Saltar al encabezado Saltar al contenido Saltar al pie de pna

Jugando

< regresar a artículos

¡La educación con música es lo más!

¿Pianista en ciernes? ¿Un futuro baterista? ¿Violinista Suzuki? Los expertos están de acuerdo en que es fabuloso que permitas que tu hijo escoja un instrumento musical. Aquí te mostramos por qué debes permitir que el niño se entusiasme con la idea.
Opiniones: 0

Dicen que la música es el lenguaje universal. No importa de dónde vienes o cuál es tu pasado, una buena melodía es algo que todos pueden disfrutar y comprender. Entonces la música debe tener algo, ¿no?

  1. La música estimulará el poder de su cerebro.

    ¿Quieres darle a tu hijo una ventaja mental? La música puede hacer eso. "Cada vez más estudios demuestran una correlación entre el logro académico más alto con los niños que están expuestos a la música", dice la especialista en música para niños, Meredith LeVande de MonkeyMonkeyMusic.com. "La música simplemente estimula partes del cerebro que están relacionadas con la lectura, la matemática y el desarrollo emocional".

  2. La música mejorará su memoria.

    ¿Dónde guardé ese zapato? Ésa es una pregunta que se hace demasiadas veces en demasiados hogares con niños. Ayuda a tus hijos a recordar más (y aprender más) con música. "Una investigación más profunda ha demostrado que la participación en la música a una edad temprana puede ayudar a mejorar la capacidad de aprendizaje de un niño y su memoria, ya que estimula patrones diferentes del desarrollo cerebral", dice el Maestro Eduardo Marturet, director de orquesta, compositor y director musical de Miami Symphony Orchestra.

  3. La música los ayuda socialmente.

    Según los expertos, elegir un instrumento puede ayudar a tu hijo a insertarse en el ámbito social. "Socialmente, los niños que participan en un grupo o conjunto musical aprenden habilidades de vida importantes", dice Marturet, quien también supervisa el programa de artistas jóvenes MISO en el sur de Florida, el cual les permite a los músicos jóvenes afinar sus habilidades musicales como parte de una orquesta profesional.

  4. La música genera confianza.

    ¿Existen algunas áreas de vida que no se mejoran con una buena confianza? Probablemente no. Y si quieres que tu hijo desarrolle su confianza, aprender a tocar un instrumento musical puede ser muy útil.

    "Descubren que pueden desarrollar una habilidad ellos mismos, que pueden mejorar cada vez más", dice Elizabeth Dotson-Westphalen, maestra de música e intérprete.

  5. La música enseña paciencia.

    Vivimos en un mundo de satisfacción instantánea, pero la vida real requiere paciencia. Cuando tocas en una banda u orquesta (y la mayoría de los músicos lo hacen), debes estar dispuesto a esperar tu turno para tocar; de lo contrario, el sonido es un desastre. Eso enseña involuntariamente paciencia. "Para hacer música, es necesario que todo el grupo trabaje junto", explica Dotson-Westphalen.

  6. La música puede ayudarlos a conectarse.

    ¿Quién no se siente algunas veces desconectado de su vida? La música puede ser una conexión necesaria para los niños (y los adultos también). "Puede satisfacer la necesidad de relajarse de las preocupaciones de la vida, pero a diferencia de las otras cosas que las personas usan con este fin, como comer en exceso, beber, mirar televisión o navegar por Internet sin un objetivo, la música hace que las personas se sientan más vivas y conectadas unas con otras", dice Michael Jolkovski, psicólogo especialista en músicos.

  7. Es un aprendizaje constante.

    En algunas actividades, nunca podrás aprender realmente todo lo que hace falta. La música es así. "Es inagotable, siempre hay algo más para aprender", dice Jolkovski.

  8. Es una forma de expresión fabulosa.

    Las personas hablan de la boca para afuera sobre expresarse uno mismo. ¿Pero cómo pueden lograr eso los niños? Una forma maravillosa es a través del arte, como la música. "La música brinda placer y expresa los matices de la vida emocional para los cuales no hay palabras", dice Jolkovski.

  9. Enseña disciplina.

    Hay una broma antigua que dice: "¿Cómo llegas a Carnegie Hall?" ¿La respuesta? "Práctica, práctica, práctica". Para mejorar en la música, debes tener un buen rendimiento en clases y dedicar tiempo a practicar fuera de clase también. Eso requiere disciplina. "La clave es exponer a los niños a los instrumentos musicales. Ellos sienten una curiosidad natural por éstos y se entusiasman mucho, y la disciplina que los padres Y niños aprenden al seguir con el instrumento es una lección en sí misma", dice Mira Stulberg-Halpert de 3D Learner Inc., que trabaja con niños que tienen trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

  10. Fomenta la creatividad.

    Por sobre todas las cosas, tocar música, especialmente a medida que los niños prosperan a niveles más avanzados, es una actividad creativa. La creatividad es buena para la mente, el cuerpo y el alma.

Un artículo de

   
Tamaño del texto + -
Ingresa para ganar puntos de premio