Saltar al encabezado Saltar al contenido Saltar al pie de pna

Creciendo

< regresar a artículos

Parar de chuparse el dedo | Remedios para los pequeños que se chupan el dedo | Huggies.com

5 consejos buenos para ayudar a tus pequeños a dejar el vicio de chuparse el dedo. Las mamás y la autora Ari Brown, M.D. nos dan sus opiniones.
Opiniones: 2

Como corregir a un chupadedos

Cuando lo hace un bebé, es tierno. Pero cuando el bebe crece y no hay nadie que le saque el dedo de la boca, lo único que viene a tu mente son montones de visitas al dentista. Ayúdale a dejar este vicio con los siguientes consejos.

Ponle un límite. Ari Brown, M.D., coautora del libro Toddler 411 y portavoz de la Academia Americana de Pediatría, recomienda dejar que el pequeño se chupe el dedo sólo en el cuarto. Así, tu pequeño tendrá que parar lo que esté haciendo para recibir su "dosis". "Esto pondrá un límite a la cantidad de tiempo que pueda pasar con el dedo en la boca", explica la Dra. Brown, "e incitará a tu niño a buscar otras maneras de tranquilizarse".

Decórale el dedo. "A mi hija de 2 años le pinté las uñas del color que ella quería y le puse un dibujito en el pulgar para que dejara de chuparse el dedo", dice Michele Bender, mamá de dos niños en Nueva York. "¡Ayudó mucho!"

Busca una alternativa. Dale a tu niño un objeto sensorial para tranquilizarse. Por ejemplo, dice la Dra. Brown, "deja que tu hijo escoja un pedazo de tela suave y pon un pedazo de esta en su bolsillo o fíjalo en la parte interior de su camisa. En vez de chuparse el dedo en un lugar público, podrá frotar de manera secreta la tela. Aunque no le satisfaga la estimulación oral como lo hacía con el pulgar, sí que le ayudara con la estimulación táctil-sensorial que también tranquiliza a los niños".

Pon las manos en la masa. "Antes de que mi hijita se pusiera el pulgar en la boca a la hora de acostarse, le sobaba el pulgar con mi dedo", dice Vicki Stern-Browne, mamá de dos niños en Atlanta, Georgia. "Tardó un mes pero dio resultado; dejo de chuparse el dedo".

Dale unos guantes. "Mis niños nunca se chuparon los dedos, pero yo sí lo hice de niña", dice Robyn Levine, mamá de dos niños en Montclair, Nueva Jersey. "Mi abuela me hizo ir a dormir con un guante blanco de algodón puesto, por una semana – ¡y así por fin paré!"

Un artículo de the HUGGIES® Brand

Más Creciendo
Ingresa para ganar puntos de premio