Saltar al encabezado Saltar al contenido Saltar al pie de pna

Alimentando

< regresar a artículos

Su señoría real simplemente no tiene hambre

¿Tu hijo de 12 meses no se queda sentado durante la comida? Eso es "normal". Después del primer año, los hábitos alimenticios del bebé cambian. Aquí te contamos cómo adaptarte.
Opiniones: 1

Ahora que tu bebé está comenzando a caminar, probablemente notes una drástica reducción en su apetito. Esto forma parte de su desarrollo perfectamente normal. Mientras que los bebés suelen triplicar su peso en el primer año, por lo general sólo aumentan cinco o seis libras en el segundo año.


Paladares discriminadores: es decir, "consumidores selectivos"

Los cambios en los hábitos alimenticios a la edad de un año no sólo reflejan los cambios en las necesidades corporales sino también la mayor independencia. Los niños que recién comienzan a caminar muestran gustos y aversiones bien definidos en lo que respecta a la comida. Éste es un signo de su individualidad emergente. En lugar de presionar a tu hijo para que coma un alimento en particular, ofrécele una variedad de alimentos saludables y permítele elegir. En un conocido experimento, los bebés de un año a quienes les permitían elegir entre una variedad de alimentos nutritivos sin presión de los adultos seleccionaban lo que necesitaban, y comían dietas equilibradas en el transcurso de un mes.


Comensales impacientes

En ocasiones a los bebés que recién aprenden a caminar les molesta mucho sentarse quietos a la hora de comer. Entonces, respeta este deseo de estar en movimiento y no mantengas a un bebé activo encerrado en la sillita alta por períodos superiores a aproximadamente 10 minutos por vez.


El bocado en la cuchara

Ahora es el momento de dejar que tu hijo experimente con una cuchara. Los padres necesitan prepararse para comidas más desordenadas y acudir a todas sus habilidades diplomáticas para lograr un equilibrio entre ayudar a su hijo y permitirle que lo haga solo. Algunos padres han descubierto que puede ser útil usar dos cucharas: el niño practica con una, mientras que el padre le da por lo menos algunos bocados con la otra cuchara.

Sin embargo, probablemente pasen varios meses antes de que su bebé adquiera la destreza necesaria para usar la cuchara. Algunos niños usan la cuchara con eficiencia para cuando cumplen 16 meses, pero otros necesitan mucho más tiempo.

Recuerda que desearás reducir tu parte en la alimentación más y más y dejar que tu hijo se haga cargo. Si sigues alimentándolo ahora, es posible que descubras que tu hijo pierde la motivación y te exige que hagas todo el trabajo.

Un artículo de la marca HUGGIES®

   
Tamaño del texto + -
Ingresa para ganar puntos de premio