Saltar al encabezado Saltar al contenido Saltar al pie de pna

Alimentando

< regresar a artículos

¿Buena deposición? ¿Mala deposición? ¿O todas son deposiciones?

Tal vez no sea tan divertido hablar de deposiciones, pero como padre de un recién nacido, probablemente, tengas deposiciones en el cerebro (¡sí!). En todo caso, no tiene que ser un misterio enorme. Aquí tienes algunas cosas que tener en cuenta.
Opiniones: 1

La primera deposición del bebé

La primera deposición, técnicamente, se llama meconio y es la cosa verdosa oscura y negra pegajosa que verás primero en los pañales. No es una verdadera deposición, sino, básicamente, una eliminación de una sustancia que se encuentra en los intestinos de tu bebé mientras está en el útero.

Verdaderas deposiciones de recién nacido

La verdadera deposición es amarilla, color mostaza o amarronada y se produce al principio. Generalmente, tiene menos olor que las que vendrán luego. Tal vez veas pequeños pedazos con forma de semilla en las deposiciones; no te preocupes, es normal.

Deposiciones de alimentos:

Un asco, ¿cierto? Cuando tu bebé comienza a comer alimentos sólidos, sus deposiciones se harán asquerosas y olerán mucho peor. Las deposiciones de tu bebé pueden ser verdes, naranjas o de otro color parecido a los alimentos, lo cual es normal.

Deposiciones de leche maternizada

Los bebés que son alimentados con leche maternizada tienen deposiciones diferentes que las de los bebés amamantados (habitualmente, esa cosa que parece mostaza que se mencionó antes). Si alimentas a tu bebé con leche maternizada, sus deposiciones pueden ser marrones oscuras y pueden oler como vitaminas de hierro. Esto es habitual y no debes preocuparte.

Un artículo de

Ingresa para ganar puntos de premio