Saltar al encabezado Saltar al contenido Saltar al pie de pna

Saliendo

< regresar a artículos

Nos vamos de viaje con un bebé

Viajar con un bebé por primera vez será, sin duda, una experiencia inolvidable. ¡Pero eso no significa que deba ser una mala experiencia! Estas son algunas ideas.
Opiniones: 0

Tu lista de cosas que empacar garantizará que no te olvides de nada cuando planeas un viaje con el bebé.

Elementos que no pueden faltar en el bolso de bebé

Sin importar a dónde vas ni cuánto tiempo planeas quedarte, asegúrate de llevar un bolso de bebé bien provisto.

  • Pañales: No puedes controlar los embotellamientos de tránsito ni las demoras de los vuelos, pero puedes asegurarte de tener pañales de más a mano. Empaca más de la cantidad que crees que necesitarás y pon el resto en la maleta.
  • Toallitas: Las toallitas descartables son prácticas no solo para cambiar los pañales sino también para limpiar las manos y la cara del bebé. Úsalas también para limpiar superficies como las sillas altas de los restaurantes. Empaca un desinfectante para manos para que puedas usar luego de cambiar los pañales.
  • Cambiador: Llevar tu propio cambiador es una forma sencilla de asegurarte de que siempre tendrás un lugar limpio en el que puedas cambiar a tu bebé. Puedes usarlo sobre los cambiadores de los baños, las camas de los hoteles y otras superficies con las que el bebé entre en contacto.
  • Bolsas plásticas: lleva contigo algunas bolsas plásticas del almacén. Úsalas para los pañales sucios y otra basura. También son perfectas para guardar la ropa sucia del bebé.
  • Pantalla solar: Mantén la pantalla solar a mano. Tu bebé puede quemarse con el sol a través de las ventanas del automóvil o durante breves paradas en áreas de descanso donde dé el sol.
  • Medicamentos: Si tu bebé toma medicamentos, llévalos en tu bolso o en el bolso de bebé, para que estén inmediatamente disponibles y sea menos probable que los pierdas en una maleta.

Elementos que no pueden faltar en el bolso térmico:

Ya sea que tu bebé ingiera leche materna o alimentos sólidos (o ambas cosas), querrás tener un amplio suministro de comida en tu bolso térmico portátil.

  • Comida: Nuevamente, prepárate para posibles demoras en el viaje empacando una cantidad suficiente de agua, fórmula, jugo, alimento para bebés, todo lo que tu hijo coma en casa. (¡Lleva también algunos bocadillos para ti!)
  • Envases de bebidas: Empaca al menos una botella aparte para cada tipo de bebida (agua, leche) que beba tu bebé.
  • Baberos: Empaca algunos baberos descartables para evitar ensuciar mucha ropa.
  • Toallitas: Lleva también un paquete pequeño de toallitas en tu bolso térmico también. Cuando el bebé tenga hambre, no tendrás que hurgar dentro del bolso de bebé para encontrarlas.

Elementos que no pueden faltar en la maleta

Los bebés necesitan suficientes cosas como para justificar que lleves una maleta para ellos solos. Estas son simplemente algunas de las cosas imprescindibles:

  • Ropa: Parece bastante obvio, pero no subestimes la cantidad de cambios de vestuario que tu pequeño puede necesitar en el transcurso de tu viaje.

    Puede derramarse comida, puede haber una fuga del pañal, lugares donde hace demasiado frío y lugares donde hace demasiado calor. Cuanto más cómodo sea el atuendo de tu bebé, menos molesto estará. ¡Y no olvides los pijamas!

  • Pañales: Si bien tienes unos cuantos en el bolso de bebé, necesitarás muchos más. Empaca también algunos pañales para nadar si tienes pensado meterte al agua con tu pequeño.
  • Mantas: Nuestras madres y abuelas comprendían el valor de la manta para envolver al bebé. Son pequeñas, suaves y livianas, y sirven para múltiples propósitos: desde manta para dormir hasta una protección contra el viento y el sol. A las madres que amamantan les resultan muy útiles al amamantar en público, y las mantas para envolver al bebé son ideales en las paradas de descanso, cuando simplemente quieres tirarte en el césped por un momento.
  • Artículos de tocador: Cuando empacas tus propias herramientas para arreglarte, agrega también las del bebé: champú, gel de baño para bebé, peine y cepillo de dientes. Los jabones de hotel, e incluso aquellos que están en la casa del abuelo, pueden ser demasiado fuertes para el delicado cuerpo del bebé.
  • Juguetes: Asegúrate de llevar algunos elementos para entretener a tu pequeño. Si tiene algún elemento de seguridad favorito, llévalo en tu bolso o en el bolso de bebé. Puedes empacar en la maleta todos los demás elementos —libros, juguetes y música— hasta llegar a destino.
  • Suministros de primeros auxilios: Debes estar preparada. Empaca crema para el cambio de pañal (o jalea de bebé o lo que sea que uses en casa para la cola irritada), pantalla solar, un termómetro, un aspirador nasal y otros elementos básicos de primeros auxilios que puedas necesitar, como curitas o pomada para la picazón. También debes llevar información de emergencia, incluidos los antecedentes de vacunación de tu bebé y la información de contacto del pediatra.

Elementos varios que no pueden faltar

Empacar estos elementos harán que tu viaje sea más agradable para tu bebé:

  • Cámara: Tu familia creará recuerdos de las primeras vacaciones del bebé, así que ten a mano una cámara fotográfica o de video para registrar todo.
  • Elementos de seguridad: Haz que tu lugar de alojamiento sea a prueba de bebés con elementos de seguridad, en especial si tu pequeño viajero es inquieto. Un monitor, algunas tapas para enchufe e incluso tapas para la manija de la puerta o las cerraduras de los armarios no ocuparán mucho lugar en la maleta y te darán muchísima tranquilidad mental.
  • Velador: Colocar un velador cerca del área en la que duerme el bebé ayudará a que ambos puedan manejarse en un entorno que no les es familiar cuando deban levantarse por la noche.
  • Cuna portátil: Las cunas portátiles modernas son ideales para viajar, en especial si no hay instalaciones para el bebé en el destino al que te diriges. Si se están hospedando en una habitación de hotel con una cuna, al menos lleva las sábanas de cuna del bebé.
  • Transporte del bebé: Si planeas caminar mucho, un portabebés te permitirá tener las manos libres mientras cargas a tu pequeño cerca de ti. También puedes alquilar un cochecito, pero tal vez sea recomendable que empaques un cochecito plegable por si acaso.

Por último, empaca un poco de paciencia. Las vacaciones familiares no son iguales a los viajes que puedas haber hecho sola o en pareja. No vas a aprovechar mucho el factor relajación como estás acostumbrada, pero ver tu destino a través de los ojos de tu nuevo bebé vale la pena el sacrificio.

Un artículo de

   
Tamaño del texto + -
Ingresa para ganar puntos de premio