Quiero precisar más mis resultados
Filtrar
Cerrar filtro
Tipo de contenido
Edad del bebé

Actividades y juego

Conseguir que tu pequeño duerma como un bebé puede ser más difícil de lo pensado. Huggies ha compilado artículos, consejos y respuestas para que tú y tu bebé duerman como angelitos.

Lo lamentamos, no hemos encontrado resultados.

  • Utilice menos filtros
  • Restablecer sus criterios y probar diferentes filtros

O intentan navegar todas las categorías .

Zapatos para los niños pequeños |Como comprarle los zapatitos a los pequeños| Huggies.com

5 consejos para comprarle los zapatos al pequeño
Los zapatitos chiquititos son muy preciosos. Sin embargo, comprando zapatos a los niños es más que un asunto de moda. Fíjate en esta guía sencilla para comprar zapatos.


En el baby shower, lo más seguro es que te van a regalar un par de zapatos ultra-requeté pequeños. ¿Preciosos? Pues claro. ¿Necesarios? Para nada. "Los recién nacidos no necesitan zapatos hasta que caminen bien", dice Ron Raducanu, M.D., un podiatra y presidente de la organización American College of Foot and Ankle Pediatrics. "En casa, si es un ambiente seguro, los pequeños ni siquiera necesitan zapatos; pero afuera sí".

Consejos a tener en cuenta cuando estás de compra:

  1. Ve a la tienda. Para ti, está bien comprar los zapatos en línea. Para los niños, en cambio, es mejor que se prueben los zapatos (y que caminen en ellos) para determinar si la talla está bien.
  2. Evita las suelas ligeras. Los niños que apenas están caminando necesitan zapatos con suelas firmes para el soporte máximo. "Si eres capaz de enrollar el zapato, no lo compres", dice el Dr. Raducanu.
  3. Dale suficiente espacio para los deditos. Escoge un zapato con una punta amplia. "Desde el año y medio hasta los 2 años de edad, el pie es aún muy moldeable", dice el Dr. Raducanu. Esto significa que los ligamentos y los huesos son tan blandos que le puedes cambiar la forma del pie con un zapato muy angosto o muy apretado.
  4. Ensaya la talla. Si no hay un vendedor disponible, coloca la suela del zapato contra la planta del pie del pequeño para comparar la talla. Ponle el zapato. El pie debe de entrar sin problemas, con media pulgada de espacio sobre el dedito grande - un poco menos que la anchura de una moneda.Si tu chiquitín se cae al caminar con los zapatos, lo más seguro es que son muy grandes. Si le notas marcas rojas en los pies al quitarle las medias, lo más seguro es que los zapatos son muy apretados.
  5. Compra las chanclas apropiadas. Las chanclas y las chanclas de espuma no ofrecen ningún soporte y pueden causar esguinces. Son mejores las sandalias deportivos, que dan soporte al tobillo. ¡Qué les vaya bien en la busca!

Imprimir

¡La educación con música es lo más!

Dicen que la música es el lenguaje universal. No importa de dónde vienes o cuál es tu pasado, una buena melodía es algo que todos pueden disfrutar y comprender. Entonces la música debe tener algo, ¿no?

  1. La música estimulará el poder de su cerebro.

    ¿Quieres darle a tu hijo una ventaja mental? La música puede hacer eso. "Cada vez más estudios demuestran una correlación entre el logro académico más alto con los niños que están expuestos a la música", dice la especialista en música para niños, Meredith LeVande de MonkeyMonkeyMusic.com. "La música simplemente estimula partes del cerebro que están relacionadas con la lectura, la matemática y el desarrollo emocional".

  2. La música mejorará su memoria.

    ¿Dónde guardé ese zapato? Ésa es una pregunta que se hace demasiadas veces en demasiados hogares con niños. Ayuda a tus hijos a recordar más (y aprender más) con música. "Una investigación más profunda ha demostrado que la participación en la música a una edad temprana puede ayudar a mejorar la capacidad de aprendizaje de un niño y su memoria, ya que estimula patrones diferentes del desarrollo cerebral", dice el Maestro Eduardo Marturet, director de orquesta, compositor y director musical de Miami Symphony Orchestra.

  3. La música los ayuda socialmente.

    Según los expertos, elegir un instrumento puede ayudar a tu hijo a insertarse en el ámbito social. "Socialmente, los niños que participan en un grupo o conjunto musical aprenden habilidades de vida importantes", dice Marturet, quien también supervisa el programa de artistas jóvenes MISO en el sur de Florida, el cual les permite a los músicos jóvenes afinar sus habilidades musicales como parte de una orquesta profesional.

  4. La música genera confianza.

    ¿Existen algunas áreas de vida que no se mejoran con una buena confianza? Probablemente no. Y si quieres que tu hijo desarrolle su confianza, aprender a tocar un instrumento musical puede ser muy útil.

    "Descubren que pueden desarrollar una habilidad ellos mismos, que pueden mejorar cada vez más", dice Elizabeth Dotson-Westphalen, maestra de música e intérprete.

  5. La música enseña paciencia.

    Vivimos en un mundo de satisfacción instantánea, pero la vida real requiere paciencia. Cuando tocas en una banda u orquesta (y la mayoría de los músicos lo hacen), debes estar dispuesto a esperar tu turno para tocar; de lo contrario, el sonido es un desastre. Eso enseña involuntariamente paciencia. "Para hacer música, es necesario que todo el grupo trabaje junto", explica Dotson-Westphalen.

  6. La música puede ayudarlos a conectarse.

    ¿Quién no se siente algunas veces desconectado de su vida? La música puede ser una conexión necesaria para los niños (y los adultos también). "Puede satisfacer la necesidad de relajarse de las preocupaciones de la vida, pero a diferencia de las otras cosas que las personas usan con este fin, como comer en exceso, beber, mirar televisión o navegar por Internet sin un objetivo, la música hace que las personas se sientan más vivas y conectadas unas con otras", dice Michael Jolkovski, psicólogo especialista en músicos.

  7. Es un aprendizaje constante.

    En algunas actividades, nunca podrás aprender realmente todo lo que hace falta. La música es así. "Es inagotable, siempre hay algo más para aprender", dice Jolkovski.

  8. Es una forma de expresión fabulosa.

    Las personas hablan de la boca para afuera sobre expresarse uno mismo. ¿Pero cómo pueden lograr eso los niños? Una forma maravillosa es a través del arte, como la música. "La música brinda placer y expresa los matices de la vida emocional para los cuales no hay palabras", dice Jolkovski.

  9. Enseña disciplina.

    Hay una broma antigua que dice: "¿Cómo llegas a Carnegie Hall?" ¿La respuesta? "Práctica, práctica, práctica". Para mejorar en la música, debes tener un buen rendimiento en clases y dedicar tiempo a practicar fuera de clase también. Eso requiere disciplina. "La clave es exponer a los niños a los instrumentos musicales. Ellos sienten una curiosidad natural por éstos y se entusiasman mucho, y la disciplina que los padres Y niños aprenden al seguir con el instrumento es una lección en sí misma", dice Mira Stulberg-Halpert de 3D Learner Inc., que trabaja con niños que tienen trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

  10. Fomenta la creatividad.

    Por sobre todas las cosas, tocar música, especialmente a medida que los niños prosperan a niveles más avanzados, es una actividad creativa. La creatividad es buena para la mente, el cuerpo y el alma.

Imprimir

El cumpleaños del bebé, ¿una fiesta o la ruina económica?

Un día después del segundo cumpleaños de su hijo, un papá describió la fiesta: “Lo tuvo todo. Muchos niños, globos, montones de regalos, juegos y preferencias en la fiesta, una torta grande y helado. Todos se divirtieron menos Jason. Él se pasó todo el tiempo llorando”.

Probablemente, “todo” puede haber sido demasiado para Jason. Quizás se hubiera sentido más cómodo con una fiesta a menor escala. Con frecuencia, los padres del bebé planean una fiesta de cumpleaños como las que recordaban de su infancia, sin darse cuenta de que las fiestas que recuerdan probablemente ocurrieron cuando tenían siete u ocho años, ¡no sólo dos! Cuando hay demasiado alboroto, los bebés pueden sentirse abrumados y confundidos. 

Las mejores fiestas para los bebés son pequeñas y sencillas. Entonces, ten en cuenta estos consejos cuando planifiques la fiesta de cumpleaños de tu bebé:

Limítate a una lista de invitados y a actividades adecuadas para el bebé

Para maximizar la diversión y minimizar el estrés, invita sólo a pocos niños (tres o cuatro como mucho), programa la fiesta para que no coincida con el horario de la siesta y evita los juegos competitivos.

Sin regalos por favor

Ten en cuenta que los niños de dos años no comprenden el concepto de “cumpleaños” y esperarán recibir regalos propios si les dan regalos al bebé del cumpleaños. Para evitar escándalos y herir los sentimientos, puedes pedirles a las mamás de los invitados que no lleven regalos. O bien, tener un regalo idéntico para que todos abran al mismo tiempo.

Mantén los juguetes guardados

Antes de que lleguen los invitados, guarda los juguetes que no utilizará para los juegos de la fiesta. Como a los bebés les resulta difícil compartir, los juguetes adicionales pueden producir perturbaciones innecesarias. Intenta mantener la fiesta en una habitación y retira cualquier objeto que pueda dañarse, para que no tengas que preocuparte.

Es posible que sea tu primera vez entreteniendo a un grupo de niños de dos años. Si estás buscando una agenda para la fiesta del bebé, considera ésta:

  • Dale la bienvenida a cada invitado y deja que los niños jueguen de manera informal.
  • No esperes que tu hijo de dos años sea un buen anfitrión.
  • Después de un rato, lee un cuento para quienes quieran escucharlo.
  • Sirve refrescos. Los bebés rara vez comen mucha torta, así que prueba con las magdalenas o las galletas decoradas.
  • Siéntense en un círculo en el piso para cantar canciones y jugar en grupo.
  • Hagan girar una pelota grande de playa de un lado al otro. Jueguen juegos sencillos con los dedos o un juego de nombres como “¿Sabes parpadear? ¿Quién sabe aplaudir?”
  • Pongan música y hagan un desfile por toda la casa.
  • Hagan una fiesta breve. No debe durar más de una o dos horas.
  • Encárgate de que la hora de irse sea sencilla y alegre al entregarles recuerdos a los bebés a medida que se van.

Imprimir

Cómo interrumpir el chupete

La mayoría de los padres que permiten que sus pequeños usen chupete se preguntan cuándo interrumpirlo. Mi hijo tenía aproximadamente tres años cuando dejó de usar su chupete. No obstante, los pediatras no están de acuerdo con respecto al tiempo para interrumpir el uso del chupete, así que pregúntale al tuyo.

También ten en cuenta que hay algunas cosas que puedes hacer para facilitarle a tu bebé el abandono del chupete cuando sea el momento adecuado.

Establece límites para el chupete

Tu bebé no necesita usar el chupete todo el tiempo. Intenta mantener el uso limitado a los momentos estresantes o cuando se está relajando, digamos, a la hora de acostarse en lugar de la 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Dale otros consuelos

Tu bebé tiene las mismas probabilidades de encariñarse con una sábana o un juguete que con el chupete, pero estos elementos no irán a su boca. Los mimos también son una forma ideal de aliviar el estrés en los bebés y no involucran al chupete.

Atente a un cronograma

Un bebé que come y duerme a tiempo, es decir, antes de enojarse demasiado o de tener demasiado hambre, es un niño más feliz en todo momento, por lo tanto está menos inclinado a necesitar un chupete para calmarse. No permitas que tu bebé tenga demasiado sueño, hambre o se aburra demasiado si puedes evitarlo.

Imprimir

Grupis de guardería



A romper con la monotonía

Eres una mamá o un papá con un bebé de cinco meses, tu primer bebé. Aunque has vivido durante cinco años en la misma casa, te cuesta mucho encontrar otras personas como tú, mamás y papás que necesitan un respiro de la monotonía que generalmente los atrapa cuando cuidan a un bebé en casa.

¿Cómo encuentras a amigos con los que serás compatible, e igualmente importante, y que tengan hijos con quienes los tuyos disfrutarán de pasar tiempo juntos?

Si eres como Jan, una mamá en el sudoeste de Houston, lo lograrás con una combinación de charlas en la tienda de comestibles, un estilo gerencial pragmático y un radar bien entrenado para la empatía especial.

En 1998, Jan era esa mamá que buscaba compañía y oportunidades para que su hijo juegue con otros niños. Pronto encontró un grupo de miembros locales de una organización nacional de "mamás" y rápidamente pagó las cuotas anuales requeridas. Sin embargo, había un pequeño problema: el lugar de reunión del grupo y la mayoría de sus miembros estaban a una distancia de 20 minutos en auto de la casa de Jan. Veinte minutos para la mayoría de las personas de Houston pueden ser un tiempo de viaje promedio, pero para un padre primerizo que debe hacerse cargo de la bolsa de pañales y la rutina de llenar mamaderas para bebés que tienen su propio cronograma, cualquier distancia en auto de más de 10 minutos puede ser desalentadora.

Jan, quien nunca acepta pasivamente una situación que no sea viable, comenzó hacer su búsqueda en su lugar preferido, la tienda de comestibles.

"Cuando veía otra mamá con niños de la misma edad de mi hijo, comenzaba una conversación, hablaba durante algunos minutos y, si sentía esa empatía tan particular, le preguntaba si deseaba que intercambiemos números de teléfono", dice ella.

¿Qué sucedía si esa empatía tan especial no aparecía nunca?

"Finalizaba la conversación con un 'Gusto en conocerte' y me iba", explica.

Cómo crear tu propia guardería

En enero de 1998, después de reunir a siete otras mamás de pequeños gracias a sus bromas sobre hacer compras, Jan comenzó a organizar las reuniones semanales para un grupo.

"Al principio no había mucha organización. Llamaba a todas un lunes y les decía que nos juntáramos un jueves", explica Jan.

Una vez que el grupo creció gracias a los rumores y llegó a tener 15 mamás miembro, Jan aplicó sus habilidades como una ex gerente de una firma contable, y distribuyó a todas copias de un calendario con un mes de anticipación y una lista de teléfono.

Desde entonces, el grupo cuenta con un total de 57 cuidadores (algunos son abuelas o papás) que aparecen en la lista de correo electrónico de Jan, y 45 de éstos asisten activamente a cualquiera de los subgrupos que se han formado: Club de recetas, Noche de salida para las mamás, Viajes de estudio y Mamás que ayudan, además de las reuniones normales de los jueves, y todo esto se logró sin ninguna publicidad más que el boca en boca.

Aunque el grupo creció mucho, Jan dice que generalmente sólo entre 10 y 20 miembros y sus hijos se reúnen para cualquier actividad determinada. Todos los meses, las actividades programadas semanalmente incluyen un viaje de estudio, un día de artesanía y un día de música (que se realizan en los parques cercanos) y una visita al Museo para niños. Con respecto a la planificación de los viajes de estudio, Jan recuerda el primer año como el año más difícil; ahora simplemente utiliza los calendarios anteriores para ayudar a crear los nuevos. Los días de artesanía y música son organizados por mamás con un interés especial en esas actividades. Jan las llama a esas mamás y a las mujeres que lideran los otros subgrupos "mamás presidentas".

Aparte de las mamás presidentas que deben responder ante Jan para que ella pueda agregar sus planes en el cronograma, no hay una jerarquía en el grupo; no hay equipos ni comités ni consejo, sólo Jan, su PC y teléfono celular.

Jan dice que cree que tuvo mucha suerte en unirse a los miembros de su grupo, el cual, según ella, ha evitado problemas que requieran que alguien deba irse, o situaciones similares que son comunes en grupos grandes. Parte de la magia, según ella, está en su "regla de empatía especial", explicó a todos los miembros nuevos.

"Nuestros miembros reciben una invitación para que nos acompañen de personas que son sus amigos", dice Jan. Mientras que los miembros ocasionalmente y temporalmente se unirán según las edades de sus hijos, no se han formado nunca bandas exclusivas.

Jan ya no es miembro de la organización en la que debía pagar una cuota.

"Este grupo no me costó nada, nada de nada, y a través de él, las mamás se ofrecen apoyo mutuamente, piden y obtienen asesoramiento experimentado y nuestros hijos tienen los amigos que necesitan", explica Jan. La administración de la organización le brinda otros beneficios a Jan. "Me encanta la administración y me estaba estancando antes de comenzar con este grupo".

Algunos consejos

Por si crees que administrar el grupo le ocupa todo el tiempo de Jan, ella también es administradora de clase de un grupo de Jazzercise y representante de venta directa para una importante empresa de cosméticos. Admite ser una perfeccionista y tener mucha experiencia en administrar grupos; por lo tanto, cuando le pregunté cuáles eran algunos consejos que un padre "normal" debe saber antes de comenzar un grupo, ella sugirió:

  • No hagas publicidad. Permite que el grupo crezca lentamente y con seguridad a través de los rumores y la invitación personal.
  • No agregues los elementos adicionales (como Mamás que ayudan, en los que los amigos se apresuran en preparar cenas para un miembro que recién tuvo a su hijo o una cirugía) hasta el primer año. Tómate el primer año para crear un calendario de actividades semanales, y descubrir cuáles actividades disfrutan los miembros.
  • Si algo no funciona, cámbialo o elimínalo. Durante un tiempo, el grupo de Jan intentó reunirse los miércoles además de su reunión normal y comprobada de los jueves, pero desistió después de semanas de muy poca asistencia.
  • No gastes dinero en cosas como lugares de reunión (hasta las iglesias te cobrarán cierto dinero), boletines informativos impresos o correo. Utiliza las listas gratuitas de correo electrónico y reúnanse en lugares públicos. Además, no permitas que el costo de las actividades supere los $5, ya que la mayoría de los padres que están en casa deben reducir sus gastos.
  • No te preocupes por la asistencia. Habrá altibajos normalmente. El tamaño de un grupo no es tan importante como que los miembros tengan la misma onda con respecto a cosas importantes, como temas parentales.
  • Para mantener un toque personal, llama a los miembros en su cumpleaños y cuando se hayan ausentado durante un tiempo, para ver si todo está bien.
  • Evita los chismes.

Utiliza la "regla de empatía especial". Si dentro de los cinco minutos iniciales de la conversación, un padre expresa mucha negatividad sobre cualquier tema, considera eso como una alerta. Si no hay empatía especial, no hay invitación.

Desde los inicios del grupo, Jan agrandó su familia con otro hijo más y está esperando su tercer bebé para enero de 2002. Planea seguir siendo una mamá que se queda en casa, pero también aceptará más trabajo como una correctora profesional, otra de sus habilidades.

Pero ¿qué sucede cuando sus propios hijos son demasiado grandes para participar en un grupo? Intentará seleccionar cuidadosamente un sucesor que crea que cuidará de su "otro bebé" igual que lo hizo ella, con seguridad, facilidad y calidez.

Imprimir

Anota un poco de tiempo boca abajo

A algunos bebés les encanta, algunos lo odian, pero el tiempo boca abajo —durante el cual tu bebé yace boca abajo en el suelo— es esencial para su desarrollo. Es un primer paso crucial hacia importantes hitos del desarrollo, como darse vuelta, sentarse y gatear. En esta posición, puede practicar levantar la cabeza y, por ende, fortalecer el cuello y los músculos de la parte superior del cuerpo. La posición también lo alienta a descubrir qué pueden hacer las manos y los dedos de los pies.

El bebé y el tiempo boca abajo

Recuerda:

Esta posición es bastante nueva para tu bebé, de manera que no te sorprendas si llora. Pero ten la seguridad de que no le duele para nada y de que comenzará a disfrutarlo en poco tiempo.

Puedes iniciar el tiempo boca abajo formal cuando tu bebé tiene alrededor de dos meses y puede levantar la cabeza. Puede pasar tiempo en esta posición antes de los dos meses, pero sólo cuando está despierto y supervisado. Al poner a tu bebé boca abajo, quédate a su lado: háblale, acarícialo y aliéntalo. Repite esto algunas veces por día hasta que pueda tolerar más de cinco minutos boca abajo por vez; luego, con dos veces al día será suficiente.

Aquí tienes cuatro formas de ayudar a tu bebé a ver cuánto se puede divertir —y para ayudarte a pasar esos llantos iniciales.

Distráelo

Dales un buen uso a todos los juguetes de bebé que están en su cuna y en la parte inferior de su cofre de juguetes. Usa juguetes chirriantes y de colores, libros de cartón, reproductores de música y cualquier otra cosa que se ilumine y reproduzca música frente a tu bebé al nivel de los ojos. Boppy fabrica dos alfombras para estar boca abajo y cada una de ellas incluye un "mini Boppy" y anillas y juguetes desmontables.

Compra un Boppy

Es probable que hayas usado una almohada Boppy —generalmente, se usa para levantar al bebé a una posición más ergonómica para darle de comer con mayor comodidad. También es útil para el tiempo que pasa boca abajo. Sólo apoya el pecho y las axilas de tu bebé contra la almohada Boppy (la Boppy se coloca debajo del pecho y sus brazos van al frente) para proporcionar un poco de apoyo y evitar que el rostro quede sobre la manta que tiene debajo.

Asegúrate de que esté cómodo

Si tu bebé está recostado en una alfombra o una manta, asegúrate de que no esté estrujada debajo de él. Verifica que no haya corrientes de aire frío. Quítale las medias para darle un poco de tracción. Intenta masajearle suavemente la espalda mientras se encuentra boca abajo.

No dejes que el llanto te supere

Si bien escuchar llorar a tu bebé durante tan sólo un milisegundo podría ser difícil, dejarlo protestar un minuto o dos no lo lastimará a largo plazo. Recuerda, no eres un ogro, sino que eres una madre responsable e informada que alienta a su bebé a realizar ejercicios importantes. Y con el tiempo —probablemente, menos del que crees— aprenderá que el tiempo boca abajo es su momento especial para jugar, para moverse y para acurrucarse contigo.

Imprimir

Matadores del aburrimiento obligatorios

Matadores del aburrimiento probados en los pequeños y aprobados por las mamás

Los más pequeños viven el momento y encuentran felicidad en cada situación. Les encanta tocar música todo el día, y eres tú la persona con la que más les gusta pasar tiempo. Sin embargo, no es ningún secreto que el lapso de atención de los más pequeños es un poco corto. Así que mantén tu lista de "Matadores del aburrimiento" actualizada y lista. Redescubre el niño que llevas dentro, agarra a tu pequeño y salgan a divertirse.

Sal de tus cuatro paredes. Pasar mucho tiempo adentro puede aburrir a cualquiera. Así que si tú y tu pequeño se sienten encerrados o malhumorados, salgan de la casa y jueguen. Sin duda descubrirás que tu pequeño está más contento y puede concentrarse en actividades durante más tiempo cuando están afuera. Además, mucho aire fresco casi siempre garantiza un sueño más profundo y más largo.

Correr alegremente al aire libre puede ser un deporte de todo el año; sólo debes vestirte según la ocasión. Si el clima está un poco frío, ponte mucha ropa antes de salir afuera. En un día lluvioso, un impermeable y botas de goma son el atuendo perfecto para pasar un buen momento chapoteando en los charcos. Sólo asegúrate de darle un baño caliente a tu chapoteador cuando vuelvan a casa, un preludio relajante antes de dormir.

Busca la diversión. Los pequeños descubren las cosas que los rodean cuando levantan objetos. Con tu hijo guiando el camino, puedes hacer que casi cualquier situación sea una búsqueda del tesoro. Adentro "esconde" los juguetes preferidos a la vista para que él los encuentre. Y una caminata o excursión es la excusa perfecta para hacer una pequeña reunión: piñas, dientes de león y castañas son todos objetos que los pequeños pueden buscar.

Renee y su hija Daisy disfrutan explorando una playa local. "A Daisy le encanta buscar todo tipo de tesoros", dice Renee. "Le pediré que busque una roca, una concha, una pluma...los pondrá en un balde y cuando lleguemos a casa, será interesante clasificar los objetos y sorprendernos por los tesoros encontrados".

Mientras más, mejor. Unirte a un grupo de juegos es lo mejor que puedes hacer por tu pequeño y por ti misma. Estas reuniones generalmente incluyen música y canciones, compartir juguetes, refrigerios y otras actividades divertidas para niños. Mientras los niños juegan, los adultos pueden socializar e intercambiar consejos útiles. Pregunta a tus amigos si conocen un grupo cerca de tu casa. Mejor aun, como los grupos de juego generalmente comienzan de forma informal, reúne a algunos amigos y comienza el tuyo.

Maryann y su hijo Jared generalmente conocen amigos en una pista de escuela secundaria local. "Está vacía por las mañanas, así que todos llevamos los juguetes con ruedas preferidos de nuestros hijos", explica Maryann. "A Jared le encanta jalar su camión, y hay muchos otros juguetes que puede pedir prestado".

Sigue al líder. Los pequeños disfrutan muchísimo cuando te ayudan con una tarea, e imitan todos tus movimientos. Por lo tanto, haz que esta parte de mímicas sea divertida. Si estás regando las flores, barriendo las hojas o limpiando la entrada, permite que tu pequeño te ayude. Encontrarás regaderas, rastrillos y escobas del tamaño de tu pequeño en tu tienda minorista de descuento preferida. O bien, ayúdalo a pintar la casa o una cerca con un pincel limpio y un pequeño contenedor de agua. Para las actividades internas, cocinas y mesas de trabajo de juguete son fabulosas para que los pequeños puedan imitar sus modelos a seguir preferidos.

¡Mucha diversión! Simplemente agrega agua. Cuando el clima está cálido, arma una estación de juego acuática afuera, incluidas tazas de medición, tubos de margarina y embudos. Llénalos a todos con agua, y permite que el pequeño vierta y derrame a su antojo. Estos mismos artículos también pueden servirte para la hora del baño. (Nota importante sobre la seguridad: Siempre mantén una distancia de chapoteo cuando tu pequeño esté cerca de agua. Los baldes grandes son un peligro de ahogo y no deben usarse cuando hay pequeños cerca).

Transforma lo conocido. Cambiar un entorno conocido en un entorno nuevo es algo muy emocionante para un pequeño. Janice, madre de tres, comparte algunos de sus trucos preferidos. "Colocaremos una carpa en la sala de juegos del sótano y la llenaremos con almohadas, mantas y animales de peluche. Además, cubriremos nuestra mesa del comedor con mantas que lleguen hasta el piso. Ésta será nuestra cueva secreta y nos meteremos y comeremos refrigerios o leeremos un libro con una linterna". ¿Por qué no transformas tu sala familiar llenando el piso con almohadas y jugando a que ésta es un pantano lleno de cocodrilos? ¡Sé creativa!

Encuentra la mezcla perfecta de juguetes. Busca juguetes que mantengan el interés de tu pequeño y ayúdalo a desarrollar habilidades importantes. Los clásicos para los pequeños, como clasificadores de forma, rompecabezas con bultos, tarjetas con cintas y bloques para construir, todos ayudan a mejorar la coordinación mano-ojo y las habilidades espaciales. Alienta su creatividad con un suministro de objetos de arte con caballete, o libera su imaginación con el preferido de todos: cajas de cartón.

Si sacas todos los juguetes cuando el lapso de atención es corto, será abrumador para el pequeño; por lo tanto, limita los juguetes disponibles que usarás en una ocasión. Considera cambiar tu conjunto de vez en cuando para que la selección siga siendo interesante y nueva.

¡Muévelo! A los pequeños les encanta moverse. Así que pon música y baila, luego detén la música de repente y congélate en el lugar. Sopla burbujas de jabón para que él las agarre y las aplaste. Pon un collar y correa para mascota a un animal de peluche preferido para que tu pequeño pueda hacerlo pasear por la casa. Satisface su deseo de empujar, jalar, manejar y andar con vehículos adecuados para su edad, como camiones y triciclos.

Fomenta un amor por los libros. Siempre ten una pila de libros a mano para leer cuando estén acostados en el sillón, o como parte de un ritual antes de ir a la cama. Tu pequeño disfrutará de que le leas sus cuentos preferidos una y otra vez. Complementa los libros preferidos conocidos con selecciones nuevas de tu biblioteca pública local; el bibliotecario puede recomendarte libros que se adapten a la edad e intereses de tu hijo. Asegúrate de verificar el programa de pequeños de tu biblioteca, el cual puede tener narración de cuentos, teatro de títeres y otros entretenimientos literarios encantadores.

¡Prepárate para todo! Guarda una pequeña pila de juguetes en tu auto o un bolso práctico con juguetes, ya que nunca sabes cuándo estarás atascada en algún lugar esperando con tu compañero nervioso. Y cuando visites la casa de la abuela, a ella le encantará que lleves tu propio grupo de juguetes. Por supuesto, tendrás más éxito en evitar una fusión en la tienda de comestibles si tienes al Sr. Wiggles o a otro juguete preferido siempre a mano.

Imprimir

¿Masaje? Oh, sí, bebé.

Desde tiempos inmemoriales, el masaje infantil es una práctica aprobada por el tiempo e investigada a fondo que se ha comprobado que mejora la capacidad de un bebé de crecer y relacionarse con sus padres. No todos los masajistas saben de masajes infantiles, de manera que es importante buscar un profesional que tenga una educación y capacitación adecuadas.

Bryn Rath de Tranquil Massage en Colorado es masajista certificada y veterana de diez años del masaje infantil. Ayuda a arrojar luz sobre este segmento especializado de la salud natural.

Los beneficios del masaje para bebés

Los masajes, que establecen los cimientos de una relación de crecimiento, tienen un impacto sobre los bebés tanto físico como emocional. "El masaje demuestra un contacto saludable y amoroso desde el comienzo de la vida de un niño y amplía las lecciones de confianza y amor hasta la adultez", aconseja Rath.

El toque terapéutico es particularmente beneficioso para los bebés prematuros, que tienen problemas de desarrollo o que están expuestos a drogas en el útero. Los estudios demuestran que los bebés prematuros que recibieron masajes (a diferencia de los bebés que no los reciben) pueden ganar peso y desarrollarse neurológicamente con mayor facilidad, lo cual, a menudo, reduce el tiempo que pasa en la unidad de cuidados intensivos neonatales.

Entre otros beneficios, se encuentran el alivio de problemas de cólicos o digestivos, una mayor comunicación entre tu bebé y tú, una mayor calidad y cantidad de sueño y la reducción del estrés físico y emocional. Los masajes regulares y atentos también te ayudan a familiarizarte con el cuerpo de tu bebé, lo cual establece una "referencia" para lo que es normal.

Crea el escenario

El entorno en el cual masajeas es igual de importante que el masaje en sí. Asegúrate de eliminar las distracciones (para ti y para tu bebé). Es ideal contar con iluminación calmante y un cuarto cálido. Planea pasar entre 20 y 30 minutos con tu bebé todos los días. Eso puede parecer mucho", afirma Rath, "pero los padres se sorprenden de la rapidez con la que pasa el tiempo y de cuánto disfrutan de conectarse con sus bebés durante esos momentos preciados".

La técnica del masaje para bebés

Muchas de las formas en las que interactuamos con nuestros bebés se consideran masajes, como frotarles los dedos de los pies o hacer "piernas de bicicleta". Si bien los bebés se benefician con este simple toque, seguir una secuencia de masaje real proporciona una oportunidad más estructurada de conectarse. Si bien es mejor buscar la instrucción de un masajista infantil certificado, existen algunas técnicas que los padres pueden intentar para familiarizarse primero con el arte del contacto.

Según Rath, la parte más importante del masaje infantil es la sección abdominal. "Los bebés no tienen sistemas digestivos perfectos y es posible que tengan dificultades para digerir y expulsar gases ya sea que se los alimente con leche materna o maternizada", afirma. "El masaje abdominal puede ayudar a los bebés con estos problemas".

Cómo dar un masaje abdominal: el estilo "I love you" (Te amo)

  • Comienza con tu bebé frente a ti, boca arriba, acostado o apoyado sobre una almohada o Boppy.
  • Comienza con el lado izquierdo del bebé, dibuja una "I" con los dedos y baja derecho desde la parte inferior de las costillas izquierdas hasta la parte superior de la cadera izquierda.
  • Luego, haz una "L" invertida y hacia atrás, comienza en la parte inferior de la costilla derecha y ve derecho hasta la parte inferior de la costilla izquierda y, luego, baja a la cadera izquierda.
  • Haz una "U" invertida, comienza en la cadera derecha y sube a la parte inferior derecha de las costillas, a lo largo de la parte inferior de las costillas izquierdas y, luego, baja a la cadera izquierda.
  • A tu bebé le gustará especialmente la experiencia si cantas mientras lo masajeas "I...love...you" con cada masaje correspondiente.
  • Termina el masaje haciendo un gran círculo todo alrededor del estómago, moviéndote en el sentido de las agujas del reloj, y di "Siempre".

¿Cuándo debes comenzar a masajear a tu bebé?

Habla con tu médico, pero es una idea inteligente esperar hasta que tu bebé tenga, al menos, tres semanas antes de comenzar los masajes. Esto les da a los padres suficiente tiempo para conocer a su nueva adición y aprender sus indicaciones. Al principio, la mayoría de los padres son casi demasiado suaves al hacerlo.

Con la práctica, puede que aprendas que a tu pequeño le gusta un poco de presión —pero no demasiada. Como siempre, si hay problemas de salud subyacentes, los padres deben consultar antes a su médico.

Imprimir

Viviendo la vida al estilo de los bebés que recién comienzan a caminar

¿Capa de Superman? ¿Bufanda incrustada con mantequilla de maní? ¿Monkey T? ¿Pijamas de vaquero? ¿Pantuflas color rubí? Los bebés que recién comienzan a caminar ciertamente tienen sus opiniones, acerca de qué hacer, qué comer y qué ponerse (y volver a ponerse).



Y a menos que tengas una cena formal con tus suegros, probablemente sea mejor que le sigas la corriente.



El hecho de querer ponerse lo mismo una y otra vez sólo refleja la búsqueda de constancia y control por parte del bebé. El mundo es un lugar grande, intimidante y en completo cambio y los bebés parecen sentirse reconfortados por la repetición, ya sea por usar la misma remera todos los días, cantar la misma canción todas las noches o ver el mismo DVD una y otra vez (y otra vez).



Entonces, aquí tienes cuatro consejos para permitir que tu pequeño afirme un poco su independencia y aún así se mantenga limpio.

Mirada a hurtadillas del súper secreto del lavado tarde por la noche

Después del baño, ponle a tu hijo la ropa con la que también está obsesionado para ir a dormir. Si tu hijo está tan encariñado que insiste en aferrarse a algún elemento extremadamente sucio toda la noche, espera a que esté profundamente dormido (por lo menos 15 minutos) antes de intentar quitárselo para lavarlo rápidamente por la noche. Aunque sólo lo laves con rapidez, eso puede mantenerlo limpio (o cuasi-limpio) hasta el día de lavado. O, si es un elemento de tela, ¿por qué no permitir que tu hijo lo lave en el baño con él y luego lo cuelgue para que se seque durante la noche? (Sugerencia: no intentes hacer esto con los animales de peluche.)

Involúcralo en el equipo de la limpieza

Otra manera de persuadir a tu hijo para que entregue su Monkey T para lavar es dejarlo participar en el proceso. A los bebés les fascinan los grandes lavarropas de metal con todos sus ruidos y sus botones. Permítele que ponga el elemento en el lavarropas y que apriete el botón para arrancarlo. Si tu hijo llora por Monkey T, puedes explicarle que Monkey T se está bañando. Incluso puedes distraerlo convirtiendo toda la experiencia en la historia de la divertida aventura de Monkey T en las olas del lavarropas.

Realiza compras dobles

Si la obsesión de tu hijo es duradera y si puedes hacerlo, compra un doble de su elemento favorito. En ocasiones no habrá problemas para hacerlos cambiar entre los dos. Y tendrás un poco más de tiempo para mantener por lo menos uno de ellos limpio.

Y finalmente: espera que pase

Sí, puede ser molesto que tu hijo olvide el único gorro que quiere usar en la guardería durante el fin de semana y hay una tormenta de nieve, o si quiere ponerse una remera demasiado chica y manchada con chocolatada para el casamiento de la abuela. Pero recuerda, como todo en la paternidad, esta etapa también pasará. Porque, admitámoslo, además se ve bastante tierno. Así que sácale muchas fotos. Un día, cuando le ofrezcas ese tutú, te mirará como si estuvieras loca. Y es posible que hasta te sientas un poquitito triste de que haya avanzado.

Imprimir

Consejos para viajar con el bebé | Juegos de carro para el bebé | Huggies.com

Juegos de carro para los bebés: ¡Ponte en camino y diviértete!

Los niños mayores pueden ver DVDs o jugar el veo-veo. ¿Pero cómo entretienes a los más pequeñitos durante el viaje? Fíjate en estas recomendaciones para que todos disfruten del viaje.

Consígale un compañero al bebé. "Mientras mi esposo manejaba, yo me sentaba en el asiento de atrás para jugar con mis bebés y leerles cuentos durante los viajes", dice Beth Blair, madre de dos niños en Eagan, Minnesota y colaboradora de la página web de viajes The Vacation Gals. "De esta manera los niños se entretenían mucho, sobre todo si tenían las sillitas mirando hacia atrás, lo que les puede resultar bastante aburrido ".

Decora el carro. El bebé no alcanza a verte mientras manejas. Por lo tanto, al bebé le encantará ver fotos tuyas y de sus otras personas favoritas, pegadas atrás del respaldar. Otra opción es decorar con cosas que le gusten al bebé, como animales, colores o figuras.

Cántale al bebé. Aunque la música infantil es genial y todo, a los bebés les va gustar más la voz de mamá (además está muy joven para saber que no sabes cantar).

También háblale al bebé. "Los bebés escuchan todo lo que los padres dicen, mucho antes de empezar a decir ‘mamá’ o ‘papá", dice la Dra. Elaine Fogel Schneider, psicóloga y especialista en la crianza de niños en Palmdale, California. "Mientras están manejando, los padres pueden estimular las habilidades auditivas y lingüísticas, a la vez que entretienen al bebé. Háblale de manera cantarina – alterna la voz y haz variaciones de sonidos que le llame la atención al bebé".

Llévate la bolsita de trucos. "Guardaba una bolsita de cosas, que hacían diferentes ruidos, en el asiento del pasajero; por ejemplo un juguete con pito que se lo daba en una luz roja", dice Thea Marx, mamá de una niña en Cody, Wyoming. "¡Aunque el pito a veces me volvía loca, mantenía a mi hija entretenida!"

Tómate descansos. "Sacando tiempo para descansar durante el viaje ayudaba", dice Luann Udell, madre de dos hijos en Keene, Nuevo Hampshire. "Si no parábamos, el bebé se quedaría dormido todo el día y despierto por la noche. Descansos frecuentes agotaban a los chiquitos; así lográbamos que durmieran como en casa cuando llegábamos a nuestro destino".

Imprimir
Buscar contenido
Cerrar
close

Nuestro sistema de puntos ha cambiado

Estamos cambiando nuestro sistema de Puntos de Recompensa para mejorar nuestro programa de Recompensas Huggies® y ofrecerte más formas de ganar puntos. Estamos multiplicando por 10 el costo de los artículos de Recompensas. Pero no te preocupes, ¡tu saldo de puntos también se multiplica por 10!

Our Points structure has changed

Mira cómo han cambiado las Recompensas

Mira este video útil para saber más acerca de todas las grandes mejoras introducidas en el programa de Recompensas Huggies®.

Dile adiós a los códigos de recompensas

¡Lo pediste, lo tienes! Presentamos dos nuevas maneras de obtener tus puntos de Recompensas Huggies® al comprar: el envío de un recibo y la vinculación de una tarjeta de fidelización, exclusivo de Recompensas Huggies®

Huggies Rewards Submit Receipts instead of Rewards Codes

Envía tus recibos

¡Hay una manera más rápida de obtener tus Puntos de Recompensas Huggies®! Sube y envía una foto de tu recibo de compra de pañales y toallitas Huggies® para ganar puntos. Además, ¡podrás duplicar los puntos cuando envíes tu primer recibo! 

Enviar mi primer recibo
Huggies Rewards Submit a receipt for points

¡Gana más puntos!

¡Ahora hay más formas de ganar puntos! Desde leer artículos y realizar encuestas, hasta compartir en Facebook y Twitter. ¡Más formas de ganar significan más maneras de amar a Huggies®!


Mi página de puntos extra
Huggies Rewards Contact Us

¡Bienvenido/a, !

We're Sorry. The Huggies Rewards service is under maintenance and is temporarily unavailable. Please try again later.

Súmate a Recompensas Huggies

Al hacer clic en REGÍSTRATE, aceptas los Términos y condiciones de Huggies®Recompensas.

¡Regístrate ahora y recibe 500 puntos gratis! También comenzarás a ganar puntos de recompensa por todas tus compras. Los puntos obtenidos pueden canjearse por tarjetas de regalo, pañales y toallitas gratis, ¡y muchísimo más!

Por salir de esta página, se cerrará la sesión de su cuenta de Huggies. Por favor, complete su perfil para seguir conectado en

Volver arriba

©2016 KCWW.TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

AdChoices