Saltar al encabezado Saltar al contenido Saltar al pie de pna

Jugando

< regresar a artículos

Improvisar con música, con el estilo de los pequeños

A los niños les encanta hacer ruido, moverse y cantar. Los expertos dicen que la música y el baile ayudan a desarrollar habilidades auditivas, coordinación de mano y cuerpo y expresión creativa. Estos consejos pueden ayudar a que tu hijo comience a cantar.
Opiniones: 0

No hace falta que los niños sigan las palabras en una canción. Los pone contentos el solo hecho de escuchar el consuelo en tu voz o en la grabación, o bailar al ritmo de una canción enérgica. Introduce la música en la vida de tu hijo lo antes posible. La música y el baile ayudan a los niños a aprender a escuchar, coordinar los movimientos de la mano y el cuerpo, y expresarse de forma creativa.

Lo que necesitas
Música

Objetos para hacer ruido (sonajeros, una lata llena de porotos o botones, rollos de papel higiénico vacíos, jarros, cacerolas, tazones de plástico).

Lo que debes hacer
Dile a tu pequeño que golpee una cuchara de madera en los jarros, cacerolas o tazones de plástico; sacuda un sonajero grande o un contenedor de plástico bien cerrado lleno de porotos, botones u otros objetos ruidosos; y sople a través de los rollos de papel higiénico o servilletas de papel.

Canta o reproduce grabaciones de canciones para niños. Haz que tu pequeño participe activamente. Aunque no pueda recitar las palabras, puede imitar los movimientos de tus manos, aplaudir o tararear.

A medida que tu pequeño obtenga una mejor coordinación física, aliéntalo para que se mueva al ritmo de la música. Puede girar rápidamente, dar vueltas, saltar y moverse hacia arriba y hacia abajo, caminar en puntas de pie o balancearse. Busca grabaciones con todos tipos de música para que tu hijo escuche. Ayúdalo a aplaudir con ritmo, moverse al compás de música suave y movida, y escuchar detenidamente los sonidos especiales en la música.

Éstos son algunos consejos para que tu pequeño cante:

  • Comienza cantando tú. Canta lentamente para que tu hijo pueda acompañarte. No lo alientes a que grite.
  • Comienza con cantos simples. Escoge una melodía simple, como "María tenía un corderito", y canta "la, la, la". Agrega las palabras después.

Haz que cantar forme parte de tu rutina diaria, y deja que tu hijo te escuche cantar mientras trabajas en la casa, o canta canciones que reproduzcan en la radio o la televisión, o que escuches en tus propios CD o grabaciones. Invítalo a que te acompañe.

Un artículo de

Ingresa para ganar puntos de premio