Quiero precisar más mis resultados
Filtrar
Cerrar filtro
Tipo de contenido
Edad del bebé

Cambio de pañales

¿Quién hubiera dicho que algo tan simple como cambiar los pañales de tu bebé podía generarte tantas dudas? Huggies te ofrece datos, consejos e instrucciones para que el cambio de pañales sea un momento feliz.

Lo lamentamos, no hemos encontrado resultados.

  • Utilice menos filtros
  • Restablecer sus criterios y probar diferentes filtros

O intentan navegar todas las categorías .

Consejos para cambiarle el pañal a un recién nacido| La verdad de los pañales | Huggies.com

La verdad de los pañales: Lo bueno, lo malo y lo apestoso

¿Hiciste qué con el pañal? Las mamás comparten contigo sus historias con los pañales.

El "¡te toca a ti!": "Cuando el bebé lloraba durante la noche, le pedía a mi esposo que lo atendiera. Mi esposo se levantaba para cambiar el pañal y yo me quedaba dormida de nuevo. Me lo merecía. Esta tarea me tocaba a mí durante el día, todos los días. ¡Le dejé el turno de la noche a mi esposo! En su defensa, jamás se quejó".
—Sally Newman, mamá de un niño en Flint, Michigan


¡Estás contratada! Siempre me preocupaba por que se me fueran a acabar los pañales en el momento menos pensado. Por eso los guardaba en todo lugar donde pudiera - en la canasta de revistas de la sala, en la guantera del carro y hasta en los bolsillos de mi chaqueta. Cuando mi hija ya tenía 18 meses, fui a una entrevista para un trabajo que quedaba más cerca de la casa. Ese día me dio un resfriado. Durante la entrevista metí la mano en el bolsillo en busca de un pañuelo y - ¡uy!— ¡era un pañal talla 4! La mujer a cargo de la entrevista se río y me dijo que también era mamá. Fue un buen rompehielos. ¡Ah, y me dieron el trabajo!".
—Monique Snyder, San José, California


El pánico al popó: "Un día, cuando mi bebé, que tenía 2 semanitas de nacido, estaba descansando de lo más bien en su sillita mecedora, escuche repentinamente un sonido raro tipo metralleta viniendo de su cuarto. ¡Era popó! Al bebé lo limpié, lo coloqué de nuevo en la sillita y pasó otra vez. Y otra vez. Ya era tarde y, en pánico, llamé al número de emergencia del pediatra. El doctor me devolvió la llamada, me escuchó y me dijo que no me preocupara. Los popós tipo mostaza son completamente normales para los bebés que amamantan. No podía creer lo nerviosa que me puse, pero me sentí bien al llamar al doctor. Aunque parecía una loca al teléfono, valió la pena asegurarme, gracias al doctor".
—Chelsea Brodie, mamá de un niño, San Francisco, California

Utiliza los halagos a tu favor: "Siempre lograba que mi esposo cambiara los pañales muy muy sucios con decirle, "¡el bebé te quiere ver!" –y entregándole el bebé. Aunque me miraba con incredulidad, igual nunca fallaba".
—Sarah Ludwig, mamá de cuatro niños, Chelsea, South Dakota

El cambio es bueno: "Bueno, esto puede sonar un poco raro, pero siempre me gustó cambiarle los pañales de mis bebés. Me mantenía súper ocupada con las tareas: alimentando, sacando los gasecitos, limpiando la casa y tratando de respirar. Pero cuando ponía al bebé en el cambiador, era nuestro momento a solas. Nos mirábamos a los ojos, les cambiaba los pañales y les daba besitos en sus barriguitas. Claro que no me gustaban esos popós atroces, pero, en general, me gustaba cambiarles los pañales".
—Ellen Tannan, mamá de dos niños, Maplewood, Nueva Jersey

Imprimir

Vamos a cambiar los pañales, paso por paso

Poniendo pañales

Es importante elegir un lugar seguro para cambiar a tu pequeño. Incluso si está amarrado en el cambiador, puede escurrirse y salir, así que siempre mantén una mano sobre tu bebé. Colocamos un móvil por encima del cambiador para mantener a nuestro pequeño ocupado durante el cambio de pañal.

Cuando cambio a mi hija, tenemos un cambiador y todo lo que necesito en un área en la alfombra. De esa manera, no debo preocuparme por que mi hija acróbata termine aterrizando en el piso.

Antes de cambiar (o colocar) el pañal, es una idea inteligente contar con todo lo que necesitarás a mano y en un lugar seguro (fuera del alcance del bebé).

Lista:

  • Pañales limpios (algunos, en caso de que se salga una pestaña o que el bebé se ensucie inmediatamente)
  • Toallitas húmedas
  • Unidad de desecho de pañales (cubeta para pañales, Diaper Genie, cubeta de basura o bolsa)
  • Crema para el cambio de pañal (opcional)

Personalmente, yo no uso talco (incluso cuando hace calor), dado que la mayoría de los talcos para bebé se esparcen por todos lados (y no queremos que nuestro bebé lo aspire), así que, en su lugar, uso maicena. La maicena puede actuar como alimento de muchos tipos de bacteria (como las que causan candidiasis). De todos modos, ¡si quieres usar talco, es tu decisión!

Paso por paso

Estos son mis consejos para cambiar los pañales, un paso a la vez.

  1. Asegúrate de que tus manos estén limpias.
  2. Si estás cambiando al bebé en el cambiador de una tienda o incluso en el auto, coloca una toalla debajo del pequeño... por si acaso.
  3. Desabrocha los alfileres/el cubrepañal (si estás usando pañales de tela) o afloja las cintas del pañal descartable.
  4. Controla el contenido del pañal. Si está muy desparramado, es recomendable tener a mano toallitas adicionales (o un trapo).
  5. Si hay movimiento intestinal, utiliza el frente del pañal para empujar las heces hacia la cola del bebé. Luego dobla la parte frontal sobre la parte posterior, manteniendo el movimiento intestinal dentro de pañal, de modo que la cola del bebé se apoye por afuera de la parte frontal del pañal.
  6. A continuación, limpia el área del pañal, con cuidado de limpiar todos los pliegues y moviendo las heces hacia la cola del bebé. (Las niñas siempre deben limpiarse desde el frente hacia atrás, para evitar infecciones del tracto urinario y otro tipo de infecciones). Si estás cambiando a un niño, querrás protegerte a ti misma y a otras personas que estén mirando colocando un pañal (o un trapo) sobre el pene del bebé. ¡Nunca sabes cuando se producirá un llamado de la naturaleza, y a veces el aire frío que viene de afuera generará la necesidad!
  7. Con una mano, sostén a tu bebé suavemente cerca de los tobillos, y levanta sus piernas para limpiarle la cola. Nuevamente, asegúrate de colocar un pañal sobre el pene del bebé.
  8. Aplica pomada si es necesario y controla la presencia de enrojecimiento (o roce en el área en la que las pestañas del pañal puedan haber frotado y enrojecido la piel del bebé).
  9. Para colocarle un pañal nuevo, levanta al bebé de modo que puedas deslizar el pañal nuevo por debajo de la parte de atrás del bebé. Puedes lograrlo fácilmente sosteniendo al bebé por los tobillos con una mano y deslizando la parte posterior del pañal (para quienes usan pañales descartables, la parte posterior del pañal es el lado que tiene las pestañas, sin decoración).
  10. A continuación, ajusta las pestañas con las tiras decoradas que están en el frente del pañal descartable. Recuerda no ajustarlas demasiado y asegúrate de colocar las cintas de modo que no tengan contacto con la piel del bebé. Si estás usando pañales de tela, ajusta las esquinas usando alfileres de gancho y colocando tus dedos entre el pañal y el bebé, para evitar lastimarlo.
  11. Controla que el pañal cubra la parte de atrás del bebé completamente y que no esté demasiado ajustado en el área de las piernas o el estómago. Asegúrate de que los bordes del pañal no se hayan metido para adentro.
  12. Desecha el pañal sucio y lávate las manos.
  13. ¡Ahora estás lista para vestir a tu pequeño!

Imprimir

¿Cuáles son tus truquitos para cambiar al bebé a las carreras? | HUGGIES®

¡CONSEJOS DE MAMÁS!

¿Cuáles son tus truquitos para cambiar al bebé a las carreras?

Unos buenos truquitos para enfrentarte a las situaciones sucias cuando estés de marcha, gracias las mejores expertas de todos: las mamás.

Ten a mano un mínimo de tres pañales. "Siempre tengo al menos tres pañales en la pañalera: uno para la ensuciada segura, otra para la ensuciada de sorpresa y el tercero en caso de emergencia."

—Lori Rosen de Summit,Nueva Jersey; una madre de dos

Estate preparada. "Aprendí de los programas de cocina una técnica que se llama ‘mis èn place’ que significa ‘todo alistado’. Los chefs saben que haciendo todas los preparativos del caso les facilitarán el trabajo. He empleado está técnica con los pañales. Me aseguro de estar lista – con toallitas, una bolsa plástica y un cambio de ropa, todo antes de quitar el pañal".

—Taylor Newman de Austin, Texas; madre de un hijo.

Crea una distracción. "Mi móvil es mi truquito secreto. Pongo música infantil, lo ubico en el cambiador y mi bebé se queda cautivado".

—Stephanie O’Hara de Long Island, Nueva York; madre de un hijo.

Sé limpia. "Tengo una botellita de desinfectante de manos en la pañalera. Tengo más en casa. Uso el desinfectante después de cambiar al bebé para limpiarle los pies, las manos y cualquier otra parte que se haya ensuciado."

—Peggy Cheng, Oakland, California; una madre de dos.

Consigue un colchón cambiador portátil. "Me gusta usar un cambiador que se llama el Skip Hop Pronto. Es una bolsa sin asas que se convierte en un colchón cambiador. Viene con bolsillos para guardar toallitas, pañales y loción. También es muy delgado y cabe en esos no muy higiénicos cambiadores públicos, el baúl de mi carro o hasta en el suelo".

Nora McCarthy, Norwalk, Connecticut; madre de dos niños.

Sé chic. "Me compré un bolso extra grande, pero muy elegante. Hay espacio para las cosas del bebé y las mías. Si me toca cambiar al bebé fuera de la casa, tengo todo al a mano. ¡En vez de mamá cachivachera, me siento una mamá muy femenina!"

—Pamela Yonkin, Portsmouth, New Hampshire; madre de dos niños.

    

Imprimir

¿Qué hace que un pañal sea muy bueno?

Imprimir

Lista de la pañalera de mamá

Imprimir
Buscar contenido
Cerrar
close

Nuestro sistema de puntos ha cambiado

Estamos cambiando nuestro sistema de Puntos de Recompensa para mejorar nuestro programa de Recompensas Huggies® y ofrecerte más formas de ganar puntos. Estamos multiplicando por 10 el costo de los artículos de Recompensas. Pero no te preocupes, ¡tu saldo de puntos también se multiplica por 10!

Our Points structure has changed

Mira cómo han cambiado las Recompensas

Mira este video útil para saber más acerca de todas las grandes mejoras introducidas en el programa de Recompensas Huggies®.

Dile adiós a los códigos de recompensas

¡Lo pediste, lo tienes! Presentamos dos nuevas maneras de obtener tus puntos de Recompensas Huggies® al comprar: el envío de un recibo y la vinculación de una tarjeta de fidelización, exclusivo de Recompensas Huggies®

Huggies Rewards Submit Receipts instead of Rewards Codes

Envía tus recibos

¡Hay una manera más rápida de obtener tus Puntos de Recompensas Huggies®! Sube y envía una foto de tu recibo de compra de pañales y toallitas Huggies® para ganar puntos. Además, ¡podrás duplicar los puntos cuando envíes tu primer recibo! 

Enviar mi primer recibo
Huggies Rewards Submit a receipt for points

¡Gana más puntos!

¡Ahora hay más formas de ganar puntos! Desde leer artículos y realizar encuestas, hasta compartir en Facebook y Twitter. ¡Más formas de ganar significan más maneras de amar a Huggies®!


Mi página de puntos extra
Huggies Rewards Contact Us

¡Bienvenido/a, !

We're Sorry. The Huggies Rewards service is under maintenance and is temporarily unavailable. Please try again later.

Súmate a Recompensas Huggies

Al hacer clic en REGÍSTRATE, aceptas los Términos y condiciones de Huggies®Recompensas.

¡Regístrate ahora y recibe 500 puntos gratis! También comenzarás a ganar puntos de recompensa por todas tus compras. Los puntos obtenidos pueden canjearse por tarjetas de regalo, pañales y toallitas gratis, ¡y muchísimo más!

Volver arriba

©2016 KCWW.TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

AdChoices