Saltar al encabezado Saltar al contenido Saltar al pie de pna

Más ideas

< regresar a artículos

De marido y mujer a papá y mamá

Con un bebé son realmente tres...pero eso no quiere decir que tu matrimonio tenga que ser totalmente diferente. Aquí te damos algunas ideas para preparar tu relación para la llegada del bebé.
Opiniones: 0

"Es muy difícil pasar de ser dos a ser tres", dice la Dra. Shari Lusskin, Directora de Siquiatría Reproductiva en el Langone Medical Center de la Universidad de Nueva York. "Incluso los padres brillantes, exitosos y trabajadores pueden perder el control al tener que cuidar de un bebé".

No es que las parejas no puedan hacer la transición con el paso del tiempo. Es que no tienen ninguna experiencia anterior.

"Crecemos en una sociedad en la que no se nos enseña a cuidad de niños o bebés y es muy estresante hasta que sabemos lo que hacemos", dice la Dra. Lusskin. Ese stress afecta las relaciones.

¿Cómo hacer que el amor siga fluyendo mientras hacen la transición de mujer a madre, de hombre a padre y de pareja a padres?

Analiza tu nivel de riesgo a la salud mental

Los trastornos del estado de ánimo o provocados por la ansiedad hacen que la transición a la paternidad sea un desafío mayor para ambos miembros de la pareja. "Para minimizar el efecto sobre el matrimonio, conoce tu perfil de riesgo y actúa para minimizar dichos riesgos. Si tienes antecedentes de ansiedad o depresión, no supongas que el embarazo será protector", dice la Dra. Lusskin. Si estás tomando medicación (o crees que deberías tomar), habla con tu médico sobre un tratamiento seguro para tu salud mental.

Crea una red de apoyo psicosocial

El lugar más obvio a dónde recurrir para obtener ayuda después del parto es tu familia extendida. Pero muchas parejas están aisladas de sus familias, viven en otra ciudad, lejos del apoyo familiar. Ahí es dónde los amigos y las niñeras pueden ayudar. Debes buscar gente con antelación para que estén listos para aceptar parte de la carga cuando llegue el momento.

"No te quedes esperando que la gente se ofrezca a ayudar", dice Lusskin. "Tienes que pedir ayuda y no tiene nada de malo".

Duerme lo suficiente

"La privación del dueño es la raíz de todos los males", dice la Dra. Lusskin. Para algunas parejas, dormir bien implica turnarse para alimentar al bebé durante la noche. Otros pueden al contratar a otra persona para que se ocupe del bebé por la noche.

Si planeas amamantar, otra persona puede traerte el bebé u ocuparse de la tarea de cambiarle los pañales o hacerlo eructar. De ser posible, uno de ustedes (o ambos) debe dormir una siesta cuando el bebé duerme. Confecciona un buen plan de sueño con antelación para que no sientas que necesitas permiso una vez que llegue el bebé.

Prioriza los momentos de pareja

Es importante que el cariño y el afecto que sienten el uno por el otro no decaigan una vez que el bebé ha nacido. También es importante que las líneas de comunicaciones se mantengan abiertas entre ustedes, en especial durante esta transición.

"Háganse tiempo el uno para el otro desde el principio. Ten una niñera contratada. Destinen tiempo tener una cita. Aprende dejar a tu hijo en manos de otras personas porque no puedes hacer todo sola", dice la Dra. Lusskin.

Considera la posibilidad de contratar ayuda profesional

Los terapeutas familiares y de pareja a menudo hacen terapias a corto plazo. No es malo buscar ayuda profesional antes de dar a luz si estás preocupada sobre cómo hacer la transición como pareja. La Asociación Estadounidense de Terapia Matrimonial y Familiar tiene un gran servicio en su sitio web que puede ayudarte a encontrar a un terapeuta cercano. Visita www.therapistlocator.net.

Un artículo de

Ingresa para ganar puntos de premio