Saltar al encabezado Saltar al contenido Saltar al pie de pna

Cambiando

< regresar a artículos

Hora de limpiarse: Aspectos básicos de la cola hacia arriba

Todos los bebés llegan recién perfumados y lucen de maravilla pero, enfrentémoslo, mantener limpio a un bebé lleva mucho trabajo. Estos son algunos "consejos básicos para el bebé" que pueden resultar útiles.
Opiniones: 0

Cómo bañar al bebé

La hora del baño puede ser un momento especial para crear un lazo entre ustedes dos, pero muchas mamás recientes están tan indecisas con su pequeña criatura mojada e inquieta como para realmente relajarse y disfrutarlo. Pero si sigues estos consejos simples, podrás disfrutar de los momentos que pasas con tu "bebé acuático".

Siempre que la cara y la cola del bebé estén limpias, la mayoría de los bebés no necesitan un baño completo más de una o dos veces por semana. Simplemente usa una toalla húmeda y tibia para mantener los pliegues de la piel limpios según sea necesario. También recuerda que, hasta que el ombligo haya sanado completamente, deberás continuar con los baños de esponja de modo de mantener el área seca.

Cuando vas a bañar a tu bebé recién nacido, es importante tener a mano todo lo que necesitas junto al lavabo o la bañera. Una vez que el bebé esté en el agua, no podrás salir a buscar una toalla o una barra de jabón que te hayas olvidado.

Para bañar a tu pequeña compañera, coloca estas cosas en la bañera:

  • Un gel de baño o jabón para bebé, como Maclaren Beginning Baby Soothing Delicate Soap o Aveeno Calming Soap. Los jabones para adultos secan demasiado la piel de los recién nacidos.
  • Una toalla limpia y una esponja
  • Bolitas de algodón
  • Champú para bebé, como Johnson's o Mustela
  • Una toalla; las toallas con capucha hacen que sea más fácil envolver al bebé (a nosotros nos encanta la toalla con capucha con cara de león de Mullins Square)
  • Q-Tips u otros hisopos

Para facilitar la limpieza, se puede bañar a un bebé pequeño en el lavabo del baño. A medida que vaya creciendo, puedes colocar una bañera para bebés, como la bañera First Years Sure Comfort Tub de Learning Curve, en tu propia bañera para que el baño sea más manejable.

Asegúrate de que el agua con la que lo estás bañando esté tibia y no caliente, dado que los bebés se escaldan con facilidad. Algunas bañeras, como la bañera 4 Moms The Clean Water Infant Tub, vienen con termómetros incorporados, o puedes comprar un termómetro flotante para bañera, como Safety First's Floating Bath Pal. El agua debe tener, aproximadamente, 90 grados, o debe estar tibia y agradable al tacto.

Utiliza bolitas de algodón para limpiar suavemente los ojos del bebé antes del baño. Pon a tu bebé en el agua lentamente y utiliza un vaso para echarle agua encima, para que no tenga frío. Utiliza jabón con moderación y lava suavemente al bebé de adelante hacia atrás, de arriba hacia abajo. Enjuaga usando la esponja o escurriendo agua limpia con la toalla sobre las áreas que tienen jabón.

Lava la cabeza del bebé una o dos veces por semana con jabón o champú para bebés. Frota suavemente y luego enjuaga con una toalla limpia. Luego envuelve al bebé en una toalla y sécala con pequeños golpecitos.

Cómo colocarle el pañal al bebé

Obviamente, el área de los genitales debe limpiarse con cada cambio de pañal. Para cambiarle el pañal al bebé y mantener limpia esta área, sigue estos pasos simples:

  1. Junta tus elementos. Necesitarás tu selección de pañales, un cambiador o un pañal del tela (para mantener la superficie limpia), ganchos (si no usas pañales descartables) y toallitas húmedas o una toalla húmeda y limpia. Algunas madres también prefieren usar una pomada, como A&D, o una jalea de petróleo, como vaselina, para tratar o prevenir el sarpullido provocado por el pañal.
  2. Coloca al bebé en un cambiador y quítale el pañal sucio. (Consejo: cuánto más sucio esté el pañal, más lejos deberás colocarlo. Es sabido que los bebés patean indiscriminadamente).
  3. Utilizando la toallita húmeda o la toalla, limpia los genitales de tu hijo de adelante hacia atrás. Levanta las piernas del bebé por los tobillos para tener acceso a todas las áreas y no te olvides de limpiar esos adorables pliegues regordetes donde puede esconderse la suciedad.
  4. Una vez que hayas limpiado al bebé, sécalo. Luego vuelve a levantarlo por las piernas y desliza el pañal debajo de él. (Una alternativa: coloca el pañal en el cambiador antes de colocar al bebé encima. Esto funciona mejor cuando no tienes que cambiar un pañal con deposiciones).
  5. Si lo deseas, coloca pomada o vaselina en la cola del bebé.
  6. Cierra el pañal y ajústalo con la cinta que viene pegada (si usas pañales descartables) o con los alfileres (si son de tela).

Nota al margen especial para las mamás de niños: es recomendable que coloques un pañal o una toalla limpia y seca sobre el pene de tu hijo antes de comenzar con el proceso de cambio de pañales, o probablemente sepas qué apropiado puede ser el apodo "pequeño chorrito".

Un artículo de

   
Tamaño del texto + -
Ingresa para ganar puntos de premio