 semanas, pero en otros bebés eso no sucederá hasta, por lo menos, los 5 o 6 meses. Si tu bebé duerme toda la noche, intenta no alardear demasiado frente a otros padres somnolientos en el patio de juegos. Sólo disfruta de tu buen dormir en privado.
  • A los 4 meses, los bebés comienzan a seguir un patrón de sueño diurno más predecible y van dejando de comer tanto por la noche. Muchos expertos aconsejan acostar al bebé cuando esté adormecido pero aún despierto, para darle la oportunidad de quedarse dormido por sí mismo.
  • Cuando el bebé llega a los 6 meses, puedes comenzar a planificar siestas regulares y establecer rutinas para ir a dormir. En esta etapa, el bebé debería dormir alrededor de 15 horas al día, incluyendo las siestas.
  • A los 9 meses, los bebés comienzan a limitar sus siestas a un máximo de 2, una por la mañana y otra por la tarde. Ayuda al bebé a dormir toda la noche y mantenerse seco hasta por 12 horas con los pañales Overnites de Huggies®.
  • Cuando tienen entre 1 y 2 años de edad, los bebés duermen alrededor de 11 a 14 horas en un período de 24 horas (incluidas las siestas); de los 3 a los 5 años, el descanso se reduce a entre 10 y 13 horas.

A medida que crece tu hijo, mantener una rutina consistente a la hora de bañarlo, darle un tiempo para que descanse y leerle cuentos para irse a dormir, lo ayudará a relajarse y a estar preparado para acostarse. Pronto tendrás tardes tranquilas y noches de sueño ininterrumpido. Sólo resta esperar hasta la adolescencia, ¡cuando dormirá hasta el mediodía!

Imagen : Getty

Imprimir

5 maneras de lograr que el bebé duerma bien de noche

Si bien la crianza de tu bebé está llena de sorpresas, una cosa es segura: un bebé que descansa bien es un bebé feliz. Crear rutinas nocturnas es una de las mejores maneras de asegurar que tu bebé se vaya a la cama sin problemas y duerma cómodamente durante períodos más largos de tiempo. Estas son cinco sugerencias para establecer un plan exitoso a la hora de irse a la cama.

  1. Baja las luces de la habitación. Si bajas las luces y apagas todos los televisores y pantallas, podrás comenzar a preparar al bebé para el momento en que deba acostarse. Si reduces el nivel de energía y pones música suave, ayudarás a tu bebé a relajarse y sentirse tranquilo.

  2. Prepara un baño caliente. Un baño suave es una gran manera de terminar el día del bebé y prepararlo para irse a la cama después de cenar. Si tu bebé se molesta cuando lo bañas y enjuagas su cabello, haz eso durante el día. El baño no debe ser largo, pero debe incluir productos específicos para el bebé, así como paños y toallas suaves para su piel sensible.

  3. Cuéntale un cuento. Leerle a tu bebé es una de las mejores cosas que puedes hacer por él. Las lecturas nocturnas no sólo ayudan a tu bebé a conocer las palabras y los ritmos, también le permiten pasar un lindo momento antes de acostarse. Elige libros que se centren en el tema de ir a la cama, por ejemplo un clásico como 'Buenas Noches, Luna', o libros con un ritmo repetitivo, como 'Oso Pardo, Oso Pardo'. Prepara una silla de lectura en la habitación para que puedas poner fácilmente al bebé en la cuna una vez que hayas terminado de leer.

  4. La coherencia es fundamental. Si estableces una rutina antes de acostar al bebé, es importante que sea siempre igual y ​​no prolongarla durante demasiado tiempo. Crea una rutina que puedas completar unos 30-45 minutos antes de la hora en que tu bebé suele acostarse. Tu bebé comenzará a reconocer automáticamente las señales y esperará con ganas el final del día y la preparación para dormir. Si no estás en tu casa o no puedes mantener los horarios, asegúrate de guardar los principales elementos de la rutina tales como libros, los pañales OverNites® de Huggies®, y los productos de baño, para que tu bebé aun así pueda dormir bien esa noche.

  5. Ayuda al bebé a mantenerse seco toda la noche. Si se mantiene seco durante la noche, es posible que no se despierte y pueda dormir más tiempo. Para asegurarte de que tu pequeño esté cómodo durante toda la noche, cambia el pañal que utiliza durante el día por uno hecho especialmente para la noche. Los pañales OverNites® de Huggies® lo protegen toda la noche con un pañal diseñado científicamente para dormir. Estos pañales nocturnos evitan las fugas y permiten que la piel del bebé respire, lo cual ayuda a mantenerlo protegido y profundamente dormido.

Crear las condiciones para que duerma bien por la noche es un regalo que puedes darle a tu bebé. Al establecer una rutina regular para dormir, asegurándote de que el bebé esté seco durante toda la noche, y al crear un ambiente tranquilo, ayudarás a tu bebé a dormir mejor, y tú también tendrás una buena noche y un gran comienzo del día.

Imagen : Getty

Imprimir

Cambio de horario. Consejos para no perder el control del sueño de bebés y niños pequeños

Cuando se trata de dormir, los recién nacidos no necesitan mucha A1:D14 puesto que pasan un promedio de 16 horas al día durmiendo. De hecho, la mayoría de los bebés no desarrollarán un ciclo de sueño regular hasta alrededor de los 6 meses de edad. Por supuesto, eso no quiere decir que los padres tengan que esperar medio año antes de comenzar a planificar el horario de sueño de su pequeño.

“Dormir es una de las primeras cosas que los bebés aprenden como una habilidad independiente y tenemos que apoyarlos en ese proceso”, dice Marianne Jacobson, asesora certificada en sueño infantil, asistente de parto y dueña de Pediatric Sleep Consulting en Seattle. “Establecer buenos hábitos de sueño desde el principio ayudará al bebé a dormir mejor”.

Esto es lo que necesitas saber acerca de cómo planificar el sueño del bebé, ahora y en el futuro.

Haz que se vaya a la cama temprano

Según Jacobson, los desafíos más comunes a la hora de planificar el sueño se dan cuando el bebé no duerme lo suficiente. Si tu pequeño se va a dormir demasiado tarde, o si el tiempo que pasa entre el final de la última siesta y la hora de acostarse es demasiado largo, es posible que no duerma bien. ¿Qué hacer? En caso de duda, simplemente acuesta a tu pequeño más temprano.

Fomenta la independencia

Evita acostar al bebé cuando está muy agotado (si se frota los ojos o está muy irritable, por ejemplo) o cuando ya está dormido. Para ayudar a tu pequeño a aprender a dormirse por su cuenta, Jacobson recomienda acostar al bebé cuando está despierto y en un estado “tranquilo y alerta”. Esto no sólo hará que las cosas sean más fáciles para ti y para el bebé, también es una gran manera de ayudar a tu pequeño a desarrollar gradualmente la habilidad de conciliar el sueño sin tu ayuda.

Sé muy estricta con el sueño

“Es fundamental que los padres mantengan el horario de sueño del bebé durante el fin de semana”, dice Jacobson. Los bebés no pueden distinguir entre días laborables y fines de semana, pero sí pueden (y de hecho lo hacen) reaccionar a horarios alterados. Si planeas salir un sábado por la noche, consigue una niñera para que el bebé pueda seguir su horario de sueño. Puedes asegurarte de que el bebé estará seco y cómodo durante toda la noche con los pañales OverNites de Huggies®. Si el bebé tiene que ir contigo, trata de que duerma una siesta más por la tarde y así tendrá la energía para mantenerse despierto. Ten en cuenta que, si trasnochas, el reloj interno de tu bebé puede verse alterado durante al menos 24-36 horas, por lo que deberás esforzarte un poco más para recuperar su horario de sueño.

Controla las calorías durante el día

Si los bebés obtienen muchas calorías durante el día, serán más propensos a irse a acostar fácilmente y dormir mejor toda la noche. Si tu pequeño no recibe suficientes calorías durante el día, eso podría implicar que tengas que alimentarlo durante la noche hasta que recupere las calorías que no ha consumido en el día. Siempre es mejor hablar con tu pediatra antes de hacer cualquier cambio, ya que te aconsejará en base a la salud, la edad, el peso y el horario de alimentación de tu bebé.

Descarta los problemas médicos

Quizás te encuentres con que estás haciendo todo bien y siguiendo los consejos, pero aún así tu pequeño no duerme bien. Ten en cuenta que también existen muchos problemas médicos que pueden complicar el sueño. Los bebés con reflujo, apnea del sueño, baja ingesta de calorías u otros problemas médicos pueden tener dificultades para dormir. Ponte siempre en contacto con tu pediatra para hablar sobre cualquier posible problema médico que pueda tener tu bebé.

Imagen : Getty

Imprimir

Pregunta de una mamá HUGGIES®: "¿Por qué Jack duerme la siesta?"

Su pregunta:

Jack tiene 16 meses y tiene dificultades para dormir la siesta. Comencé a ponerlo en el automóvil para que se duerma. Funcionaba de maravillas. Podía bajarlo y ponerlo directamente en la cuna. Ahora estoy intentando interrumpir su "hábito del automóvil" y pasar algo de tiempo tranquilos (y en ocasiones se duerme en mis brazos) en su habitación... pero luego en la cuna llora y grita. Hace siete días que intento realizar la transición. No usa chupete ni mamadera a la hora de la siesta. Duerme perfectamente por la noche: toma una mamadera, se acuesta despierto y se duerme solo.

Las respuestas de Ann Douglas:

Puede ser mejor que intentes convencer a Jack para que disfruten de algo de tiempo tranquilos durante el día, quizás leyendo cuentos o viendo un video juntos después de almorzar. Es posible que eso sea todo lo que necesita para recargar sus baterías, y también te dará una breve pausa.

En cuanto a la técnica de hacer dormir al bebé en el automóvil, la mayoría de nosotros podemos adormecernos en el automóvil, ¡los adultos incluidos! Entonces, el hecho de que puedas convencer a Jack de que tome una siesta mientras tú conduces, no indica necesariamente que él todavía necesite esa siesta.

Es importante tener en cuenta que los bebés necesitan dormir menos a medida que crecen. Como advierto en The Mother of All Toddler Books (La madre de todos los libros sobre bebés), un bebé promedio de un año necesita 14 horas de sueño por día, mientras que un niño promedio de tres años sólo necesita 12. Desde luego, hay bebés que necesitan menos que esto, entonces no pienses que hay algo malo si tu bebé no duerme tanto como el bebé "promedio". Los bebés que recién comienzan a caminar, como el resto de nosotros, pueden mostrar una variación considerable en lo que respecta a los patrones de sueño.

Imprimir
Buscar contenido
Cerrar

Por salir de esta página, se cerrará la sesión de su cuenta de Huggies. Por favor, complete su perfil para seguir conectado en