Saltar al encabezado Saltar al contenido Saltar al pie de pna

Tiempo para mí

< regresar a artículos

Guau, Mami. ¡Te ves bien!

Cuando te ves bien, te sientes bien. Así que escoge un momento y dedícate toda la atención. Estas son algunas ideas que puedes probar para consentirte.
Opiniones: 0

Como mamá ocupada, lo último que necesitas es presión para alcanzar un estándar de belleza plástico, fantástico e infinitamente cambiante. Después de todo, tienes cosas que hacer. Pero todas sabemos que, si te ves bien, te sientes bien. Y ahora que tienes un pequeño, ¡sentirte bien contigo misma es más importante que nunca!

Entonces, asegúrate de que tu nueva rutina de belleza implique tomarte el tiempo para asegurarte de que te estás ocupando de ti. Estos son cinco consejos excelentes para verte y sentirte de maravilla:

1. Date un tiempo de descanso

Deja de lado la culpa, porque está oficialmente bien sacarte la capa de Súper Mamá y concentrarte en ti misma. El tiempo personal es importante, en especial cuando necesitas un descanso de todas las exigencias de la maternidad. No eres un robot, e incluso si lo fueras, probablemente necesitarías una puesta a punto y algunos cambios de aceite y... bueno, todo lo que los robots necesitan. El punto es que tú también necesitas cuidado y atención.

Tomarte aunque sea unas pequeñas vacaciones mentales puede ayudarte a desestresarte y volver a enfocarte. Seguro, tomarte vacaciones REALES (digamos, por ejemplo, a una agradable isla tropical, donde las personas te traen tragos con paraguas de papel adentro) sería lindo, pero tomarte tiempo para nutrirte —con una revista, un baño de espuma, una caminata vigorosa— te libera, incluso si dura tan solo unos pocos felices minutos, de las responsabilidades, las listas de quehaceres y esa pila masiva de ropa sucia.

Date permiso para relajarte; a la larga, te sentirás recargada y tendrás más energía para tu vida ajetreada. Después de todo, la ropa sucia no se va a ningún lado (lamentablemente).

2. H2O 101

Agua: ¡No es solo para calmar la sed! El agua es fundamental para un cuerpo saludable, tal como podría decírtelo cualquier caricatura varada en el desierto. Agrega humectación natural a tu piel, ayuda al organismo a eliminar los deshechos y ayuda a acelerar tu metabolismo (logras quemar más calorías sin siquiera poner un pie en un gimnasio; ¿qué te parece?).

La deshidratación puede provocar dolores de cabeza y puede afectar tu capacidad de concentración. No solo eso: además, cuando estás deshidratada, tu volumen de sangre se reduce, lo cual hace que el corazón trabaje más arduamente para suministrar oxígeno al cuerpo. Traducción: cansancio. Ninguno de los cafés moca altos dobles saborizados con vainilla, con leche descremada y semidescafeínados que Starbucks tiene para ofrecer pueden solucionar este problema; ¡necesitas agua!

Es especialmente importante que las mamás que amamantan permanezcan hidratadas, pero todos deben beber ocho vasos de agua por día. Intenta llevar una botella de agua contigo para hacerlo más fácil, o agrega algunos paquetes saborizantes sin azúcar y pon un paraguas en tu vaso. También puedes crear un juego de beber agua alrededor de tus hijos; ¿alguien está gimiendo? BEBE. ¿Alguien golpeó a su hermano con un camión de plástico? RESOPLA. Y así sucesivamente.

Lo esencial: continuar bebiendo ocho vasos como mínimo, los beneficios definitivamente valen la pena.

3. BESO: Bombón, es simple, obviamente

Tal como lo mencionamos en el Consejo 1, es bueno contar con algo de tiempo a solas para rejuvenecer, pero a veces simplemente necesitas salir corriendo, rápido. Una rutina aerodinámica para estar lista puede simplificar tu tiempo de preparación y, al mismo tiempo, puede ayudarte a sentirte bien con tu aspecto. Aquí te damos un consejo exclusivo que las mamás deben adoptar para mantener activa esa rutina de belleza matutina:

  • Usa acondicionador de pies a cabeza en la ducha. Masajéalo no solo en tu pelo, sino en tu piel también (no olvides enjuagarte).
  • Prueba con una toalla súper absorbente con tela más fibrosa para secar tu cabello más rápido.
  • Has que tu rubor trabaje el doble poniéndote color rosado en el pliegue de los ojos (¡brillo instantáneo!).
  • Las bases minerales en polvo se esparcen rápidamente y duran todo el día sin verse pesadas.
  • Usa un bálsamo coloreado para los labios, para darles un color suave y en movimiento.
  • La Cola de Caballo de Mamá no tiene que ser anticuada y sin gracia: Jala tu cabello hacia atrás por partes con los dedos, rocíalo, envuelve un mechón de cabello alrededor del elástico y coloca un broche.

4. El arsenal de belleza que puedes tomar prestado de tu bebé

¿Te estás quedando sin artículos de belleza? Si no tienes tiempo de darte una vuelta por la tienda de cosméticos, abre tu mente. Específicamente, piensa qué hay dentro de los cajones y armarios de tu bebé.

Pantalla solar: Todo el mundo sabe cómo escaparle al sol hoy en día, así que no te vayas de casa sin ponerte un poco de pantalla solar. Si estás fuera de tu casa, prueba con un poco de bloqueador solar de alta resistencia de los niños en las áreas sensibles al sol, como la cara.

Toallitas para bebés: ¿Ojos de mapache a causa del rimel que usaste ayer a la noche? Usa una toallita para bebés para sacar con cuidado las manchas. Las toallitas para bebés también son prácticas para limpiar las manchas de tu ropa.

Loción: Loción para bebé: se absorbe fácilmente, es agradable y tiene un suave perfume; es muy buena para las manos y otras partes del cuerpo. Prueba el estilo manteca de karité para que tú y tu bebé tengan más placer.

Talco: Si no tienes mucho tiempo para darte una ducha y tu cabello está sucumbiendo a un estilo que solo podrías describir como "sin vida Y aceitoso", prueba frotar una pequeña cantidad de talco de bebé en las raíces y cepilla para quitarlo. El talco debería absorber el aceite y proporcionarte el efecto de un champú seco. Advertencia: Tu cabello tendrá un irresistible olor a bebé; es posible que personas completamente extrañas comiencen a oler tu cabeza.

5. Tienes muuuucho sueeeeño

Cansada... malhumorada... molesta... se aproxima una fusión del núcleo. ¿Esto suena más a ti que a tu bebé? ¡Despiértate, mamá, necesitas dormir más!

Dormir puede ayudar a que tu piel esté más fresca y relajada; sin dormir lo suficiente, tu piel puede verse cansada y apagada. Este efecto es mucho más profundo que la piel; dormir restaura todo tu cuerpo. Piensa en dormir como un botón de "refrescar" gigante para todo tu sistema.

Si no estás durmiendo lo suficiente (y seamos honestas, ¿qué mamá lo hace?), intenta reducir el consumo de cafeína, aunque parezca contraproducente. Evita consumir azúcar justo antes de ir a la cama. Consigue la ayuda de otras personas para las tareas domésticas; tal vez otra persona puede cuidar al bebé por la noche durante un tiempo.

Probablemente le des a tu bebé rutinas relajantes y predecibles para la hora de dormir. Entonces, ¿por qué no haces lo mismo contigo? Un baño tibio, un libro, un pijama cómodo... tu cuerpo también puede beneficiarse con este tratamiento.

A continuación te damos una o más razones para dormir: de acuerdo con el Centro Nacional de Trastornos del Sueño, dormir seis horas o menos por día puede hacer que seas menos productiva y aumentar el riesgo de sufrir un accidente automovilístico. Así que vete a dormir cuando puedas para estar fabulosa y segura.

La última palabra

Mantente saludable y cuida de ti misma, porque una mamá feliz y segura de sí misma es más bonita que cualquier tapa de revista. Trátate bien, porque tu —y tu bebé— se lo merecen!

Un artículo de the HUGGIES® Brand

Ingresa para ganar puntos de premio