Saltar al encabezado Saltar al contenido Saltar al pie de pna

Cambiando todos los días

< regresar a artículos

No siempre puedes obtener lo quieres

¿Qué pasa si querías tener una niña y te enteras de que vas a tener un niño? O viceversa. Lee la historia de una madre acerca de esperar lo inesperado.
Opiniones: 0

En resumidas cuentas, soy una chica muy femenina. Me encantan los vestidos, el cabello largo, las guillerminas y todo eso. No me maquillo y pasé años sin depilarme las piernas (vivía en Humboldt), pero en general, siempre fui una chica bastante estereotípica.

Siempre fui una chica extremadamente feminista, uno de mis antiguos proyectos era colocar los stickers que decían: "Esto ofende a las mujeres"; sí, los pegaba en un montón de cosas. Asistía a eventos del poder de la mujer, leía todas las revistas para la mujer y creía en los derechos de la mujer casi por encima de cualquier otra cosa.

También siempre quise tener hijos. Para mí nunca estuvo en duda. Sabiendo todo esto, adivinen qué sexo creí que tendría. Si dijiste: "Niña", ganaste una estrella dorada. Sinceramente pensé que era tan pro-femenino que nunca iba a tener un varón. Nunca lo dudé. Iba a quedar embarazada, iba a tener una niña completamente feminista e íbamos a hacer un montón de cosas de mujeres juntas.

Mmm, no.

Cuando creí que estaba embarazada hace años, compré una prueba de embarazo casera como hacen muchas mujeres, me hice la prueba y al segundo, a la fracción de segundo, que vi las líneas del "positivo" supe que estaba esperando un niño. Como tú sabes tu nombre, así de claro fue para mí. Mi pareja quería que me hiciera una ecografía para que pudiésemos conocer el sexo y yo pensé que era una estupidez porque sabía que esperaba un niño. No confió en mi instinto materno y nos hicimos la ecografía. Durante el estudio me invadió la fugaz esperanza de pensar que quizás estaba equivocada, ¡quizás esperaba una niña!

La ecografía nos mostró al pequeño Cedar rebotando. El Sr. técnico de ecografía y Ben sonreían de oreja a oreja; sinceramente, casi me pongo a llorar. Me pasé el resto de mi embarazo sintiéndome culpable, pensando qué ocurriría si Cedar estaba enfermo, qué ocurriría si tenía problemas. Si así fuera, iba a ser por mi estúpido deseo de tener una niña, estaba segura.

Manejar la culpa

Esto es algo que debes saber: tienes el derecho de desear un sexo en particular, e incluso de sentirte mal si no te lo confirman. Si tenías la esperanza de tener un niño y te enteras de que esperas una niña, puedes sentirte desilusionada. Está BIEN. No te sientas culpable como yo. Todos tenemos ideas, esperanzas y sueños para con nuestros hijos. Es normal.

La salud de tu bebé se ve afectada por cómo te cuidas. Aliméntate bien, asiste a todos los controles prenatales, no fumes ni bebas y demás y tendrás el bebé más sano que puedas tener. Créeme, si te sientes triste por esperar un niño, tu bebé no se entera y su salud se deteriorar, no es la realidad científica.

Qué puedes hacer

Si deseas un sexo en particular y te enteras de que no vas a tener un bebé de ese sexo, no puedo decirte qué puede hacer que te sientas menor, porque todos somos individuos. Puedo decirte qué me hizo sentir mejor con respecto a tener un niño.

Después de la ecografía, sabía que llegaría un niño, pasara lo que pasase. Así que comencé a preguntarles a amigas y madres en los foros qué sentían por sus bebés. Leí libros como Breeder: Real-Life Stories from the New Generation of Mothers (Historias reales de la nueva generación de madres) que respalda el poder de las madres de todas las formas y estilos. Compré ropa linda para niño. Elegí un maravilloso nombre de niño. Hice todo esto y lentamente comencé a sentir que tendría un niño y todo estaba bien.

Lo que más me ayudó

Lo que finalmente me ayudó más fue una simple cita. Parece una tontería, pero me preocupaba que por tener un niño iba a ser menos feminista y luego leí esta cita en un libro. No recuerdo el libro, pero nunca olvidaré el concepto de la cita. Decía algo como:

"Una de las acciones más pro-feministas que podemos realizar es criar hijos feministas."

Realmente, esta cita me ayudó mucho. Me permitió darme cuenta de que tenía la excelente oportunidad de criar un niño inteligente y amable, que se convertirá en un hombre que aprecie y respete a las mujeres, que en sí es un gran aporte al mundo. Esto cambió mi manera de pensar.

Una vez que llegó

La llegada de Cedar a este mundo cambió mi vida. En cuanto lo vi me olvidé de que quería tener una niña. Era increíble. Si deseas un sexo en particular, estoy segura de que te ocurrirá lo mismo. Amarás a tu hijo, independientemente del sexo. Te enseñará cosas que no sabías y todo estará bien.

¿A veces desearía tener una niña? Desde luego. Mi mejor amiga tuvo una hermosa niña el año pasado y sentí un poco de celos, pero pasaron rápidamente. Soy la tía de Bella y es genial. Sin dudas, si tengo otro hijo, probablemente desee tener una niña, pero esta vez sabré que a pesar de todo no me sentiré desilusionada con el sexo del bebé. Tener un niño me enseñó mucho, tener dos me enseñará más y no cambiaría a mi niñito por nada.

Un artículo de

   
Tamaño del texto + -
Ingresa para ganar puntos de premio