Saltar al encabezado Saltar al contenido Saltar al pie de pna

Cambiando

< regresar a artículos

¿Listos para la fiesta del inodoro?

Cuando se trata de estar listo para el orinal, ¡la edad sólo es un número! ¿Pero cómo puedes darte cuenta si tu hijo está realmente listo para abandonar los pañales?
Opiniones: 2

Cuándo comenzar

No comiences a enseñarle a usar el inodoro hasta que tu hijo muestre señales de que está preparado. Todos los niños son distintos. La mayoría están listos para aprender entre los dos años y los dos años y medio (algunos desde los 18 meses y otros desde los 3 años). Comiencen en un momento en el cual puedan pasar mucho tiempo juntos; cuando tu hijo esté ansioso por complacerte y no haya grandes distracciones o eventos traumáticos en su vida (nuevo hermanito, divorcio, mudanza, nuevo cuidador, etc.) Nunca presiones ni castigues a tu hijo por los intentos de usar el inodoro que no tengan éxito. Sobre todo, ¡sé paciente! Tu hijo aprenderá a usar el inodoro cuando esté listo para hacerlo. (Y no antes.)

15 señales de que está listo para aprender a usar el inodoro

Tu hijo está listo para aprender a usar el inodoro cuando:

  1. Defeca aproximadamente a la misma hora todos los días
  2. Puede mantenerse seco durante unas horas o se despierta seco después de dormir
  3. Sabe cuándo tiene que ir al baño
  4. Comprende la asociación entre los pantalones secos y el uso del inodoro
  5. Puede subirse y bajarse los pantalones
  6. Te dice cuando defeca u orina (le gusta estar seco)
  7. Puede seguir instrucciones sencillas como: "Vamos al baño"
  8. Entiende los términos del baño (húmedo, seco, pis, caca e inodoro)
  9. Puede decirte que tiene que ir al baño
  10. Imita a otros miembros de la familia
  11. Muestra interés y hace preguntas mientras te mira
  12. Quiere hacer las cosas "solo"
  13. Disfruta lavándose las manos (le gusta estar limpio)
  14. Se enoja si sus pertenencias no están en el lugar adecuado
  15. ¡Quiere complacerte!

Cómo prepararse

Comienza por leerle a tu hijo (de 15 meses en adelante) libros sobre el entrenamiento para ir al baño. Una vez que está listo para aprender a utilizar el inodoro, puedes ir a la tienda y comprar ropa interior de entrenamiento y un orinal infantil. Lleva a tu hijo contigo para maximizar la emoción acerca de todo el proceso. Cuando compres la ropa interior de entrenamiento, si eliges productos de algodón, permite que tu hijo elija sus dibujos favoritos (Toy Story 3, Cinderella, etc.) La ropa interior de entrenamiento desechable es una opción excelente para la limpieza y cuando estás apurada. Si compras ropa interior de algodón, compra más que un paquete de tres. Los usarás con rapidez y desearás tener muchos más en el bolso de los pañales y en la cómoda.

Cuando compres el orinal infantil, asegúrate de elegir uno que sea robusto. Quieres que tu hijo se sienta lo suficientemente seguro de probarlo. Los pies de tu hijo deben apoyarse sobre el piso (esto eliminará su temor a caerse adentro).

También es posible que desees comprar uno adicional para usar afuera de casa o tenerlo en el automóvil. (Es mejor ir al automóvil y usar el orinal limpio que ir a un baño público que no fue desinfectado.)

Es el momento del orinal

Introduce el orinal de manera informal. Colócalo en una habitación en donde tu hijo juegue con más frecuencia. La cocina es un buen lugar para que puedas supervisar. También alentará a tu hijo a usarlo con más frecuencia si está a la vista. Permite que tu hijo juegue y se acostumbre al orinal. Luego muéstrale cómo funciona.

En este momento también puedes colocar tu cuadro del orinal en el refrigerador. Explícale a tu hijo que cada uso exitoso del orinal significa un autoadhesivo para su cuadro (utiliza también los elogios, desde luego). Éste será un incentivo para hacer que tu hijo comience a usar el orinal. Una vez que tu hijo está acostumbrado a la presencia del orinal, puedes comenzar a alentar su uso.

Al comienzo del entrenamiento, aumenta los líquidos para fomentar la práctica. El alentamiento de la práctica ayudará a tu hijo a aprender las habilidades básicas para usar el orinal. Además, querrás asegurarte de que tu hijo coma muchas frutas y verduras frescas. Las ciruelas y el juego de manzana siempre son buenas opciones para tener a tu alcance cuando enseñas a tu hijo a defecar en el orinal. La intención es mantener las heces de tu hijo blandas para evitar la retención de heces. Cuando veas alguna señal de que tu hijo quiere hacer sus necesidades (elimina gases, le duele la panza, se toca la entrepierna o te dice), dile rápidamente que es el momento de usar el orinal.

Toda la colaboración con los intentos de usar el orinal debe estar acompañada de elogios como: "¡Qué nene grande! ¡Nicolás usa el orinal como papá!" Además, recuerda elogiar a tu hijo y ofrecerle un autoadhesivo para su cuadro por cada uso exitoso del orinal. Esto ayudará a aumentar su autoestima.

Si tienes problemas

Si tu hijo es reacio a usar el orinal o se niega a hacerlo, intenta alentarlo ofreciendo leerle un cuento mientras esté sentado en el orinal. Si esto todavía no funciona, retírate y no lo presiones.

Puedes intentar sacarle el pañal a la hora que habitualmente defeca. Los horarios son un factor importante en el entrenamiento para usar el orinal. Si te das cuenta de que tiene que defecar (elimina gases, por ejemplo), quítale el pañal justo en el momento en que veas que se prepara para hacerlo.

Si descubres a tu hijo justo antes de que defeque, llévalo rápidamente al orinal y dile que ese es el lugar de la caca. Con algo de suerte, si descubres a tu hijo en el momento preciso, éste buscará alivio y te dejará guiarlo al orinal. Si tu hijo protesta un poco, aliéntalo suavemente y explícale "que es un nene grande ahora y mamá y papá esperan que use el orinal". Recuerda, orienta a tu hijo y guíalo, pero no lo fuerces a sentarse.

Si tu hijo se niega a sentarse en el orinal, entonces, todavía no es el momento correcto. Su tu hijo se hace pis y caca constantemente en la ropa interior, entonces, no está listo. No hay problema; vuelve a intentarlo aproximadamente dentro de un mes. Esto es normal. Permite que tu hijo tome la iniciativa. Tu hijo necesita controlar el proceso.

Retención de heces

Sólo se necesita UNA defecación dolorosa para que tu hijo se asuste de usar el orinal, entonces, cueste lo que cueste, asegúrate de que su dieta contenga suficientes frutas frescas, verduras y jugo. Si tu hijo tiene una defecación dolorosa sólo una vez cuando usa el orinal, eso podría retrasar el proceso de entrenamiento durante meses. Asociará las defecaciones dolorosas con el orinal y se negará a usarlo.

Si sospechas que tu hijo está reteniendo las heces, es mejor que detengas el entrenamiento y aumentes los líquidos. Llama siempre a tu pediatra si crees que tu hijo está reteniendo las heces. Puede ser grave si se produce un bolo fecal. Dile a tu hijo que en ese momento todavía no está listo y que lo intentarán de nuevo más tarde. Continúa mostrándole videos sobre el orinal y leyéndole libros sobre el entrenamiento para usar el orinal con frecuencia para alentar el uso habitual del orinal y encargarte de que tu hijo comprenda el concepto. Conserva el orinal infantil; eventualmente volverás a ver señales de interés. Recuerda, las claves del entrenamiento para usar el orinal son la paciencia, los elogios y el alentamiento (y un cuadro de autoadhesivos para aumentar la autoestima y hacer divertido el proceso de aprendizaje).

No es un proceso lineal

El entrenamiento para usar el orinal puede ser desordenado, así que prepárate y espera cometer muchos errores. Tu hijo está aprendiendo una habilidad muy difícil. Limpia cualquier accidente sin enojarte o demostrar disgusto.

No realices comentarios negativos. Explícale a tu hijo que el pis y la caca deben ir al orinal. También puedes vaciar la ropa interior de algodón o entrenamiento en el orinal y explicarle a tu hijo que ahora es un nene grande y que ahí es adonde debe ir la caca. Intenta cambiar del uso de pañales al uso de ropa interior de entrenamiento cuando tu hijo haga por lo menos el 50 por ciento de la orina o las heces en el orinal. Por la noche, puedes usar pañales hasta que tu hijo se despierte seco durante un par de días seguidos. Recuerda, ésta es una habilidad muy difícil de aprender. ¡Nunca nadie dijo que el entrenamiento para usar el orinal sería sencillo! Haz que el proceso sea divertido y tendrás recuerdos felices para el futuro.

Obtén más información en PullUps.com

Un artículo de

  • Rated 0 out of 5 by 109reviewers.
    Rated 0 out of 5 by Es un buen articulo para poner en practica todos esos consejos, me encanto :) 9 de diciembre de 2014
    Rated 0 out of 5 by excelente articulo :) es de gran ayuda para este proceso que es un poco dificil y en el cual se requiere mucha paciencia. 2 de diciembre de 2014
    Rated 0 out of 5 by Muy buen articulo :) . Bastante util. Aunque cada niño es diferente muy bueno los consejos 1 de diciembre de 2014
    Rated 0 out of 5 by Excelente artículo.. Deberían dar una muestra del cuadro para la recompensas 31 de octubre de 2014
    2 3 4 5... 28siguiente>>
  • Ingresa para ganar puntos de premio