Saltar al encabezado Saltar al contenido Saltar al pie de pna

Cambiando

< regresar a artículos

Vamos a cambiar los pañales, paso por paso

¡Hay que hacer malabares para tener a un bebé pequeño o inquieto listo! Estos son algunos consejos para que todos puedan disfrutar de la experiencia del cambio de pañal.
Opiniones: 0

Poniendo pañales

Es importante elegir un lugar seguro para cambiar a tu pequeño. Incluso si está amarrado en el cambiador, puede escurrirse y salir, así que siempre mantén una mano sobre tu bebé. Colocamos un móvil por encima del cambiador para mantener a nuestro pequeño ocupado durante el cambio de pañal.

Cuando cambio a mi hija, tenemos un cambiador y todo lo que necesito en un área en la alfombra. De esa manera, no debo preocuparme por que mi hija acróbata termine aterrizando en el piso.

Antes de cambiar (o colocar) el pañal, es una idea inteligente contar con todo lo que necesitarás a mano y en un lugar seguro (fuera del alcance del bebé).

Lista:

  • Pañales limpios (algunos, en caso de que se salga una pestaña o que el bebé se ensucie inmediatamente)
  • Toallitas húmedas
  • Unidad de desecho de pañales (cubeta para pañales, Diaper Genie, cubeta de basura o bolsa)
  • Crema para el cambio de pañal (opcional)

Personalmente, yo no uso talco (incluso cuando hace calor), dado que la mayoría de los talcos para bebé se esparcen por todos lados (y no queremos que nuestro bebé lo aspire), así que, en su lugar, uso maicena. La maicena puede actuar como alimento de muchos tipos de bacteria (como las que causan candidiasis). De todos modos, ¡si quieres usar talco, es tu decisión!

Paso por paso

Estos son mis consejos para cambiar los pañales, un paso a la vez.

  1. Asegúrate de que tus manos estén limpias.
  2. Si estás cambiando al bebé en el cambiador de una tienda o incluso en el auto, coloca una toalla debajo del pequeño... por si acaso.
  3. Desabrocha los alfileres/el cubrepañal (si estás usando pañales de tela) o afloja las cintas del pañal descartable.
  4. Controla el contenido del pañal. Si está muy desparramado, es recomendable tener a mano toallitas adicionales (o un trapo).
  5. Si hay movimiento intestinal, utiliza el frente del pañal para empujar las heces hacia la cola del bebé. Luego dobla la parte frontal sobre la parte posterior, manteniendo el movimiento intestinal dentro de pañal, de modo que la cola del bebé se apoye por afuera de la parte frontal del pañal.
  6. A continuación, limpia el área del pañal, con cuidado de limpiar todos los pliegues y moviendo las heces hacia la cola del bebé. (Las niñas siempre deben limpiarse desde el frente hacia atrás, para evitar infecciones del tracto urinario y otro tipo de infecciones). Si estás cambiando a un niño, querrás protegerte a ti misma y a otras personas que estén mirando colocando un pañal (o un trapo) sobre el pene del bebé. ¡Nunca sabes cuando se producirá un llamado de la naturaleza, y a veces el aire frío que viene de afuera generará la necesidad!
  7. Con una mano, sostén a tu bebé suavemente cerca de los tobillos, y levanta sus piernas para limpiarle la cola. Nuevamente, asegúrate de colocar un pañal sobre el pene del bebé.
  8. Aplica pomada si es necesario y controla la presencia de enrojecimiento (o roce en el área en la que las pestañas del pañal puedan haber frotado y enrojecido la piel del bebé).
  9. Para colocarle un pañal nuevo, levanta al bebé de modo que puedas deslizar el pañal nuevo por debajo de la parte de atrás del bebé. Puedes lograrlo fácilmente sosteniendo al bebé por los tobillos con una mano y deslizando la parte posterior del pañal (para quienes usan pañales descartables, la parte posterior del pañal es el lado que tiene las pestañas, sin decoración).
  10. A continuación, ajusta las pestañas con las tiras decoradas que están en el frente del pañal descartable. Recuerda no ajustarlas demasiado y asegúrate de colocar las cintas de modo que no tengan contacto con la piel del bebé. Si estás usando pañales de tela, ajusta las esquinas usando alfileres de gancho y colocando tus dedos entre el pañal y el bebé, para evitar lastimarlo.
  11. Controla que el pañal cubra la parte de atrás del bebé completamente y que no esté demasiado ajustado en el área de las piernas o el estómago. Asegúrate de que los bordes del pañal no se hayan metido para adentro.
  12. Desecha el pañal sucio y lávate las manos.
  13. ¡Ahora estás lista para vestir a tu pequeño!

Un artículo de

   
Tamaño del texto + -
Ingresa para ganar puntos de premio