Quiero precisar más mis resultados
Filtrar
Cerrar filtro
Tipo de contenido
Edad del bebé

Primeras semanas en casa

Cuando llega el momento de traer tu bebé a casa, Huggies te da una mano para transitar esas primeras semanas. Hemos armado un compilado de todo lo que necesitas para que tú y tu bebé se sientan cómodos en casa.

Lo lamentamos, no hemos encontrado resultados.

  • Utilice menos filtros
  • Restablecer sus criterios y probar diferentes filtros

O intentan navegar todas las categorías .

Suave como cola de bebé... o no

Es posible que los padres se preocupen por la menos que perfecta piel de su bebé, pero un dermatólogo puede evaluar y determinar qué afecciones se resolverán por sí mismas y cuáles pueden necesitar tratamiento especial.

El sarpullido recurrente provocado por el pañal es la afección de la piel más común para la cual los padres recientes solicitan el consejo de un dermatólogo. Esta afección es causada por los constantes pañales húmedos y sucios, y el uso de productos para bebé innecesarios, como talcos, cremas, lociones y aceites. "Cuando un bebé tiene sarpullido provocado por el pañal, los padres deben recordar cambiarle los pañales con frecuencia, usar una toalla húmeda y tibia en lugar de toallitas para bebés prehumedecidas en la cola, y aplicar una crema protectora con óxido de zinc en el área afectada", manifestó el Dr. Cambio. "Además, mantener el área al aire el mayor tiempo posible antes de colocar un pañal limpio puede ayudar a prevenir la afección".

La dermatitis atópica o eccema es también una afección común que padecen los recién nacidos y los niños pequeños. Este sarpullido que pica, supura y forma costras se produce principalmente en la cara y el cuero cabelludo, pero las manchas pueden aparecer en cualquier lado. "Esta afección también puede confundirse con la costra láctea, un sarpullido común de color rojo y escamoso que aparece con mayor frecuencia en el cuero cabelludo, a los costados de la nariz, en las cejas, los párpados y en la piel detrás de las orejas", dijo el Dr. Cambio. "El tratamiento para el eccema puede incluir el uso de un tópico de venta libre o recetado, un antihistamínico sin corticoesteroides, mientras que la costra láctea, por lo general, se va sin tratamiento a los 8 a 12 meses".

El acné del bebé, que puede tener la apariencia de granos y granos con pus en la nariz y las mejillas, es bastante común en los recién nacidos, dado que las hormonas de la madre aumentan la producción de grasa en la piel del bebé y se obstruyen las glándulas sebáceas. Esta afección, por lo general, desaparece dentro de las tres semanas sin tratamiento.

La apariencia de una marca de nacimiento en el cuerpo de un recién nacido puede resultar estresante para los padres; sin embargo, hay muchos tratamientos disponibles para hacer que estas afecciones de la piel sean menos visibles e incluso desaparezcan, en especial de la cara. Los dos tipos de marcas de nacimiento más comunes son hemangioma y nevo flameo. Ambos tipos pueden aparecer a medida que crece el niño, pero el nevo flameo está presente en el nacimiento, mientras que el hemangioma puede no aparecer inmediatamente. Pueden recetarse corticoesteroides orales o puede usarse un láser de colorante pulsado para mejorar significativamente la apariencia de estas marcas de nacimiento.

Imprimir

Al estilo de papá

¿Por el aire?

Papá está levantando al bebé hacia el techo otra vez. Se te para el corazón, pero el bebé gorjea felizmente. Sabes que es seguro, pero de todos modos deseas irrumpir de un salto. No estás sola.

Para muchas mamás recientes, los sentimientos de amor y protección que sientes por tu bebé pueden ser verdaderamente insoportables. A veces, cuando vez a papá jugando con el bebé de una manera diferente a la tuya, puede ser difícil conocer la línea entre ser sobreprotectora y ser simplemente lo suficientemente protectora.

Diversión, seguro. Pero primero la seguridad.

Debes asegurarte de que toda persona que cargue a un bebé de menos de 4 meses siempre mantenga el cuello y la cabeza del bebé apoyados: nada de lanzarlo al aire, sacudir sus hombros ni colocarlo en un gimnasio saltarín ni un portabebés trasero aún. Sin embargo, el bebé puede beneficiarse al ser expuesto a un montón de otros estilos diferentes. Las voces diferentes le ayudan a aprender el idioma. Que otras personas lo carguen le dará nuevas perspectivas del mundo (y también le dará un descanso a los brazos de mamá).

Llevar al bebé en brazos, pasar un rato en el pecho de papá o sostenerlo tendido en el antebrazo en la posición “balón de fútbol americano” con la cabeza y el cuello bien apoyados son experiencias seguras y maravillosas que los papás y los bebés pueden compartir. Darle a papá su porción completa de experiencia en manejo del bebé puede ayudar a fortalecer su lazo con el bebé y también aumentar su confianza paterna.

¡Vamos, papá!

Dejar que el bebé tenga mucho tiempo con papá enriquecerá el repertorio de experiencias de tu bebé y, ¿quién sabe?, tal vez, papá descubra nuevas técnicas para calmar al bebé o nuevos juegos que los tres puedan compartir.

Sandy y Marcie Jones son las autoras de Great Expectations: Best Baby Gear (Grandes expectativas: los mejores accesorios para bebé). Pide tu copia a Barnes & Noble

Imprimir

Tres cosas a tener en cuenta antes de viajar

Mantén tu cronograma regular

Trata de programar la partida de tu viaje alrededor de la hora en que el bebé habitualmente duerme la siesta o por la noche, si es que tiene un horario determinado. De esta manera, tu bebé dormirá como parte del viaje. "Yo recomendaría que los padres se abstengan de interrumpir el cronograma de sueño de un bebé antes de un vuelo", dice Daniel R. Bronfin, MD, profesor de pediatría clínica de Tulane School of Medicine en Nueva Orleans y médico del Ochsner Foundation Hospital de Nueva Orleans. "Intentar privar a un bebé del sueño, por ejemplo, para que duerma en el avión tendrá, por lo general, efectos contraproducentes".

Planificar con anticipación

Catharine Shaner, MD, FAAP, pediatra y asesora del American Safety and Health Institute en Holiday, Florida, recomienda que los padres intenten programar los vuelos durante horas y días no pico, para que haya menos gente y sea menos sobreestimulante para tu bebé, lo cual puede ponerlo verdaderamente molesto. También recomienda que los padres llamen y confirmen sus itinerarios de viaje con las aerolíneas con suficiente tiempo. En ese momento, solicita todo requisito especial con respecto al asiento, como sentarte en la primera fila de asientos —donde no tendrás ningún asiento adelante—, lo cual te permitirá tener más espacio .

"Algunas aerolíneas no lo ponen a disposición con anticipación y a veces la primera fila de asientos puede ser la fila de la salida de emergencia", dice la Dra. Shaner. Las filas de la salida de emergencia, por lo general, no pueden asignarse a padres que viajan con sus hijos pequeños.

Si no puedes obtener una siento en la primera fila, pide que te sienten en un área "ruidosa" del avión, recomienda la viajera frecuente Phoebe Dey de Edmonton, Alberta, Canadá. "Pienso que la mayoría de las aerolíneas lo hacen de esta manera, pero, de lo contrario, yo lo pediría", dice. "La mayoría de los bebés estaban sentados en el medio del avión, justo sobre los motores. Esto no solo amortigua un poco del sonido de los bebés que lloran, sino que además, la vibración parece desmayar a los bebés".

Elizabeth Pantley, experta en paternidad y autora de Gentle Baby Care, dice que los padres también deberían preguntar a las aerolíneas si tienen comodidades especiales para familias que viajan con bebés. "Algunas compañías ofrecen un moisés, mostradores para despacho de cochecitos o el privilegio de embarcar más temprano".

Qué llevar

Probablemente hayas cargado tus maletas con todo los elementos esenciales, pero no olvides llevar un bolso de bebé, preferentemente uno que puedas cargar como mochila, que deberá contener lo siguiente:

  • Muchos pañales, toallitas y crema para el sarpullido provocado por el pañal para el viaje. (Pide a tus amigos o parientes que tengan algunos pañales a mano para ti en tu destino final).
  • Una bolsa para llevar pañales sucios, en especial si usas pañales de tela.
  • Una botella de desinfectante para manos para que puedas "lavarte" las manos cuando no tengas acceso a agua.
  • Biberones y chupetes adicionales.
  • Una manta para el bebé, útil para dar calor y también para tener privacidad al amamantar.
  • Una muda de ropa —o dos— para el bebé. Tal vez también sea recomendable que lo vistas con capas, ¡dado que en los aviones puede hacer mucho frío o mucho calor!
  • Un remera adicional para ti (por si al amamantar gotea leche materna).
  • Un cambiador de tamaño portátil o toallas descartables para cambiar los pañales.
  • Una lata pequeña de spray o toallitas desinfectantes que eliminen las bacterias y los virus, para limpiar las superficies donde cambias al bebé, como Lysol o VIROFREE.
  • Una botella de agua para mezclar la fórmula ¡y para mantenerte hidratada! Asegúrate de pedir a la azafata un vaso de agua tibia donde sumergir el biberón para calentar la fórmula o la leche materna.
  • Un babero, un bol, una cuchara y alimento para bebés si tu bebé come alimentos sólidos, junto con bocadillos para bebés que comen alimentos sólidos.
  • Una toalla para limpiar rápidamente la comida derramada o lo que el bebé escupe.
  • Un bolso de mano donde puedas cargar y mantener fríos los biberones con leche materna extraída.
  • Algunos juguetes para mantener al bebé entretenido.

Tal vez también sea recomendable llevar un cochecito paraguas —tal vez uno que se recline— o un portabebés delantero para que circular por el aeropuerto sea mucho más fácil. Por lo general, se te permitirá despachar tu cochecito justo antes de abordar el avión y lo guardarán con el equipaje. Los empleados de la aerolínea te lo traerán justo antes de que te bajes del avión.

Kerry Zarend Camp de Memphis, Tennessee, viajó por primera vez con su hijo cuando tenía tres meses de edad. "Lo amamanté cuando despegamos y aterrizamos, ¡e hice sonrojar a muchos hombres de negocios!" "Las azafatas eran muy amables, y una de ellas estuvo encantada de cargar al bebé mientras yo usaba el baño. Por supuesto, mi padre se confundió de terminal y llegó tarde a buscarnos, así que esperamos mucho tiempo. ¡Estaba tan contenta de tener mi cochecito!"

Christina Tillsley, de Franklin Lake, Nueva Jersey, que viajó con su bebé cuando tenía apenas unos meses, recomienda cambiar el pañal del bebé justo antes de abordar el avión. "Lleva muchas toallitas y bolsas [plásticas con cierre], más cualquier otra cosa que tu hijo ame", agrega.

El Dr. Bronfin también sugiere que, además de llevar los elementos esenciales, intentes hacerte amiga de las personas que están sentadas junto a ti en el avión. "Te sentirás un poco menos culpable cuando el bebé llore o les escupa", agrega.

Pantley dice que si tu bebé no está contento y comienza a llorar, debes respirar profundamente y concentrar tu atención en tu bebé. "Los demás pasajeros que no están contentos a causa de la molestia tal vez se olviden de que tú tienes tanto derecho a estar en el avión como ellos", dice. "Probablemente también se olviden de qué difícil es para un bebé pequeño ser paciente durante un viaje largo". La mejor defensa contra un extraño que es grosero es decir con una sonrisa: 'Estoy haciendo lo mejor que puedo'. "Y luego ocúpate de tu bebé".

Dolor de oídos

Al viajar en avión, el cambio de altitud, en especial al despegar y aterrizar, ¡puede hacer llorar a un bebé! Hay algunas cosas que puedes hacer para que no le duelan los oídos.

El Dr. Bronfin recomienda que lo amamantes, le ofrezcas un biberón o le des algo que succionar —como un chupete— durante el despegue y el aterrizaje. Esto, dice, evitará una mayor presión y dolor en el oído medio. La Dra. Shaner dice que se deben mantener los senos nasales secos y , para evitar la congestión, los padres deben asegurarse de que el bebé esté bien hidratado.

"Los senos nasales secos pueden hacer que las trompas de Eustaquio [en el oído] estén más pegajosas y les sea más difícil operar", dice la Dra. Shaner. "Es importante comenzar tan pronto como el avión despegue o tan pronto como el piloto anuncie el descenso, dado que esperar demasiado puede hacer que maniobras simples, como tragar, no tengan efecto". La Dra. Shaner dice que un descongestivo puede ser útil para la congestión nasal y sugiere administrar el medicamento una hora antes del despegue. Consulta siempre a tu médico antes de darle al bebé algún medicamento, para asegurarte de que el medicamento sea adecuado y para verificar las dosis permitidas.

"NO es recomendable volar con un resfrío, sinusitis o una infección en el oído", advierte la Dra. Shaner. "Los tímpanos pueden fisurarse en esos casos".

Pantley recomienda que lleves a tu bebé a tu proveedor de atención médica una o dos semanas antes del viaje para asegurarte de que no esté "incubando una infección en los oídos o alguna otra enfermedad. De ser posible, evita exponer a tu bebé a otros niños la semana anterior al vuelo para que sea menos probable que se contagie algunos de los virus tan comunes en los bebés", agrega.

Además de cuidar de tu precioso bebé, ¡no olvides cuidar de ti! Si estás viajando tan solo unos meses después del nacimiento, no seas tan dura con tu cuerpo. "Asegúrate de beber mucha agua para evitar la deshidratación, en especial si estás amamantando, y no levantes nada pesado de la cinta transportadora de equipaje ni de ningún otro lado. Podrías lastimarte fácilmente", dice Paula Shelton, de Wellington, Nueva Zelanda, creadora del sitio web www.flyingwithkids.com. "Cuando amamantas en el avión, asegúrate de usar una almohada para apoyarte, o invierte en un soporte lumbar inflable para acomodar tu espalda. Estar cómoda al amamantar realmente marca una diferencia".

Seguridad

La Dra. Shaner dice que el lugar más seguro para un bebé durante el vuelo es en una silla para automóvil aprobada por la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés). Es posible que también debas comprar un asiento para tu bebé. Muchas aerolíneas, sin embargo, permiten que un niño de menos de dos años viaje en tu falda. "Consulta a la aerolínea si tu marca de [silla para automóvil] está aprobada al comprar los boletos", dice.

¿Suena fácil, verdad? ¡Ten en cuenta que pronto estarás en tu destino y en los brazos de personas felices que están ansiosas por verlos a ti y a tu bebé! ¡Simplemente recuerda tomarte todo con calma, respirar hondo y disfrutar el viaje!

Imprimir

Cómo sobrevivir al primer año y a algunos más

¡Lo lograste! ¡Eres una madre reciente! Salir del hospital y llegar a casa con tu nuevo pequeño puede ser una experiencia maravillosa y surrealista. Pero, ¿luego qué? La mayoría de los padres recientes no se dan cuenta de cuánto cambiará su vida durante el primer año con su nuevo bebé, —en forma maravillosa, pero también generará frustración y miedo—. (Una pista: es posible que no logres dormir una noche completa en algún tiempo). De todos modos, la paternidad es un viaje increíble, y un hijo es realmente un regalo milagroso. Aquí te ofrecemos algunos consejos para sobrevivir de expertos y padres que han logrado atravesar el primer año del bebé ¡y sobrevivieron para contarlo!

Solo toma los consejos que funcionan para ti.

Como padre reciente, sin duda te bombardearán con consejos provenientes de casi cualquier persona, desde tus propios padres hasta personas totalmente extrañas en la calle. (No te sorprendas si, por ejemplo, se te acerca una mujer anciana a preguntarte dónde están las medias o el gorro de tu bebé, o por qué no está abrigado, ¡incluso si hay 75 grados!) Simplemente sonríe, agradece a la persona por su consejo (después de todo, solo está tratando de ayudar) y luego aplícalo, si crees que funcionará para ti, o bórralo de tu memoria y ocúpate de tu vida.

Confía en tus instintos

Cuando sea necesario, deberás hacer lo que funcione mejor para ti y tu hijo. Así que, de vez en cuando, presta atención a esa pequeña vocecita dentro de tu cabeza en lugar de prestar atención a lo que están haciendo las otras mamás o a lo que dicen los libros acerca de cómo cuidar a un bebé; dentro de lo razonable, obviamente. Si bien posiblemente esta sea tu primera vez como madre, deja que te guíen tus instintos naturales.

Deja a tu hijo llorar, a veces.

Es natural querer alzar a tu hijo para calmarlo en el momento preciso en que comienza a llorar. Sin embargo, si tu hijo tiene cólicos, no hay muchas cosas que puedan calmarlo. En uno de sus artículos, Vicky McEvoy, M.D., de la Facultad de Medicina de Harvard, dice: "La mayor parte del tiempo, siempre que el bebé esté alimentado y cambiado, y no esté incómodo, el consejo en el caso de un bebé que tiene cólicos o para un bebé que no se duerme es dejarlo llorar. Es más fácil decirlo que hacerlo, para la mayoría de nosotros". Ella sugiere: "En el caso de un bebé que tiene cólicos, pide ayuda y evita sentirte responsable. Nadie tiene la culpa de esta condición. De hecho, nadie puede explicar los cólicos aún. Consulta a tu pediatra para asegurarte de que no sea un síntoma de otros problemas, enfermedades o alergias".

Ten cuidado mientras lo alimentas.

Se sugiere que amamantar a tu bebé durante los primeros seis meses de vida es ideal para que reciba la mayor cantidad de beneficios para la salud de tu leche materna —así como los anticuerpos protectores— y para disminuir las probabilidades de contraer asma u otras afecciones alérgicas. Si te cuesta mucho amamantar, muchos hospitales tienen especialistas en lactancia que pueden ayudarte.

Cuando llegue el momento de incorporar alimentos de mesa, tómalo con calma. Y recuerda alguna de las cosas que el bebé no debe comer para nada durante el primer año: no podrás darle frutillas, frutos secos, chocolate, leche de vaca ni claras de huevo hasta que cumpla un año.

No dejes la casa en silencio cuando el bebé se va a dormir.

Si quieres que tu hijo duerma durante una tormenta de truenos, los fuegos artificiales del Día de la Independencia o los ladridos inesperados del perro, es mejor que lo acostumbres al ruido de fondo normal tan temprano como sea posible. Enfrentémoslo: Siempre puedes crear un entorno completamente silencioso para tu bebé cada vez que necesite cerrar los ojos un rato, así que es mejor aclimatarlo temprano antes que tarde.

Trata de quitarle el hábito del biberón cuando cumpla un año.

Hay algo que es cierto para la mayoría de los bebés: Cuánto más se acostumbran a algo, más difícil será quitarles ese hábito. Esto es así con los biberones y chupetes, y eventualmente con una manta de seguridad y los pulgares. Si bien no tiene nada de malo que tu hijo tenga un objeto de confort, como un animal de peluche que lo ayude a calmarse, tal vez sea recomendable que comiences a quitarle al bebé el biberón para cuando cumpla un año. Incorpora un vaso con pajita mucho antes de intentar reemplazar el biberón por el vaso, lo cual contribuirá para que la transición sea gradual, con suerte, indolora, y sin problemas.

No te lleves al bebé a la cama contigo

Salvo que planees dormir con tu hijo los próximos años, es mejor no comenzar con el hábito en absoluto. Muchos padres recientes dejan que su bebé recién nacido duerma en su cama para reconfortarlo y hacer que las sesiones de amamantamiento nocturnas sean más cómodas. Si disfrutas el lazo que se crea al dormir con tu bebé y no te importa perder espacio adicional en la cama (recuerda que tu hijo se pondrá mucho más grande muy pronto), consulta los puntos número uno y dos de nuestra lista. Sin embargo, si deseas conservar tu cama como santuario privado para ti y tu maridito, no se la presentes a tu hijo como opción para ayudarlo a dormir.

No te sientas presionada a tomar clases para bebés.

Durante el primer año de vida, tu bebé ya está aprendiendo millones de cosas nuevas todos los días. No sucumbas a la presión de hacerlo participar en clases a tan corta edad. No inscribirlo en clases de música, gimnasia u otro tipo de clases para fomentar el desarrollo no perjudicarán su desarrollo en forma alguna. Puedes brindarle todo lo que necesita para desarrollarse durante su primer año simplemente haciéndolo participar en casa y en tu vecindario. Cántale, léele, juega con él y ofrécele diferentes formas de estímulo visual. Cuando salen a pasear, háblale, señala varios objetos y explícale qué son, y preséntale diferentes formas y colores en el entorno que lo rodea.

Se flexible

La vida con un bebé no siempre sale según lo planeado o como tú pensaste que debería ser. Ninguna experiencia enseña a tener paciencia como ser un padre reciente. El mejor consejo es simplemente enfrentar las dificultades, pero estar lo más preparado posible. Asegúrate siempre de tener una muda adicional para el bebé (y tal vez para ti), junto con provisiones adicionales en el bolso de bebé (más de lo que piensas que vas a necesitar).

Disfruta de cada segundo con tu hijo

Probablemente ya lo hayas oído de todos los demás padres que hay en el planeta, pero el primer año realmente pasa rápido. Rápidamente se convertirá en el segundo, el cuarto y luego el vigésimo antes de que te des cuenta, y te preguntarás qué pasó con todos esos años que transcurrieron en el medio. Así que toma muchas fotografías, enciende la cámara de video en ocasiones especiales y disfruta cada momento que debas pasar con tu pequeño.

Imprimir

Comparte al bebé (es su hijo también)

¡Eres un ser natural! Eres madre, y tu instinto materno te ayuda a crear un vínculo y a darte cuenta de qué es lo que necesita tu nuevo bebé. ¿Pero qué hay de papá? No es inusual que un padre reciente dude acerca de sus capacidades como padre, no esté seguro de cuál es la mejor manera de darte apoyo y, tal vez, se sienta como el tercero en discordia, pensando dónde encaja exactamente. ¡La buena noticia es que hay algunas cosas que puedes hacer para ayudarlo a encontrar su propio instinto maternal!

En primer lugar, debes dar un paso atrás y tener en cuenta cuán diferentes han sido las experiencias que han atravesado tú y tu esposo hasta ahora. El embarazo de nueve meses te permitió crear un vínculo con tu bebé mucho antes de que naciera. Todo el proceso fue fascinante y milagroso. Pero él no tuvo la misma oportunidad de crear una conexión tan profunda y temprana. Y ahora él ve que dedicas toda tu energía y amor para cuidar de tu nuevo bebé.

Eso puede ser difícil para un ferviente esposo, tal como lo explica Martin, padre primerizo: "Me preocupé por Kristen durante todo su embarazo. Siempre habíamos sido un gran equipo, y esta fue la primera vez que sentí como si no pudiera hacerme cargo de mi parte. Ella no se sintió bien durante gran parte del embarazo, y no había nada que yo pudiera hacer".

"Así que cuando finalmente llegó Isabella", continúa, "quería zambullirme y ayudar en todo, pero Kristen se comportaba de manera intransigente y parecía que no quería que me hiciera cargo, o no confiaba en que lo haría bien".

Kristen dice que "luego de que nació Isabella, me resultaba sorprendentemente difícil dejar que Martin se encargara. Me ponía un poco nerviosa cuidar de ella y todavía más nerviosa cuando Martin tenía el control. Al principio, negociamos mucho acerca de lo que yo haría y lo que él haría. Pero cuanto más comenzaba a delegar, más fácil era.

Comenzó a arreglárselas para calmar los nervios nocturnos. Es un campeón para hacerla eructar y, no sé qué es, pero tiene el toque y el tono adecuados para calmarla cuando está nerviosa. Así que, de ahora en adelante, ¡él es el experto en nervios nocturnos!"

Entonces, ¿qué es lo que puedes hacer exactamente para hacer que tu esposo se sienta querido, necesitado y tenga confianza? Involúcralo en las tareas básicas, como alimentarlo, hacerlo eructar, cambiarle los pañales, bañarlo, mecerlo y calmarlo. Debes ser muy conciente de tu propia actitud. Si necesita una lista de las 101 tareas básicas para cuidar de un bebé, dale una explicación y permite que se encargue, sin observar por encima de su hombro ni corregir su técnica.

Demuéstrale que confías en él plenamente y dile cuánto aprecias lo que hace. Cuando los dos estén con familiares y amigos, diles qué padre increíble y activo es, ¡y asegúrate de que esté escuchando!

Deja que él también tenga un momento a solas con el bebé. Puede quedarse con el bebé durante algunas horas mientras tú haces algunos mandados. Si tu esposo corre, invierte en un cochecito para correr. Ambos pueden atarla y abrocharla bien, y luego ellos dos pueden salir a trotar al aire libre; esa es una experiencia que disfrutará y lo ayudará a crear un vínculo.

Por último, busquen oportunidades para que solo ustedes dos puedan reconectarse. Recuerda, ¡antes de que el bebé llegara eras toda para él! Así que vuelvan a descubrir los placeres de pasar tiempo juntos. Pídele a la abuela que lo cuide algunas horas y prueben un nuevo restaurante o vayan al cine. Demuéstrale que lo aprecias enviándole un mensaje de correo electrónico dulce al trabajo o pegando una carta en el espejo del baño. Si solían disfrutar de leer el periódico del domingo en la cama, aún pueden hacerlo, con el bebé apoyado en forma segura sobre una almohada entre los dos. Mientras el bebé duerme, siéntense en el sofá y frótense los pies, y definitivamente mira con él alguna película vieja de James Bond.

Esta es una idea revolucionaria: ¡Pregúntale! Si tu maridito es una persona simple, que resuelve los problemas, pregúntale directamente qué es lo que puedes hacer para ayudarlo a conectarse más contigo y con el bebé. Esta fue una solución sorprendentemente simple para Roxanne y David.

"Cuando hablé con David acerca de compartir, él sugirió un par de cosas", dice Roxanne. "Por algún motivo, cuando salíamos a caminar, yo siempre solía cargar al bebé en un nuestro portabebés delantero, y David llevaba al perro con la correa. Me dijo que le gustaría cargar a Daniel algunas veces. No sé por qué no se me había ocurrido, en especial debido a que me dolió la espalda durante los primeros meses desde que había nacido Daniel. Así que ese fue un momento en el que, digamos, se me encendió la lamparita.

David agrega: "También le pedí a Roxanna un poco de tiempo de calidad mientras el bebé dormía la siesta. Mientras el bebé dormía, le pedí que simplemente pasara tiempo conmigo en vez de ocuparse con un proyecto o una tarea doméstica. Solíamos jugar mucho al Scrabble cuando éramos novios, y de hecho comenzamos a hacerlo de nuevo. ¿Qué puedo decir? ¡Todavía me gusta pasar el tiempo con mi esposa!"

Imprimir

Los secretos de un bolso de bebé

Nunca podrías haberte imaginado cuán importantes serían las deposiciones de tu bebé hasta ahora. Pasar a comer alimentos sólidos y comer con los dedos puede traer sorpresas diarias dentro del pañal. En el caso de los bebés que recién comienzan a comer, el arroz y los cereales de grano, las bananas y el puré de manzana pueden hacer que las deposiciones sean más firmes y formadas, mientras que el puré de arvejas, el durazno, la pera, el damasco, la ciruela o la ciruela seca pueden producir deposiciones más flojas de lo normal.

Por lo general, un bebé hará su primera deposición poco después de nacer. Esta es tan especial que tiene su propio nombre: meconio. Es de color oscuro, generalmente negro, marrón o verde selva, y está compuesto por células viejas que se han estado acumulando en el intestino del bebé durante el embarazo.

Una vez que tu bebé pasa a la etapa de comer con los dedos, ¡lo que sale del otro lado podría sorprenderte! Pueden aparecer pequeños trozos de fruta, pasta, tomate y verduras cocidas, como granos de maíz enteros, lentejas , pasas de uva, arvejas o pedazos de pasta u otro OVNI (Objeto Viscoso No Identificado). Nada está mal. Simplemente tu bebé no tiene mucha experiencia en la tarea de masticar, entonces los trozos simplemente pasan a través de su organismo y son desechados por la puerta trasera.

A continuación te ofrecemos un breve cuadro de colores de las deposiciones:

  • Marrón o amarillo oscuro = Verduras y frutas con azúcar
  • Naranja, amarillo brillante, marrón amarillento = Leche materna, zanahorias escurridas, jugo de zanahoria, calabaza y determinados antibióticos
  • Verde = puré de arvejas, lentejas, espinaca y frijoles verdes

Es útil estar al tanto de lo que sucede en el pañal de tu bebé. Si algo se ve realmente raro, no dudes en llamar a tu médico y llevar un pañal con una muestra para que lo vea por sí mismo.

Sandy y Marcie Jones son las autoras de Great Expectations: Baby’s First Year y otros cinco títulos sobre embarazo y cuidado del bebé, disponibles ahora en Barnes & Noble.    

Imprimir

¿Lista para salir? Volvamos a verificar.

Al haber estado en numerosos viajes con mi hija y mi hijo en varias etapas cuando eran bebés, estoy feliz de compartir mis tres consejos principales para que tu día de viaje tenga menos complicaciones.

  • Intenta reservar tus vuelos a la hora en que tu bebé estará durmiendo o estará de buen humor. Si el bebé es demasiado curioso como para dormir fuera de casa o cuando experimenta algo nuevo (como el mío), al menos no estará malhumorado.
  • Antes de irte, acostumbra a tu bebé a biberones y comida a temperatura ambiente. Esto evitará la complicación de tener que calentarlos cuando estás en camino.
  • Separa todas las pertenencias del bebé en todo tu equipaje. De esta manera, si se pierde una maleta, no será la que tiene todas las cosas del bebé. Sin embargo, en tu equipaje de mano, lleva toda la comida y los artículos de tocador del bebé juntos. Esto te ayudará a mantenerte organizada cuando atravieses el control de seguridad.

Si piensas como un Niño Explorador y "estas preparada", tus días de viaje deberían quedar borrosos, y tus recuerdos más vívidos serán los del maravilloso tiempo juntos que pasaron como familia.

Imprimir

Fotos del bebé | Consejos para sacar fotos | fotos de niños | Huggies.com

Fotos de los niños que todos los padres deben sacar

Gracias a las cámaras digitales, es muy fácil sacar mil y una fotos preciosas de tu niño. ¿Pero cuáles serán las fotos que adoraras toda la vida? Alden Gewirtz, un fotógrafo de familia y papá de un niño en la ciudad de Nueva York, nos da los cinco momentos claves para captar.

1. Su primer amor: Puede que tu niño adore su cobijita, conejito o rana morada a rayas. Sea lo que sea, acuérdate de captar unos cuantos momentos de los dos juntitos. Más tarde en la vida, juntos, podrán recordar aquellos viejos tiempos con su primer amor.

2. Jugando en la nieve: "La primera vez que tu niño hace un ángel en la nieve o se come los copitos, es emocionante", dice Gewirtz. Párate encima de tu niño y saca la foto mirando hacia abajo. ¿Vives en un clima caliente? Saca fotos de tu niño brincando en la lluvia.

3. Pasos de gigante: Cuando tu pequeño comienza a caminar como patito, sácale una foto en acción sentándote o echándote en el suelo y toma fotos mientras él se te acerca y te pasa caminando. "¡Desde aquel ángulo es como si fuera el monstro de una película!", dice Gewirtz.

4. Bien dormidito: Un niño jamás se verá tan dulce como cuando está en brazos de Morfeo, sobre todo si se acaba de dormir sobre el pecho de alguien. Enfócate en esas pestañas largas o en sus cachetitos gordos.

5. En familia: Si hay una foto tuya de padre e hijo de cuando eras niño que te encante, recréala con tu hijo o hija. Enmarca ambas fotos juntas para tener una hermosa reliquia familiar.

Imprimir

Los recién nacidos duermen, comen y ensucian sus pañales. ¿No es magnífico?

Durante las primeras semanas, es posible que parezca que lo único que hace tu recién nacido es dormir y comer. Pero no te confundas, ¡están pasando muchas cosas!



Creación de vínculos para principiantes

Por un lado, tu bebé está aprendiendo a confiar en ti para que lo reconfortes cuando lo necesita. Crear esta sensación de seguridad y confianza ahora es el regalo más maravilloso que los padres pueden darle a su nuevo bebé.



Dormir, crear vínculos, dormir, crear vínculos

Todos los nuevos bebés duermen mucho, unas 12 a 16 horas por día, y generalmente duermen durante tramos de dos a cinco horas. Incluso cuando están despiertos, sus ojos pueden estar cerrados, y solo pueden estar totalmente alertas durante seis a diez minutos por vez. Aprovecha estos lapsos de alerta para fortalecer el vínculo entre tú y tu bebé abrazándolo, cantándole o conversándole.



En la mira

¿Qué es lo que ven los recién nacidos? No mucho, porque solo ven de cerca y ven mejor unas ocho a diez pulgadas frente a ellos, aproximadamente la distancia a la que está la cara de la mamá mientras lo abraza. La vista periférica aún no está desarrollada, y el campo de visión de un bebé es de aproximadamente un tercio del de un adulto. De todos modos, a los bebés les gusta mirar patrones y colores brillantes. El rojo fuerte parece ser el color que más intriga a los bebés, y el rojo brillante es el mejor de todos. Los colores pastel, por otra parte, son borrosos para un bebé —buen motivo para hacer que el cuarto del bebé sea el más colorido de toda la casa—.



En la cuna, tu bebé recién nacido mirará solo para un lado o para el otro. Así que cuelga un móvil colorido de un lado de la cuna que se encuentre en la línea de visión del bebé.



Si bien es posible que un profesional sepa mucho sobre bebés en general, a medida que observes, cargues, alimentes, hagas eructar y ames a tu bebé día tras día, te convertirás en la mejor experta con respecto a tu bebé en particular. Solo mediante la observación y un poco de experimentación podrás aprender cuánto sueño, estimulación y actividad tu bebé recién nacido necesita y prefiere.



Preparándose para más

Los bebés recién nacidos también son sensibles a la estimulación interna. Podrás ver a tu bebé gimotear, hacer muecas, y parecerá que sonríe. Lo que sucede es que los sistemas internos de tu bebé están muy ocupados trabajando.

Por supuesto, siempre que tengas dudas sobre el cuidado adecuado de tu bebé, asegúrate de consultar a tu médico.

Imprimir

Ayuda a tu perro a sentir el amor por el nuevo bebé

A mí no me gustan mucho los perros. Los bebés me gustan mucho más. Mi mejor amiga tiene un perro (un perro grande) que le lame la cara a su bebé, corre por ahí y me vuelve loca.

Sin embargo, los dos se llevan muy bien, como excelentes compañeros de cuarto.

Bella lo ama y él la adora. Pero hubo que hacer grandes ajustes al principio y todavía hay algunos. Si tienes un perro, puedes acostumbrar a tu mascota a la idea de tener un nuevo bebé alrededor antes de dar a luz.

Deja que tu mascota esté en las mismas áreas en que tu bebé pasará mucho tiempo, como la habitación del bebé y la sala de estar. No obstante, si todavía no lo hiciste, empieza a asegurarte de que no salte sobre los muebles porque podría tirar algo en donde esté tu bebé o tirarle algo a tu bebé.

Si tu perro está tranquilísimo en la habitación del bebé, dale muchísimo amor y recompensas.

Leí que puedes comprar un muñeco que llore para que tu perro se acostumbre a llevar algo nuevo, pero eso me suena muy extraño. Aun así, escuché que puede ayudar.

Si tu bebé nace en tu casa, mantén al perro alejado del área hasta después del nacimiento y llévale una manta con el olor de tu recién nacido para que la huela. Haz lo mismo si llegas a casa del hospital.

Ten cuidado. Ahora que tienes un bebé, la seguridad de tu bebé siempre viene primero. Vi bebés que fueron lastimados por perros porque la familia "supuso" que, eventualmente, se calmarían y aceptarían al bebé. No todos los perros y los bebés pueden coexistir en paz. Puede ser triste, pero el bebé viene primero. Si pasaron meses y tu mascota no se acostumbró, todavía salta o intenta mordisquear al bebé, es hora de encontrarle un nuevo hogar.

Imprimir
Buscar contenido
Cerrar
close

Nuestro sistema de puntos ha cambiado

Estamos cambiando nuestro sistema de Puntos de Recompensa para mejorar nuestro programa de Recompensas Huggies® y ofrecerte más formas de ganar puntos. Estamos multiplicando por 10 el costo de los artículos de Recompensas. Pero no te preocupes, ¡tu saldo de puntos también se multiplica por 10!

Our Points structure has changed

Mira cómo han cambiado las Recompensas

Mira este video útil para saber más acerca de todas las grandes mejoras introducidas en el programa de Recompensas Huggies®.

Dile adiós a los códigos de recompensas

¡Lo pediste, lo tienes! Presentamos dos nuevas maneras de obtener tus puntos de Recompensas Huggies® al comprar: el envío de un recibo y la vinculación de una tarjeta de fidelización, exclusivo de Recompensas Huggies®

Huggies Rewards Submit Receipts instead of Rewards Codes

Envía tus recibos

¡Hay una manera más rápida de obtener tus Puntos de Recompensas Huggies®! Sube y envía una foto de tu recibo de compra de pañales y toallitas Huggies® para ganar puntos. Además, ¡podrás duplicar los puntos cuando envíes tu primer recibo! 

Enviar mi primer recibo
Huggies Rewards Submit a receipt for points

¡Gana más puntos!

¡Ahora hay más formas de ganar puntos! Desde leer artículos y realizar encuestas, hasta compartir en Facebook y Twitter. ¡Más formas de ganar significan más maneras de amar a Huggies®!


Mi página de puntos extra
Huggies Rewards Contact Us

¡Bienvenido/a, !

We're Sorry. The Huggies Rewards service is under maintenance and is temporarily unavailable. Please try again later.

Súmate a Recompensas Huggies

Al hacer clic en REGÍSTRATE, aceptas los Términos y condiciones de Huggies®Recompensas.

¡Regístrate ahora y recibe 500 puntos gratis! También comenzarás a ganar puntos de recompensa por todas tus compras. Los puntos obtenidos pueden canjearse por tarjetas de regalo, pañales y toallitas gratis, ¡y muchísimo más!

Por salir de esta página, se cerrará la sesión de su cuenta de Huggies. Por favor, complete su perfil para seguir conectado en

Volver arriba

©2016 KCWW.TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

AdChoices