Saltar al encabezado Saltar al contenido Saltar al pie de pna

Creciendo

< regresar a artículos

Chupetes, sabanitas y elementos adorados: cómo comprender los elementos de seguridad

Anda tranquilamente con su oso de peluche por la tienda. Se pone el chupete ni bien le abrochas el cinturón en el automóvil. ¿Por qué nuestros pequeños necesitan tanto esos elementos de seguridad?
Opiniones: 0

Muchos padres cuestionan la confianza de su hijo en un elemento en particular o piensan que los elementos de seguridad son una molestia. El hecho de olvidarse de llevar su león de peluche cuando va a dormir en casa de la abuela o de no tener un chupete adicional durante un largo día de mandados puede ser una receta para el desastre.

Puede ser difícil comprender por qué necesita un perro o una almohada específicos para cada siesta o a la hora de acostarse. En una habitación llena de juguetes y objetos para niños, la insistencia en una sabanita o un juguete determinado puede parecer como si tu hijo intentara evitar acostarse a dormir. En realidad, tus hijos no están ejerciendo una habilidad oculta para manipular la situación o causar una escena innecesaria en el centro comercial. Están intentando rechazar crecientes sentimientos de estrés, y llorar por un chupete es la única forma que conocen su inmaduras habilidades de comunicación para transmitir el mensaje.

Mientras que no todos los niños usan chupetes para calmarse o necesitan una sabanita harapienta para poder dormirse, la realidad es que casi todos los niños dependen de algún tipo de elemento de confort. Puede tratarse de una rutina, un olor o un sonido que le resulte confortable. Un niño puede equiparar el repicar del reloj del abuelo que escucha en la casa de un amigo con el que escucha en su propia casa. Puede utilizar un animal de peluche como un símbolo que lo vincula con su casa y sus padres.

Los niños ven los elementos de seguridad como objetos con funciones dobles. Las mamaderas no sólo les proporcionan alimento a los bebés, sino que además activan rápidamente su instinto de succión y calman su ansiedad. Una almohada ofrece más que comodidad al dormir; lleva una parte de su cama a la casa de su tía para quedarse de visita durante la noche.

El hecho de saber por qué tu hijo se siente atraído a los elementos de seguridad y cómo puedes ayudarlo a construir la habilidad para calmarse solo en las próximas etapas de su vida, te dan una sabiduría reveladora sobre la vida de tu bebé. Al notar las similitudes entre tus acciones y las de tu bebé obtendrás la claridad necesaria para los padres confundidos por la dependencia de su hijo en un elemento que parece irrelevante.

Tienes mucho en común con tu bebé

Cuando los adultos se sienten lastimados o exigidos, buscan consuelo. Ya sea de manera consciente o inconsciente, puedes salir a correr, llamar a un amigo o sentarte a pensar y reorganizar tus pensamientos en tu lugar tranquilo favorito. Te sientes seguro al volver a casa después de un día largo y cansador. El hecho de volver a visitar un lugar favorito de la infancia nos inunda de recuerdos y crea un sentimiento nostálgico y cálido.

La calma o el refugio que usted obtiene de las palabras reconfortantes de un buen amigo es similar a lo que recibe tu bebé cuando se acurruca con su sabanita. Al envolver tu estrés con palabras reconfortantes, imitas las acciones de tu bebé al envolverse con su sabanita para poder sentirse cómodo en entornos extraños o para dormir.

Cómo introducir alternativas de seguridad

Aunque puede ser reconfortante a medida que tu bebé crece, llevar una sabanita a todos lados puede ser difícil o impedir su desarrollo social. Es posible que los compañeros de preescolar no comprendan su uso de chupete o en una mañana agitada puedes olvidarte de llevar una mamadera de emergencia para un niño que de lo contrario, ya no toma mamadera. El riesgo de perder u olvidar su elemento de seguridad aumenta ya que el bebé lo lleva de un lugar a otro. El olvido de tener un chupete adicional en el bolso o la ausencia de una bolsa para pañales para guardar su animal puede causar el comienzo de un estallido emocional por parte de tu hijo.

El hecho de ayudar a un bebé a realizar la transición de los chupetes y las sábanas a la posibilidad de buscar la sensación de calma interior es algo que requiere paciencia y constancia. La separación de tu hijo de un elemento de seguridad es similar a enseñarle a ir al baño. Tienes que ser constante y esperar contratiempos.

A algunos niños la etapa de alejarse de un animal de peluche les resulta más fácil cuando se realiza lentamente, mientras que a otros les resulta mejor el alejamiento rápido y absoluto. Puedes tantear el terreno si no estás segura de qué método es el mejor para tu hijo. Si se acostumbró a los chupetes o las mamaderas, elige un día en el que puedas estar en casa y dedicarle toda tu atención. Aleja los chupetes de su vista y alcance, y realiza normalmente tus actividades diarias.

Si al no verlo, no lo recuerda y no tienes mayores problemas, ya estás en camino para ayudarlo a interrumpir la dependencia. Si está excesiva o inusualmente irritable o inconsolable, deberás ayudarlo más lentamente. Al ofrecerle alternativas a sus hábitos, como sólo permitir el chupete en la cama o insistir que la sabanita se quede en su habitación, lo ayudas a acostumbrarse a calmarse solo mientras preservas la santidad del elemento para "ocasiones especiales".

Aunque no sepas por completo si él lo entiende, las reiteraciones: "Tu osito de peluche te va a esperar en casa" o "El chupete es sólo para ir a acostarse" comenzarán a volverse familiares. Se dará cuenta de que si está molesto en casa, puede tomar la decisión de reconfortarse en su habitación. Éste es un primer paso importante hacia la posibilidad de que se calme de manera independiente.

Sustituir una mamadera y algo de tiempo de mimos mientras leen un libro también puede ayudar con su humor y ofrecerle confort. Mientras tu hijo antes esperaba tomar una mamadera a la hora de acostarse, ahora anticipará la posibilidad de pasar un tiempo tranquilizador contigo. Puedes ocupar a tu bebé cantando canciones en el automóvil en lugar de utilizar un chupete para tranquilizarlo después de un día ajetreado.

Ten en cuenta que para tu pequeño, es natural y normal buscar confort de una variedad de fuentes. De hecho, al enseñarle a tu bebé una cantidad de maneras diferentes para calmarse, solo le darás lecciones valiosas que utilizará durante toda su vida.

Un artículo de

   
Tamaño del texto + -
Más Creciendo
Ingresa para ganar puntos de premio