Saltar al encabezado Saltar al contenido Saltar al pie de pna

Tiempo para mí

< regresar a artículos

Toda mamá se merece estar cómoda... y a la moda

Seguro, tu nuevo bebé tiene la cantidad de ropa suficiente como para vestir a un grupo de actividades completo, pero ahora es momento de concentrarnos en tu propio guardarropas posparto.
Opiniones: 0

Reina por un mes

Luego de todo el arduo trabajo de parto, mereces ser reina por un mes, y toda reina necesita una bata real. Usa una bata de baño cuando tengas compañía, para recordarles a las visitas acerca de tu condición de reina. También puede esconder posibles manchas húmedas en tu camisa.

Compra una remera nueva atractiva para levantarte la moral. Las remeras impresas y de colores claros ocultan las machas de leche y las escupidas.

Recorre las tiendas para comprar una nueva loción suave para masajes en la espalda durante el trabajo de parto y después. El perfume fuerte puede molestar a algunos bebés, así que debes elegir una loción sin perfume o con perfume suave.

Amigos del busto

Deberás medirte profesionalmente dos o tres sostenes para amamantar durante las últimas semanas del embarazo. Deja pasar las telas sintéticas y los sostenes armados con alambre. El algodón es más fresco, y los estilos armados con alambre pueden presionar los conductos sensibles de producción de leche.

La lanolina ultra pura modificada es una excelente crema para los pezones que puedes usar incluso antes de que nazca tu bebé. La piel humectada es más flexible, y es menos probable que se agriete. Si se te irrita, un poco de crema puede ayudar a sanar la piel rápidamente.

Acolchona tu nuevo nido con muchas almohadas. Apoya tus brazos, tu espalda y tus piernas, y ponte cómoda mientras cuidas de tu bebé. Coloca una almohada delante de tu incisión de la cesárea, si es que tienes, por si acaso tu bebé es una incipiente estrella de fútbol.

Apariencia bien protegida

Toda mamá reciente debe tener tres tipos de protección: los cubrepezones, las toallitas femeninas extra grandes y los paños para hemorroides (con agua de hamamelis).

Los cubrepezones pueden ser lavables o descartables, pero deben ser suaves y porosos. Busca cubrepezones de franela suave o papel cómodo, y evita los que tienen la parte posterior de plástico. Incluso si no tienes pensado amamantar, necesitarás los cubrepezones para frenar el goteo.

Compra varios paquetes de toallitas femeninas nocturnas extra grandes. Algunas marcas son más complicadas de colocar, así que pruébalas antes de que llegue tu bebé.

Los paños para hemorroides, empapados en agua de hamamelis, son muy calmantes si tienes la cola irritada. Úsalos encima de las toallitas femeninas como compresa fría. También puedes usar paños para hemorroides en lugar de papel higiénico, pero verifica si puedes tirarlos al inodoro.

Cosas para escribir

Consigue un anotador con espiral y un bolígrafo para anotar las cosas que no recordarás cuando estés despierta 25 horas seguidas. Antes de que llegue tu bebé, escribe números de teléfono importantes en la contratapa. Algunos teléfonos que debes incluir son el de tu obstetra, el del pediatra del bebé, el del farmacéutico, el de la consultora de lactancia y el del grupo de apoyo para el amamantamiento.

Luego de la llegada de tu bebé, tal vez quieras anotar con cuánta frecuencia tu bebé come, se moja y defeca, para asegurarte de que esté comiendo lo suficiente. (Los bebés recién nacidos que toman leche materna deberían mojar el pañal seis a ocho veces y tener, al menos, dos movimientos intestinales un día después de los primeros dos días).

Mantén el contacto

Usa tu útil anotador con espiral para mantener un registro de los regalos y cheques para el bebé. Eventualmente querrás enviar notas de agradecimiento y fotos del bebé.

Tus familiares esperan recibir fotos del bebé, así que asegúrate de tener muchas baterías. Nunca sabes cuando tu nuevo bebé hará algo asombroso. Dales a tus hijos más grandes su propia mini cámara, para que puedan ser parte de la diversión de sacar fotos.

En caso de que tu hospital tenga cobertura de telefonía celular irregular.

Dales pastel

Si has experimentado esa imperiosa necesidad de tener la casa limpia y preparada para la llegada del bebé durante las últimas semanas, compra algunos bocadillos para ti y tus invitados. Deja que se sirvan solos cuando vienen a verte a ti o a tu nuevo bebé. Hagas lo que hagas, no seas la mesera de tus visitas mientras ellos se sientan en el sofá y cargan a tu bebé. Recuerda, eres reina por un mes.

Por último, el suministro más importante para una mamá reciente es otra persona que se encargue de las tareas domésticas mientras tú llegas a conocer a tu dulce bebé. Guarda tu energía para cuidar a tu pequeño, no a tu casa. Cualquiera puede lavar los platos, pero tu bebé te necesita a ti más que a nada.

Un artículo de

  • Rated 0 out of 5 by 1reviewer.
    Rated 0 out of 5 by Me encanto el articulo. Creo importante que nosotras tambien nos sintamos felicesw y comodas 21 de agosto de 2011
    1-1 de 1
  • Ingresa para ganar puntos de premio