Saltar al encabezado Saltar al contenido Saltar al pie de pna

Durmiendo

< regresar a artículos

Cómo combatir la fatiga de una mamá primeriza

Es difícil para las mamás primerizas no dejarse sobrepasar por tratar de hacer todo junto. Además es agotador. Estos consejos de una mamá para otra mamá sobre cómo combatir el agotamiento de las mamás primerizas pueden ser muy útiles.
Opiniones: 1

Tómate tu tiempo.

Debbie Mandel, autora de Addicted to Stress (Adicta al estrés) y mamá de tres niños, aconseja: "Sé paciente. Las mamás primerizas se apuran en hacer todo, hasta se apresuran en ponerse su ropa preembarazo. Te llevó nueve meses llegar hasta aquí, así que no te pongas un plazo".

Claudine Wolk, mamá de tres y autora de It Gets Easier!...And Other Lies We Tell New Mothers, (Se hace cada vez más fácil...y otras mentiras que les decimos a las mamás primerizas) utiliza palabras claras y simples: "Éste es el momento para tomarte las cosas con calma: nada de limpieza, cocina ni proyectos. Deja que fluya. Insiste en que las otras personas que forman parte de tu vida te alimenten y cuiden de ti para que tú puedas alimentar al bebé y cuidar de él y de ti misma".

Limpia.

Comienza cada día con un sentido de realización. "Lo primero que debes hacer en la mañana es ducharte y vestirte", aconseja Mary Beth Lopresti, madre de tres. Beneficio adicional: "Una ducha puede refrescarte lo suficiente como para hacerte creer que dormiste de maravilla anoche". Está bien si el bebé llora durante unos minutos, pero, si te calmará tus miedos, lleva al niño y al cochecito al baño contigo.

Duerme cerca del bebé.

Para lograr mejorar el sueño, Jada Shapiro, madre de uno, doula y fundadora de Birth Day Presence, recomienda que las mamás primerizas duerman lo más cerca de su recién nacido posible. En lugar de poner al bebé en otra habitación, coloca el moisés junto a tu cama. "Aliméntalo inmediatamente antes de que cualquiera de los dos se despierte completamente y vuelvan a dormir juntos".

Atenúa la nostalgia.

Por ser una mamá primeriza, es posible que los recuerdos de una vida anterior te depriman. Elina Furman, editora de Mamaista.com y madre de un niño,dice que las mamás primerizas no tienen que renunciar a su vida, pero sí deben dejar de pensar demasiado en el pasado. "Una vez que dejé de pensar en todos los momentos grandiosos de mi pasado, pude concentrarme mejor en el presente y trabajar en una nueva identidad como mamá".

La Dra.. Shoshana Bennett, psicóloga clínica, autora de Pregnant on Prozac y madre de dos niños, aconseja mantener expectativas realistas. "Descarte mitos, como 'Mis necesidades ya no importan. Lo importante es el bebé', porque no es así". Tú también eres importante.

Maneja las visitas.

Aunque es importante mantener lazos con las personas para que puedas sentirte conectada con el mundo exterior, Wolk dice que existe sólo un tipo de visitas que una mamá primeriza debe permitir, al menos al principio: "La visita que viene con alimentos y productos de limpieza. Si aparece una visita que desea simplemente pasar el tiempo, atiéndela en bata, con ésta semiabierta, mientras sostienes la ropa para lavar con mal olor. ¡Misión cumplida!"

Acepta ayuda.

La psicóloga clínica, madre de dos niños y autora de A Happy You, la Dra. Elizabeth Lombardo, afirma: "Las personas desean ayudar, así que deja que lo hagan, incluso si vigilan al bebé mientras tú te duchas o duermes una siesta. No tienes que hacer todo tú sola". Y si nadie se ofrece, pide ayuda, repite Wolk, ya sea que pidas que te acomoden la ropa para lavar o que hagan una comida.

Jill Smokler, de ScaryMommy.com y madre de tres niños, dice: "Cuanhttp://www.sheknows.comdo eres mamá, te conviertes en miembro de 'El club de las mamás'. Todas hemos pasado por eso antes. Nunca me avergüenza pedir a una desconocida con hijos si puede prestarme unas toallitas desechables en caso de que las mías se acaben, y me siento feliz por darle a un niño que llora en el estacionamiento unos pececitos dorados. Todas somos seres humanos, ¿no?"

Date un respiro.

No está mal si no te gustan todos los aspectos de ser madre, dice Lombardo. "Eso no te hace una mala madre, sino una persona real". Según Wolk: "Algunas veces las mamás no quieren pedir ayuda por miedo de que las personas que las rodean piensen que ellas no pueden manejar sus responsabilidades, o quizás sienten que los demás pensarán que se quejan de la maternidad". "Y cuando te sientas abrumada, llora", aconseja Furman. "Es importante aceptar la tristeza y el pesar que sobrevienen cuando se pierde a la persona que una solía ser. Una vez que me di permiso para llorar, los sentimientos difíciles fueron más fáciles de manejar".

Sal.

Acepta todos los ofrecimientos de cuidar a tu bebé, dice Smokler. "Incluso 15 minutos fuera de la casa pueden ayudar a que el bebé y el papá estrechen su lazo y la mamá rejuvenezca", dice Chelsea Gladden, madre de tres y cofundadora de BreezyMama.com, ya sea que se trate de una visita rápida a la tienda de comestibles (la alimentación adecuada ayuda) o de una caminata por la cuadra (el ejercicio combate la fatiga, también).

Rachel Grace, madre de un niño, expresa: "Sal de tu casa cada tanto durante al menos una hora sin tu bebé. Pero no es lo mismo que alguien se haga cargo del bebé y tú te quedes en tu casa. La mamá necesita un descanso mental y emocional, y no lo obtendrá si no cambia su entorno durante un rato".

Duerme cada vez que puedas.

Si puedes dormir cuando tu bebé duerme, hazlo. La ropa para lavar, los platos e incluso Dancing with the Stars pueden esperar, dice Wolk. "Dormir no es un lujo, es una necesidad médica, especialmente para las mamás primerizas", expresa Bennett. "Haz los arreglos necesarios para compartir el cuidado nocturno del bebé con tu pareja u otro adulto. Algunas horas de sueño ininterrumpido por noche para proteger tus niveles de serotonina pueden hacer la diferencia entre sentirte agotada y sentirte feliz".

Recuerda cómo llegaste hasta aquí.

Tuviste ese bebé porque amas a tu pareja; por lo tanto, no olvides que él todavía existe. "Mientras mejor estén como pareja, mejor se sentirán y mejores padres serán", afirma Lombardo. Son las pequeñas cosas las que pueden hacer una diferencia. Mandel explica lo siguiente: "No critiques a tu cónyuge por hacer las cosas a su manera, como poner el pelele al revés. La aprobación genera más ayuda". Ustedes son un trío ahora, pero empezaron como un par y eso no ha cambiado. Tú y tu pareja están juntos en esto, y pueden ayudarse mutuamente a manejar la fatiga.

Cuida también de ti misma.

Incluso las celebridades que son mamás deben manejar la fatiga. La actriz Gena Lee Nolin, quien alcanzó la cima de la fama por su participación en Baywatch, es mamá de tres niños y tuvo que superar las sensaciones abrumadoras de la nueva maternidad. "Nadie sabe con qué se encontrará cuando un bebé llega a la familia. Déjame decirte algo, amiga, debes esperar fatiga y en grandes dosis. La fatiga viene acompañada de la dicha por el bebé, pero todo esto te puede transformar en el mismísimo Drácula si no duermes lo suficiente".

Nolin se aseguró de tomar un baño caliente, dormir una buena siesta o hacer cualquier otra cosa para despejar su mente cuando sea posible. Ella agrega: "La maternidad viene acompañada de fatiga y no hay forma de escapar de ésta. Haz lo que debas hacer para cuidar de ti misma y ten en cuenta una sola cosa importante...todo se pasa muy rápidamente, así que comienza con el café y disfruta de estos pequeños milagros mientras puedas".

Un artículo de

Ingresa para ganar puntos de premio