Saltar al encabezado Saltar al contenido Saltar al pie de pna

Durmiendo

< regresar a artículos

No te metas con cuánto lo cargo

Te duelen los brazos y tu suegra dice que estás malcriando a tu bebé al levantarlo cuando llora. No te preocupes. Puede que cargarlo sea exactamente lo que necesita.
Opiniones: 0

No estás sola si tienes un bebé pequeño que llora tan pronto intentas ponerlo a dormir. Dado que los bebés dependen por completo del cuidado de los adultos para su supervivencia, nacen con un fuerte impulso de ser cargados todo el tiempo.

La buena noticia es que no es posible malcriar a un bebé por prestarle demasiada atención. De hecho, lo opuesto es verdad. Existen estudios que han demostrado que cuanto más se carga a los bebés, menos lloran.

Se determinó que los bebés que se mantuvieron en contacto físico con el adulto a cargo lloran un promedio de una hora menos por día que los bebés que no lo hicieron. También se determinó que quienes fueron cargados y respondieron rápidamente eran menos pegajosos y más flexibles al presentarse nuevas situaciones cuando se convirtieron en niños pequeños.

Pero esta fase de "cárgame todo el tiempo", definitivamente, es desafiante para los padres. Una solución es comprar y usar un portabebés ajustable que permitirá que el bebé esté en estrecho contacto físico contigo mientras te libera las manos para hacer otras cosas.

Y cuando tengas que acostarlo, tu bebé, probablemente, se sienta reconfortado si te tiene cerca. Una silla alta que se reclina en la cocina dejará que te mire y escuche tu voz cuando buscas algo de beber o te haces un emparedado. Durante el primer mes, una envoltura firme puede ayudar a reconfortar a un recién nacido que no está feliz —si bien los pediatras no recomiendan envolver con firmeza a un bebé después de esa edad. Después de eso, una bolsa para dormir o pijamas acogedores lo ayudarán a sentirse seguro.

Cuando el bebé alcance los seis meses, y de allí en adelante, podrá sentarse y mantener la cabeza erguida, y tendrá más control sobre sus manos. A esa altura, también estará más satisfecho de entretenerse con actividades prácticas como sillas de actividades, juguetes para la bandeja de las sillas altas o golpear cacharros con cucharas.

Sandy y Marcie Jones son las autoras de Great Expectations: Baby’s First Year (Grandes expectativas: el primer año del bebé). Pide tu copia a Barnes & Noble.

Un artículo de la marca HUGGIES®

   
Tamaño del texto + -
Ingresa para ganar puntos de premio