Quiero precisar más mis resultados
Filtrar
Cerrar filtro
Tipo de contenido
Edad del bebé

Alimentación y nutrición

No todos los bebés son iguales, así que no te sorprendas si lo que más le gusta a tu pequeño es distinto de lo que comen otros bebés. Huggies responde a tus preguntas y te da algunos puntos de reflexión sobre la alimentación de tu bebé.

Lo lamentamos, no hemos encontrado resultados.

  • Utilice menos filtros
  • Restablecer sus criterios y probar diferentes filtros

O intentan navegar todas las categorías .

Los primeros sabores pueden durar una vida

Investigadores del Monell Chemical Senses Center de Philadelphia informan que las experiencias de alimentación durante los primeros siete meses de vida pueden contribuir a determinar los alimentos que gustarán y no gustarán.

"Esta investigación puede ayudarnos a entender los factores tempranos relacionados con las preferencias alimentarias de los humanos y la elección dietaria, un área con muchas repercusiones importantes en la salud. Podemos explorar estas influencias tempranas sistemáticamente estudiando bebés que son amamantados, así como bebés cuyos padres decidieron alimentarlos con leche maternizada", explica la autora principal del estudio, Julie Mennella, PhD.

Como parte de un programa de investigación que tiene el objetivo de comprender la base subyacente de las diferencias alimentarias individuales, los investigadores de Monell compararon las preferencias de sabor de los bebés alimentados con mamadera con dos tipos diferentes de leche maternizada para bebés disponibles comercialmente. Una era leche maternizada estándar hecha a base de leche.

La segunda leche maternizada se llama hidrolizado de proteínas porque las proteínas son "digeridas previamente" para ayudar a los bebés a absorberlas con mayor facilidad. Las dos leches son similares en cuanto a nutrición, pero tienen una marcada diferencia respecto del sabor: Las leches maternizadas hechas a base de leche se describen como insípidas y parecidas el cereal, mientras que las hidrolizadas saben muy mal para la mayoría de los adultos —amargas y agrias con un regusto horrible.

En el estudio, publicado en la edición de abril de 2004 de la revista Pediatrics (Pediatría), se alimentó a 53 bebés con una de las dos leches maternizadas durante siete meses. A partir de las dos semanas de edad, aproximadamente, se alimentó a un grupo sólo con la leche maternizada estándar mientras el segundo grupo recibió sólo la leche hidrolizada. Dos grupos adicionales combinaron tres meses de alimentación con leche hidrolizada, a partir de diferentes momentos, con cuatro meses de leche estándar.

Dado que los bebés aceptan la leche hidrolizada fácilmente durante los primeros cuatro meses de vida, todos los bebés estaban satisfechos independientemente de la leche maternizada que se les diera.

Al final del período de exposición, todos los bebés recibieron la oportunidad de ser alimentados con los dos tipos de leches maternizadas. La conducta de los bebés y la cantidad que bebían dependía de la leche maternizada que se les había dado durante los siete meses anteriores. Los bebés de siete meses que nunca habían recibido leche hidrolizada la rechazaban fuertemente. En cambio, los bebés acostumbrados a la leche maternizada parecían relajados y felices mientras se los alimentaba y bebían más de la leche hidrolizada.

Mennella observa: "A menudo, es difícil para los padres darles estas leches maternizadas a sus bebés porque piensan que saben mal. Estos hallazgos revelan que si se alimenta al bebé con esta leche a los tres meses de edad, el bebé aprende a que el sabor le guste".

Estas influencias tempranas continúan formando las preferencias de sabor durante la infancia —y, tal vez, más tiempo. En estudios anteriores del laboratorio de Mennella, los niños de cuatro a cinco años que fueron alimentados con hidrolizados durante la primera infancia aceptaban mejor el sabor y el aroma agrio —cualidades sensoriales asociadas con estas leches maternizadas— que los niños alimentados con otras leches.

Los hallazgos actuales complementan el programa de investigación a largo plazo de Mennella y su coautor Beauchamp respecto de cómo los bebés en edad de amamantamiento aprenden acerca de los sabores. Dado que la leche materna transmite el sabor de las dietas de las madres a los bebés en período de lactancia, los bebés amamantados están expuestos a experiencias de sabor durante este período. Los investigadores de Monell sugieren que esta exposición temprana natural al sabor sirve para establecer sabores de la dieta de la madre —que, en forma subsiguiente, se alimentarán al niño que crezca— como aceptables y preferidos.

Mennella comenta algunas de las repercusiones: "Dado que sabemos que las preferencias de sabor establecidas temprano en la vida se mantienen hasta la niñez, los hábitos alimentarios de los niños que crecen pueden comenzar a establecerse mucho antes de la introducción de los alimentos sólidos".

Imprimir

Ideas para el embarazo | Mis recuerdos del embarazo | Huggies.com

Mis recuerdos del embarazo

Claro, no ves la hora de que terminen los mareos - pero hay mucho que querrás recordar del embarazo. Las mamás comparten contigo sus creativas maneras de conmemorar esos nueve meses.

Le hice un álbum de fotos a la panza. "Comencé con la foto de mi compromiso, luego la del matrimonio, luego mi esposo, yo y el perro y luego, una foto mía mostrando mi estómago el día que nos dijeron que estaba embarazada. Las ocho siguientes fotos eran de mi estómago cada mes mientras crecía el bebé. Al final, tuvimos fotos del recién nacido. También le hicimos una copia al libro para nuestra hija. Esto lo he hecho con mis cuatros niños".
—Sharon Waldrop, mamá de cuatro niños, Crawford, Georgia

Escribí acerca de la panza. "Mi esposo y yo mantuvimos un diario del embarazo. Me acostaba en la cama y escribía algunos párrafos. Luego, mi esposo, James, agregaba otros cuantos párrafos. Llamábamos al bebé ‘Piña’ porque es lo que más se me antojaba durante todo el embarazo. Escribimos de todo—lo que me comí en el desayuno (piña, brócoli y un huevos revueltos), nombres que estábamos considerando, lo mucho que adorábamos al bebé desde antes de que naciera".
—Jennifer Margulis, mamá de cuatro niños, Ashland, Oregon

Me bendije la panza. "En vez de un baby shower, tuve una ceremonia de bendición en la casa, con mis amigos y familiares antes de que naciera mi hijo. Nos reímos juntos, comimos juntos y cada uno de mis amigos me leyó una bendición y me dieron un abalorio. Me hice una pulsera con los abalorios para llevarla puesta durante el parto y siempre".
—Michelle Mintz, mamá de dos niños, Commerce, Michigan

Me medí la panza. "Me medía la panza conforme iba creciendo y escribía las fechas juntos con unos símbolos para representar las novedades -como un corazón cuando le escuche los latidos por primera vez. No me imagino un recuerdo más personal que ese".
—Brinley Johnson, mamá de un niño, Jensen Beach, Florida

Me hice un molde de la panza en yeso. "Me compré el kit en la página web Belly Mask, para mi cuarto embarazo. Mis tres mejores amigos me colocaron la gasa en la piel para hacer el molde. Nos reímos un montón y me sentí muy feliz. Está colgado en el taller de arte de la casa, un preciado recuerdo de una época milagrosa en mi vida".
—Laine Holman, mamá de cinco niños, Rancho Cordova, California

Guardé apuntes acerca de la panza. "Escribí todo tipo de cosas en la agenda – la comida que no me gustaba, mis cambios físicos, que tanto dormía, que me decía el doctor durante cada visita... Tengo la agenda guardada y no veo la hora de mostrársela a mi hijo".
—Besmah Messallam, mamá de un niño, Columbia, Maryland

Imprimir

Consejos para futuras mamás | Gustitos para las embarazadas| Huggies.com

Los 12 gustitos que toda embarazada merece darse

...aparte de un masaje a pedido o el derecho a escoger el restaurante preferido… ¡obviamente!

1. La cantidad de sirope de chocolate que quieras en tu café moca.

2. Un regalo para el día de las madres… sin lugar a dudas.

3. Unos cuantos lindos sostenes, aunque solo los necesites por unos pocos meses.

4. El coctel (sin alcohol) más exótico del bar. ¿Quieres la sombrillita? Sí. ¿Una cereza? ¡Sí! ¿Capas y capas de sirope? Por supuesto.

5. Un asiento en el bus cuando esté lleno. Ojo: Esto no es un lujo, es un derecho.

6. Palomitas de maíz y dulces en el cine.


7. Un vale por ‘olvido justificado’ para cualquier cosa que se te pase sin querer en el día… para cada día. ¡Las hormonas no están para aguantar ‘culpabilidades’!

8. Un par de vaqueros muy elegantes. Gastarás un poco más pero piensa en todo el uso que les vas a dar. Prácticamente representarán sólo $1 por día. ¡Qué ganga!

9. Soñar que tienes la barriga de antes.

10. Esa manta afelpada con mangas, cursi pero súper cómoda. ¡Sea lo que sea…si te gusta, adelante!

11. ¡Desayunos dobles!

12. Fotos de la preciosa panza para poder verlas dentro de unos años con esa sensación de asombro que nunca desaparecerá.

Imprimir

Semana 38: ¡El bolso listo!

Planificar este momento previo al parto te ayudará a estar más tranquila y organizada. No dejen para último momento lo que pueden ir resolviendo desde ahora.

Imprimir

5 datos útiles sobre de las vitaminas prenatales

Si estás pensando en ser mamá o estás en las primeras etapas del embarazo, tomar unas vitaminas prenatales es muy bueno para un embarazo y un bebé saludable. Primero, fíjate en estos datos. 

1. Las vitaminas prenatales son muy saludables

Tienen ácido fólico: tomándote las vitaminas un mes antes de quedar embarazada y durante el primer trimestre puede reducir el riesgo de defectos congénitos hasta en un 70 por ciento. También necesitas más hierro durante los nueve meses dado que las embarazadas son más susceptibles a la anemia. 

2. No te preocupes por las pastillotas

"Me tomo las vitaminas por la mañana con leche de chocolate", dice Heidi Krauss, madre con dos niños en Dobbs Ferry, Nueva York. "Es una manera agradable de tomarte las vitaminas y de recibir una dosis extra de calcio". También puedes machacar la vitaminas y mezclarlas con la comida - en una porción de yogurt o en el cereal. Las vitaminas prenatales no se tienen que tomar intactas para que surtan tener efecto. 

3. Sí, te puedes evitar las náuseas que causa ingerir pastillas.

Tomar vitaminas antes de acostarte puede ayudar mucho. "No te despertarás a causa de los mareos", dice Emily Richeda, madre de un niño en St. Louis, Missouri. Para averiguar cuáles son tus niveles de hierro, consulta con tu ginecólogo. Si no tienes riesgo de anemia, te puede recetar una vitamina con menos hierro, el mineral que causa los dolores de estómago.

4. La mayoría de los doctores recomiendan las vitaminas con receta médica

"Contienen más ácido fólico que las vitaminas sin receta médica y algunas contienen ácidos grasos omega 3 que, según las investigaciones, tienen beneficios cognitivos para los bebés de hasta 18 meses", dice la Dra. Judith Brown, autora del libro What to Eat Before, During and After Pregnancy, una guía de comida para embarazadas. "Las mujeres que no consumen mucho pescado (una comida alta en ácidos grasos omega 3) deben considerar tomar estas vitaminas".

5. No son un sustituto para una dieta sana (pero eso ya lo sabías)

Acuérdate de comer frutas y vegetales, alimentos integrales, productos lácteos bajos en grasa y carnes magras. Si tomas vitaminas, siéntete segura de que estás haciendo lo necesario para llevar un embarazo saludable.

 Un artículo de the HUGGIES® Brand

Imprimir

La piel durante el embarazo | ¿Qué le pasa a la piel durante el embarazo?

¿Qué le pasa a la piel durante el embarazo?

Tienes el hermoso brillo del embarazo y, tal vez, unas inesperadas sorpresas en la piel también. Mamás dermatólogas te explican e informan sobre que hay que hacer.

¿Qué pasa con los granos? Las hormonas durante el embarazo pueden ponerse combativas en el primer trimestre, causando acné. La Dra. Debra Jaliman de Nueva York, portavoz de la Academia Americana de Dermatología y mamá de un niño, sugiere usar un producto suave de limpieza y una crema hidratante que no contenga aceites; también sugiere averiguar con el doctor antes de usar cualquier tratamiento para el acné puesto que se debe evitar el uso de ciertos medicamentos durante el embarazo. Afortunadamente, un aumento de estrógeno durante los otros trimestres puede aclarar la piel. "Ahora que estoy en mi sexto mes, mi cara nunca ha estado tan suave", dice Amy Golding, una futura mamá de Allentown, Pennsylvania.

¿Qué pasa con las estrías? Dra. Dina Strachan, dermatóloga de Manhattan y mamá de un bebé dice que las rayas de color rosado vivo (¡vaya, son unas medallitas de honor!) son causadas por la rotura de los tejidos elásticos; con el tiempo perderán intensidad. Se puede aclarar las estrías con el uso de cremas a base de ácido retinoico, pero no las uses hasta después de que nazca el bebé.

¿Qué es esa raya negra? Técnicamente conocida como la "línea negra", es aquella raya que corre por la barriga creciente desde el ombligo hacia abajo; no es ninguna señal de alarma para tu doctor. Más bien culpa a las fastidiosas hormonas y ni te preocupes, desaparecerá después del embarazo.

¿Qué pasa con las manchas oscuras? También reconocidas como "máscara de embarazo" (o melasma), son aquellas manchas temporales en la cara causadas por una combinación de cambios hormonales, la genética y el color de la piel. Exposición al sol puede empeorarlas. Asegúrate de usar protector solar con al menos 15 SPF de protección de UVA/UVB. Generalmente las manchas desaparecen después del embarazo, aunque pueden permanecer más tiempo para mujeres con piel más oscura.

¿Qué pasa con los lunares? Cambios de pigmentación pueden producir lunares nuevos o volver más oscuros los lunares existes. Aunque normalmente son inocuos, consulta con el doctor si aparecen lunares nuevos o hay cambios en los lunares existentes. "Cuando estuve embarazada de mi hijo, me apareció un bulto pequeño en el hombro", recuerda Jennifer Katz, mamá de dos niños, en Manassas, Virginia. "El dermatólogo me lo quitó fácilmente en el consultorio. ¡Afortunadamente, el único efecto secundario en la piel fue el brillo de embarazo! ¡Tenía las mejillas constantemente rosadas!"

Imprimir

¿Cuándo, cuándo llegará el bebé?

Ya van casi nueve meses y el glamour se ha terminado oficialmente. Te duele la espalda, los pies y hace semanas que no duermes una noche completa, ¡es hora de que esto se termine!

Lamentablemente, tu bebé tiene sus propios planes y pueden no ser lo que tenías en mente (por ejemplo, tu fecha de parto puede pasar sin ninguna contracción). Mientras tanto, ya estás más que cansada de los pantalones para embarazadas, de que los extraños te toquen y del recordatorio constante de: "¡Vaya, te estás poniendo GORDA!"

Es muy difícil no sentirte frustrada, incómoda e inquieta durante los últimos días del embarazo. No te desanimes, porque tenemos algunos consejos para relajarte antes del gran día. ¡Relájate, pon los pies (hinchados) en algo y lee!

Distracciones divertidas

Muévete, nena. Hacer ejercicio puede parecer lo último que quieras hacer, pero con la autorización de tu médico, inténtalo. Los movimientos correctos pueden aumentar tu flexibilidad, fortaleza, circulación y te ayudarán a prepararte para el parto. Prueba con yoga para embarazadas; es bueno para reducir la hinchazón, el dolor de espalda y de piernas, y el insomnio además de ser una práctica relajante (asegúrate de buscar una profesora que tenga una idea acabada del embarazo y sepa las posiciones que deben evitarse). Si te sientes especialmente limitada a la altura del diafragma (la panza te aplasta los pulmones), pasa unos minutos en cuatro patas, respira profundo, el peso del bebé va a bajar y te permitirá descansar de la presión.

Date un masaje en los pies. O en la espalda o un tratamiento corporal. Visita a un masajista local especializado en masajes prenatales para una experiencia maravillosamente relajante. Hecho correctamente, el masaje puede aliviar las áreas doloridas, relajar los músculos tensos y hacerte sentir bien en general. Los masajistas a menudo ofrecen camillas con huecos para la panza o te hacen acostar de costado con una almohada de apoyo.

Cuídate. Probablemente ya pasaste el punto en el que puedes alcanzar tus pies para hacerte la pedicuría entonces, ¿por qué no visitar el salón de belleza para un servicio profesional? Si la pedicuría no es lo tuyo, ¿qué tal un fabuloso corte de cabello (quizás algo divertido pero fácil de mantener durante las semanas siguientes) o un para de pendientes que te hagan sonreír? Si te cuesta ser positiva sobre tu apariencia en estos días, date un gusto con un tratamiento de belleza que te haga sentir bien.

Mantenerse productiva

Ocúpate. Minimiza el tiempo que le dedicas a mirar el calendario llenando tu agenda de tareas sencillas. Involúcrate en algo que disfrutes hacer, ya sea un hobby, un proyecto de trabajo o sólo almorzar con amigas, ¡así te concentrarás en algo que no sea tu panza!

Enfrenta tus miedos. Aprovecha este momento para aprender tanto como sea posible acerca del parto y habla con tu sistema se apoyo sobre tus miedos. El miedo puede ralentizar el trabajo de parto y provocar dolor durante el parto en sí, por lo que es importante enfrentar tus preocupaciones con antelación. Infórmate sobre tus opciones y técnicas útiles para ayudarte con las partes del trabajo de parte que más te preocupan.

Prepara la casa. Puede ser difícil de creer, pero ese bebé va a comenzar a moverse por la casa cuando menos te lo esperes. Además de las medidas de seguridad que ya tomaste (como nada de camas blandas y los barrotes de la cuna con menos de 2 3/8 pulgadas de ancho), considera tomar medidas de seguridad adicionales para asegurar la seguridad de tu bebé. Los expertos en seguridad infantil recomiendan, entre otras cosas, retirar las cuerdas de las persianas, guardar bajo llave los productos de limpieza y los medicamentos de la casa e instalar tapas de seguridad en los enchufes.

Cuándo llamar al médico

Nunca debes dudar en contactar a tu médico si notas algo fuera de lo normal en los últimos días del embarazo. Algunos síntomas que justifican una llamada incluyen:

  • Sangrado vaginal, en especial si la sangre es rojo brillante
  • Dolores de cabeza, visión borrosa, hinchazón en los brazos, las manos o la cara o dolor debajo de las costillas
  • Aumento de peso o fiebre repentinos o sin razón aparente
  • Disminución de las deposiciones

Desde luego, notar signos de que estás entrando en trabajo de parto en general es un buen motivo para llamar. Asegúrate de estar bien informada sobre los indicadores de cómo avanza el trabajo de parto, así que siéntete confiada de poder llamar a tu médico en el momento indicado.

Mantenerse optimista

Mantener una actitud positiva puede ser un desafío mientras soportas la incomodidad del tercer trimestre y el creciente deseo (¡Por fin!) de conocer a tu bebé, pero trata de recordar que es sólo una situación temporaria. Pronto, tu mundo estará revolucionado de muchas maneras increíbles, cansadoras y milagrosas. Tómate los últimos días para respirar, conectar contigo misma y disfruta la expectativa.

Imprimir

Viajar con la nueva panza

Ya sea que estés planeando una última aventura para los dos solos, tengas un viaje de negocios o te tomes un fin de semana, es un poco diferente ahora que estás embarazada. Te damos algunos puntos que debes tener en cuenta al viajar durante el embarazo.

Para la viajera embarazada

  • El segundo trimestre es el mejor momento para viajar. Probablemente ya haya pasado la sensación de mareo y náuseas del primer trimestre así como el riesgo de aborto espontáneo y todavía no estás en el primer trimestre, en el que el parto se hace cada vez más inminente.
  • Trata de planificar vacaciones relajantes, no recorridos importantes. Durante el embarazo aumenta el torrente sanguíneo, tu centro de gravedad cambia y tus articulaciones se aflojan...tómatelo con calma.
  • En la ruta o en el aire evita permanecer sentada por períodos prolongados, trata de caminar al menor cada una o dos horas. En un avión o tren, una caminata por el pasillo puede ayudar a activar tu circulación. También visita el baño frecuentemente.
  • Come y bebe regularmente. En especial cuando vas a viajar sentada por períodos más prolongados de lo habitual, como muchas fibras y bebe mucho líquido para evitar la deshidratación, la constipación y otros problemas digestivos.
  • Habla con tu médico antes de irte si vas a viajar a más de una hora o dos de casa o a cualquier lugar con condiciones climáticas extremas (calor, frío, altura). Si tienes un embarazo de alto riesgo y estás cerca del parto, es posible que te aconsejen que no viajes.
  • Muchas aerolíneas no permiten viajar a mujeres con más de 34 semanas de embarazo, al menos no sin la autorización de un médico. La altitud no precipitará el parto, lo que les preocupa es la posibilidad de que las posibilidades de que el trabajo de parto comience espontáneamente son mayores cuando estás cerca de llegar a término. Si comienzas el trabajo de parte en el aire, tienen que aterrizar rápido y llevarte a un hospital. (Nunca viajes en un avión con cabina no presurizada).
  • Considera la posibilidad de llevar tu historia clínica contigo y averigua el nombre del hospital más cercano a tu destino que atienda nacimientos; esto es particularmente importante si todavía no estás a término.
  • Si vas a viajar fuera del país, averigua si necesitas aplicarte alguna vacuna (fiebre amarilla, fiebre tifoidea, cólera, meningitis meningocócica) y si es seguro aplicártelas durante el embarazo. También ten en cuenta los medicamentos que deberás tomar para evitar infecciones parasitarias como la malaria.
  • Finalmente, usa siempre el cinturón de seguridad sobre la pelvis.

Imprimir

Toma el trabajo y...

Has decidido dejar de lado las retribuciones financieras del mundo laboral por las retribuciones emocionales de ser una madre ama de casa, al menos por un tiempo. ¿Existe una manera de dejar de trabajar en buenos términos?

Actualiza tus registros. Antes de informarle a tu jefe que estás embarazada, haz planes para el futuro lejano en el que consideres la posibilidad de volver a trabajar. Actualiza tu currículum antes de irte mientras todavía recuerdas todos tus logros. Asegúrate de contar con la información de contacto de tus compañeros de trabajo y contactos comerciales. Los sitios de conexiones laborales como Linked In (www.linkedin.com) pueden ayudarte. En unos años, puede resultarte difícil recordar los apellidos de tus colegas y ni hablar de los detalles de los proyectos que compartieron. También es conveniente que modifiques tu información de contacto con publicaciones comerciales y organizaciones profesionales, ellos pueden ayudarte a estar al tanto de los eventos más importantes en tu área desde tu casa.

Considera la posibilidad de trabajar medio día desde tu casa. Tu empleador puede ofrecerte esa opción. Ten en cuenta que es casi imposible trabajar y ocuparse de un bebé o un niño pequeño, pero su consigues una niñera y el precio es adecuado, puede valer la pena considerarlo. También puedes ofrecerte a probar un acuerdo de horario flexible durante una o dos semanas.

Renunciar. Si vas a renunciar, lo habitual es dar un preaviso de dos semanas por cortesía. Pero si falta poco para una época de mucho trabajo, como la temporada de impuestos para los contadores o las fiestas para las tiendas minoristas, es un buen gesto dar el preaviso con más antelación. También es bueno ofrecerte a capacitar a la persona que te reemplace o dejar notas para ayudar a tu sucesor a adaptarse.

No olvides tu 401(k). Si tienes un plan de ahorro patrocinado por tu empleador y quieres transferir los fondos de dicho plan a una cuenta de retiro individual.

Sandy y Marcie Jones son las autoras de Great Expectations: Baby's First Year (Grandes expectativas: El primer año del bebé). Pide una copia en Barnes & Noble

Imprimir

Datos interesantes de la parte baja

El embarazo cambia todo tu cuerpo, incluyendo tu sistema digestivo. Incluso antes de que la prueba de embarazo dé positivo, puedes notar que tu estómago está más sensible de lo normal. Durante los siguientes nueve meses, vas a experimentar más cambios. Comprenderlo puede ayudarte a manejarlo.

De acuerdo. Fui yo. El embarazo también ralentiza el proceso digestivo. Eso ayuda a qué tú y el bebé absorban más nutrientes de los alimentos, pero también permite que los alimentos fermenten en tu estómago durante más tiempo. Y como una cerveza que ha sido sacudida, toda esa fermentación puede hacer que los gases se acumulen. Si las flatulencias son un gran problema, es aconsejable tomar un complemento dietario antigases a base de encimas o medicamentos antigases de venta libre.

Entonces, ¿por qué no puedo hacer? La digestión lenta puede provocar constipación, que a su vez puede provocar hemorroides. Las hemorroides son venas y tejidos conjuntivos alrededor de la abertura del recto que se inflaman. La presión del peso del bebé al final del embarazo también puede ser un agravante. Ten cuidado de no forzarte ni de permanecer demasiado tiempo en el baño; si no ocurre nada, inténtalo más tarde y pídele a tu médico que te recomiende o te recete un ablandador de materia fecal.

Ayuda para el dolor de... Podrás prevenir (o al menos posponer) las hemorroides incorporando mucha fibra a tu dieta; los expertos recomiendan entre 25 y 35 gramos diarios durante el embarazo. Beber mucha agua y hacer una caminata después de comer también puede ayudar a mover tu sistema digestivo.

En caso de hemorroides severas, prueba sentarte en la bañera con agua tibia y una taza de bicarbonato de sodio. También es seguro utilizar ungüentos y las toallitas medicadas para las hemorroides durante el embarazo. Y vaya si pueden ser realmente útiles.

Sandy y Marcie Jones son las autoras de Great Expectations: Your All-in-One Resource for Pregnancy & Childbirth (Grandes expectativas: Tu recurso integral para el embarazo y el parto). Pide una copia en Barnes & Noble

Imprimir
Buscar contenido
Cerrar
close

Nuestro sistema de puntos ha cambiado

Estamos cambiando nuestro sistema de Puntos de Recompensa para mejorar nuestro programa de Recompensas Huggies® y ofrecerte más formas de ganar puntos. Estamos multiplicando por 10 el costo de los artículos de Recompensas. Pero no te preocupes, ¡tu saldo de puntos también se multiplica por 10!

Our Points structure has changed

Mira cómo han cambiado las Recompensas

Mira este video útil para saber más acerca de todas las grandes mejoras introducidas en el programa de Recompensas Huggies®.

Dile adiós a los códigos de recompensas

¡Lo pediste, lo tienes! Presentamos dos nuevas maneras de obtener tus puntos de Recompensas Huggies® al comprar: el envío de un recibo y la vinculación de una tarjeta de fidelización, exclusivo de Recompensas Huggies®

Huggies Rewards Submit Receipts instead of Rewards Codes

Envía tus recibos

¡Hay una manera más rápida de obtener tus Puntos de Recompensas Huggies®! Sube y envía una foto de tu recibo de compra de pañales y toallitas Huggies® para ganar puntos. Además, ¡podrás duplicar los puntos cuando envíes tu primer recibo! 

Enviar mi primer recibo
Huggies Rewards Submit a receipt for points

¡Gana más puntos!

¡Ahora hay más formas de ganar puntos! Desde leer artículos y realizar encuestas, hasta compartir en Facebook y Twitter. ¡Más formas de ganar significan más maneras de amar a Huggies®!


Mi página de puntos extra
Huggies Rewards Contact Us

¡Bienvenido/a, !

We're Sorry. The Huggies Rewards service is under maintenance and is temporarily unavailable. Please try again later.

Súmate a Recompensas Huggies

Al hacer clic en REGÍSTRATE, aceptas los Términos y condiciones de Huggies®Recompensas.

¡Regístrate ahora y recibe 500 puntos gratis! También comenzarás a ganar puntos de recompensa por todas tus compras. Los puntos obtenidos pueden canjearse por tarjetas de regalo, pañales y toallitas gratis, ¡y muchísimo más!

Por salir de esta página, se cerrará la sesión de su cuenta de Huggies. Por favor, complete su perfil para seguir conectado en

Volver arriba

©2016 KCWW.TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

AdChoices