Saltar al encabezado Saltar al contenido Saltar al pie de pna

Poniendo pañales 101

< regresar a artículos

El cambio es bueno

Cambiar pañales es un arte delicado. Domínalo y todos serán más felices. Aquí te contamos cómo hacerlo.
Opiniones: 3

Aquí aprenderás a dominar el delicado arte de cambiar pañales. Cuando cambiar pañales no deje de ser una tarea más, descubrirás que tú y tu bebé pueden disfrutar juntos esta rutina diaria. Con el paso de los años aprendimos mucho sobre el cambio de pañales y hemos recopilado aquí las mejores sugerencias.


Prepara lo esencial

La mayoría de los padres coincide en que un cambiador bien planificado hace que cambiar pañales sea más rápido y más sencillo. Mantén los elementos esenciales a mano (pero fuera del alcance del bebé) en estantes cercanos. Los elementos esenciales incluyen: pañales, toallitas húmedas, loción para bebés (crema o aceite), algodón, vaselina, crema para la dermatitis del pañal y polvo líquido contra la dermatitis del pañal.

Dado que los bebés que están entretenidos son bebés que no se contonean ni se retuercen, dale a tu bebé algo para mirar mientras lo cambias como un espejo irrompible o un dibujo colorido. Luego, cuando el bebé ya pueda agarrar objetos , procura tener sus juguetes favoritos a mano.


Tan sencillo como el 1-2-3


Paso 1

Acuesta cuidadosamente a tu bebé sobre una superficie plana y limpia. Despega al pañal sucio y sostén las piernas de tu bebé tomando ambos tobillos en una mano. Retira el pañal sucio y limpia cuidadosamente la cola y los pliegues de tu bebé con Toallitas húmedas HUGGIES® y asegúrate de limpiar la cola de tu bebé de adelante hacia atrás.

Paso 2

Ahora aplica el gel, la crema o el polvo que vas a usar. Si vas a usar talco para bebé o almidón de maíz, aplícalo primero en tu mano y luego en tu bebé. De esa manera evitarás que tu bebé aspire una nube de polvo. O utiliza polvos líquidos que no contienen partículas volátiles.

Paso 3

Luego, desliza un pañal limpio debajo de tu bebé de manera tal que las cintas queden en la parte de atrás. Sube el pañal entre las piernas del bebé, asegurándote de que quede derecho para que envuelva sus caderas en forma uniforme. Despega las cintas, colócales en la parte delantera del pañal y presiona firmemente para pegarlas. Para un ajuste ceñido, cierra primero el lado más cercano a ti. Luego, gira a tu bebé hacia ti para ajustar y pegar el otro lado. Trata de mantener la unión de las partes delantera y trasera lo más prolija posible para que el pañal se ajuste a la cintura de tu bebé cómodamente.

Si deseas ajustar o arreglar el pañal, simplemente levanta las cintas y reacomódalas en cualquier parte de la "zona de aterrizaje," que a menudo se identifica con personajes coloridos y está cerca de la parte superior de la cintura. Las cintas de los pañales HUGGIES® pueden despegarse y volver a pegarse todas las veces que sea necesario.

Nota especial de seguridad: Ten en cuenta que hasta un recién nacido puede girar y caerse del cambiador. Así que usa un cambiador con un cinturón o mantén una mano sobre el bebé todo el tiempo.

Lo último sobre el popó

La mayoría de los bebés evacuan el intestino entre una y diez veces al día y sus deposiciones en general son blandas. Pueden pasar semanas e incluso meses hasta que tu bebé tenga deposiciones bien formadas y consistentes. Si le estás dando el pecho, tu recién nacido puede evacuar el intestino cada vez que coma y las deposiciones serán mucho más blandas que las de los bebés que se alimentan a biberón. Algunos bebés pueden no evacuar el intestino durante tres días y es normal. Pero si tu bebé tiene problemas para evacuar el intestino o si no lo hace en más de tres días, llama al médico de inmediato.

También debes tener en cuenta que las deposiciones de los bebés que toman el pecho tienen un color amarillento verdoso y las de los bebés alimentados a biberón tienden a ser más oscuras.
Si notas un aumento en la cantidad de veces que tu bebé evacua el intestino o si notas un cambio en el color o el olor de las deposiciones, es posible que tu bebé tenga diarrea y debes consultar a tu médico de inmediato.

Y, dado que los recién nacidos tienen deposiciones blandas y frecuentes, asegúrate de que tu bebé use pañales con piernas y cintura elastizada. Le proporcionará un ajuste seguro para evitar las filtraciones.


El desconsuelo de la dermatitis del pañal

Incluso con el cambio de pañal más experto y cuidadoso, la dermatitis del pañal ocurre. Es una irritación que padece la mayoría de los bebés, en especial si tienen piel sensible. A pesar de su nombre, el pañal no provoca la dermatitis del pañal. Es provocada por una bacteria que reacciona con la orina en el pañal mojado del bebé y genera amoníaco. Lo que irrita la piel es el amoníaco y provoca pequeños granitos rojos o sectores de la piel enrojecidos y ásperos.

Los médicos dicen que mantener seco al bebé es la mejor manera de evitar la dermatitis del pañal. Así que, controla el pañal a menudo y cámbialo en cuanto detectes el menor indicio de humedad. Los pañales muy respirables como HUGGIES® también ayudan a mantener seca la piel de tu bebé. Desde luego, si tu bebé padece dermatitis del pañal leve, asegúrate de cambiar los pañales frecuentemente. Es posible que tu médico también te recomiende aplicar una fina capa de ungüento protector o vaselina en la zona afectada.

Muchas madres indican que dejar al bebé sin pañales durante 15 minutos al día ayuda a mejorar la dermatitis del pañal. Desde luego, si la dermatitis no mejora en un par de días, consulte a su médico.

Pañales para llevar

El bolso para pañales es una parte esencial del equipaje cuando te trasladas con tu bebé. Puedes comprar un bolso para pañales o puedes improvisar prácticamente con cualquier bolso amplio de lona o nylon.

¿Qué llevar? Prepárate para cualquier eventualidad colocando los siguientes elementos esenciales en tu bolso para pañales: un paquete de toallitas húmedas HUGGIES®, algunos pañales HUGGIES®, bolsas plásticas con cierres de alambre desecharlos más fácilmente, la crema, gel o ungüento protector que uses y, en un bolsillo separado del bolso, los biberones necesarios para alimentar al bebé durante el viaje. No olvides un juguete pequeño o sonajero para distraer al bebé mientras le cambias el pañal. Y los fundas descartables para cambiar pañales HUGGIES® son perfectas para cambiarlo fuera de casa. Protegen a tu bebé de las superficies antihigiénicas de los baños públicos y protegen los pisos, alfombras y muebles de las casas que visiten.

Un artículo de HUGGIES®

  • Rated 0 out of 5 by 116reviewers.
    Rated 0 out of 5 by Hay que cambiarlo para evitar en caso de e niño evitar las alergias y las rosaduras en los primeros meses sobre y asi evitar las enfermedades de la piel. 15 de agosto de 2014
    Rated 0 out of 5 by Exelente!, hay cosas que a pesar de tener dos niños!. Luego de 7 años,, se me olvidaron!!. Gracias Huggies por recordarnos todo esto! 31 de julio de 2014
    Rated 0 out of 5 by Muy buena información! Me sirvio mucho, es dificil saberlo todo cuando eres mama primeriza Así que me encantan este tipo de espacios donde uno puede resolver sus dudas leyendo un poco 30 de julio de 2014
    Rated 0 out of 5 by Excelente informacion, sobre todo para las primeras madres, ya que las dudas surgen cada dia, con los cambios de nuestros bebes. 19 de julio de 2014
    2 3 4 5... 29siguiente>>
  • Ingresa para ganar puntos de premio